Integración vs Inclusión
17137
post-template-default,single,single-post,postid-17137,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Integración vs Inclusión

Integración vs Inclusión

¿Conoces las diferencias entre integración e inclusión? Muchas veces se usan indistintamente como sinónimos perfectos, pero técnicamente no lo son en el proceso de un itinerario de empleo u orientación laboral. Es importante matizar ambos conceptos por la relevancia que este tema ha adquirido en los últimos tiempos en las políticas de Diversidad e Inclusión de las empresas.

Integración laboral 

Si analizamos el concepto tomando como ejemplo a las personas con discapacidad, la integración laboral se produce en el momento en el que la empresa da una oportunidad laboral a la persona, en este caso con discapacidad, que busca empleo.

 Es consecuencia de un compromiso corporativo

La integración laboral se produce fruto de un compromiso corporativo con las personas con discapacidad. Suele ser la consecuencia de un proceso de discriminación positiva o del cumplimiento de sistemas de cuotas y no de un proceso de selección ordinario. No se apuesta por el talento sino que responde a otras motivaciones (RSC, cuotas, normativas,…)

 Las adaptaciones responden a limitaciones

Fruto de esta incorporación la empresa adapta el entorno dando respuesta a limitaciones y no en base al talento y potencial de la persona. Simplemente tiene como objetivo la participación de la persona en el contexto laboral de la empresa.

Sin cambios culturales, segrega

La integración que se lleva a cabo en un contexto empresarial en el que no se ha trabajado la diversidad e inclusión de manera estructural, segrega. Asimismo, potencia y asume que siempre existirán limitaciones que dificultarán el desarrollo profesional de la persona dentro de la compañía. Se sigue mirando la discapacidad o la condición, más que el potencial y talento de la persona.

 

Inclusión laboral

La inclusión laboral se produce cuando un profesional con discapacidad participa de manera normalizada en la actividad de la empresa aportando su talento. Para alcanzar esta situación se tienen que dar las siguientes condiciones:

Diversidad e inclusión (D&I)

Se da en un contexto empresarial maduro de diversidad e inclusión en el que (1) se ha trabajado desde la base del talento de las personas y no desde las limitaciones, (2) se atiende a las diferencias como una oportunidad y valor para la empresa y (3) se han puesto en marcha mecanismos para eliminar las principales barreras corporativas (indiferencia, desconocimiento, sobreprotección, prejuicios y discriminación)

Empoderamiento de las personas

Cuando las personas han adquirido las competencias y habilidades profesionales necesarias para participar y competir profesionalmente en igualdad de condiciones.

Normalización

La empresa tiene una cultura empresarial sensible a la discapacidad (u otras condiciones sociales) fruto de la formación, la comunicación y la concienciación. Existe familiaridad con dicha condición y se percibe con normalidad, sin miedos y prejuicios que limiten las tomas de decisiones y las relaciones personales.

Bienestar y desempeño profesional

Las adaptaciones que se llevan a cabo en la empresa responden a la diversidad de su equipo humano con el objetivo de proporcionar el bienestar y desempeño profesional de todos los empleados

 

marc
marc.ponce@adecco.com
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.