Cómo implementar el teletrabajo
17182
post-template-default,single,single-post,postid-17182,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Cómo implementar el teletrabajo y ser más responsables

Cómo implementar el teletrabajo y ser más responsables

¿Qué es el teletrabajo?

Se trata de una modalidad de trabajo a distancia, que permite al empleado desempeñar sus funciones fuera de la empresa.

¿Por qué implementarlo?

Porque las empresas deben dar respuesta a las nuevas demandas de la sociedad. En pleno siglo XXI, en una coyuntura en la que hombres y mujeres trabajan, todos los empleados deben disponer de medidas de conciliación que les permitan compatibilizar su desempeño con sus responsabilidades familiares. Sólo así nuestra sociedad será sostenible en el tiempo. A día de hoy, un 50% de los empleados manifiesta dificultades de conciliación, cifra que se eleva al 75% entre aquellos que tienen hijos con discapacidad.

El teletrabajo se alza como una de las vías más eficaces de conciliación, reportando numerosos beneficios a la empresa, a los empleados y a la sociedad en su conjunto. Los resumimos en el siguiente cuadro:

VENTAJAS CLAVE DEL TELETRABAJO
Para la empresa Ahorro costes de infraestructuras
Aumento de la productividad: trabajadores sienten que su organización confía en ellos y están más motivados
RETENCIÓN TALENTO Y REDUCCIÓN ABSENTISMO
Aumenta el potencial de captación de talento, abriéndose a los sectores más inactivos como las personas con discapacidad
Fomento de la I+D+I, al favorecer el desarrollo y uso de las nuevas tecnologías
Incremento de la capacidad empresarial para abrirse a nuevos mercados de forma telemática
Impulso a la RSC , al adoptar medidas que favorecen a sus empleados
Para el empleado Posibilidad de conciliar vida familiar y profesional
  Aumento motivación, compromiso
  Reducción de tiempos muertos y estrés y mejora global de calidad de vida
Ahorro costes de desplazamiento a los trabajadores
Para la sociedad Favorece sostenibilidad medioambiental, al eliminar el factor desplazamiento
Aumenta la cohesión social, al favorecer la calidad de vida de los ciudadanos
Evoluciona hacia la plena inclusión, al posibilitar que trabajen los sectores hasta ahora más inactivos, por imposibilidad de desplazarse al centro de trabajo (por ejemplo, personas con discapacidad)

 

¿Cómo empezar a  implementarlo?

En España, sólo un 6,7% de los profesionales cuenta con la posibilidad de teletrabajar, lejos de la media europea, del 17%.

Esta escasa implementación tiene detrás una cultura anclada en un modelo jerárquico, en el que prima la necesidad de los superiores de ejercer un control visual sobre sus subalternos, en lugar de apostar por la confianza y evaluar por objetivos.

En las empresas que son más reticentes con esta modalidad de empleo, hay que empezar a arrancar buscando herramientas:

  • Lo primero y más importante es impulsar un cambio de mentalidad que tiene que liderar el Departamento de Recursos Humanos y Comunicación Interna, para sensibilizar a los mandos directivos e intermedios sobre los beneficios de esta fórmula.

 

  • Después, puede arrancarse con varios contratos piloto a trabajadores que, por sus circunstancias, lo necesitan especialmente. No tiene porqué apostarse de primeras por un teletrabajo 100% fuera de la empresa, sino que pueden definirse algunos días a la semana y flexibilizar los tiempos en función de las necesidades de una y otra parte.

 

Francisco Mesonero tiene clara la solución: “es una cuestión de confianza: la empresa debe asumir que sus trabajadores son responsables y evaluarles por objetivos y no por horas en la oficina. Si la cultura de la empresa es aún muy reticente, hemos de buscar herramientas para arrancar, como la puesta en marcha de contratos piloto a los trabajadores, en los que se fijen al detalle las responsabilidades de una y otra parte: horarios de trabajo en el domicilio, modalidad de reuniones, sufragación de gastos informáticos. No se trata de implementar el teletrabajo de golpe, sino quizás de empezar estableciendo unos días u horas a la semana”.

Por qué el teletrabajo nos hace más responsables

Porque la realidad de los trabajadores es diversa y, ser capaz de adaptarnos a las circunstancias de cada uno, constituye un valor añadido que impacta positivamente en numerosos indicadores de Recursos Humanos: orgullo de pertenencia, fidelidad al proyecto, etc. En definitiva,  convierte a la empresa en un actor responsable con su principal Grupo de Interés: sus empleados.

El teletrabajo es una modalidad aplicable a todos los trabajadores, pero muy especialmente a aquellos que encuentran más dificultades de conciliación: con responsabilidades familiares no compartidas, con hijos con discapacidad que necesitan un apoyo extra, etc.

DESCARGA EL INFORME DISCAPACIDAD Y FAMILIA DE LA FUNDACIÓN ADECCO Y PREVISORA BILBAÍNA

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.