"La accesibilidad no minimiza la calidad arquitectónica" - Azimut
16126
post-template-default,single,single-post,postid-16126,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

“La accesibilidad no minimiza la calidad arquitectónica”

“La accesibilidad no minimiza la calidad arquitectónica”

Por séptimo año consecutivo, la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universitat Internacional de Catalunya (ESARQ-UIC) ha vuelto a poner en marcha la asignatura “Accesibilidad”, para alumnos de 3º de Arquitectura, con el apoyo de la Fundación Adecco y Caixa d’Enginyers.

La iniciativa, pionera a nivel nacional, está dirigida por el reconocido arquitecto Enrique Rovira-Beleta, profesor titular de la asignatura y especialista en accesibilidad. El objetivo es concienciar a los futuros arquitectos sobre los obstáculos a los que se enfrentan las personas con movilidad reducida. De esta forma, podrán adoptar, desde el primer momento, las medidas necesarias para que los edificios que proyecten sean accesibles. La filosofía de la materia es que la accesibilidad no minimiza la calidad arquitectónica, el diseño o la estética, sino que es beneficiosa para todas las personas, especialmente en una sociedad cada vez más envejecida.

Durante los primeros días de clase, los alumnos realizan un taller practico en el que emplean sillas de ruedas, antifaces y tapones en los oídos, para comprobar cuáles son las dificultades que se encuentran cada día las personas con discapacidad motórica, sensorial y/o cognitiva.

Según Rovira-Beleta: “La arquitectura ha de ser cada vez más social y humana, pues todos nosotros, a lo largo de nuestra vida hemos tenido, tenemos o tendremos situaciones que limitarán temporal o permanentemente nuestra autonomía al tener que empujar los cochecitos de nuestros hijos, hacernos mayores, tener accidentes temporales o una gran discapacidad motórica, cognitiva o sensorial. Sin embargo, actualmente, el cumplimiento de las normativas sobre accesibilidad se ve todavía como una obligación y se resuelve con independencia de los criterios iniciales proyectuales. Proponemos resolver la accesibilidad desde el inicio de la concepción proyectual, de manera desapercibida y sin coste, al estar integrada en el diseño original”.

#ACCESIBILIDADDESAPERCIBIDA “Una buena accesibilidad es aquella que existe pero que pasa desapercibida para la mayoría de los usuarios”- Enrique Rovira Beleta

La Universidad, un básico para la normalización

 

Por su parte, Francisco Javier Pérez, coordinador de la Fundación Adecco en Cataluña, comenta que: “es imprescindible que los profesionales de las diferentes ramas se formen para tener en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad. En el caso de la Arquitectura, esta formación cobra una importancia esencial, pues la accesibilidad arquitectónica determina la capacidad de una persona para relacionarse en la sociedad, acceder al ocio y a otros servicios básicos”.

Asimismo, ha recordado que: “la Universidad desempeña un papel crucial en la normalización de la vida de las personas con discapacidad. Es imprescindible estimular la participación de estudiantes con discapacidad, así como acercar la diversidad a todo el alumnado, de modo que se minimicen las barreras y la discriminación. Desde la Fundación Adecco, trabajamos para ello a través del Proyecto Unidos y la figura del méntoring, donde los alumnos con discapacidad cuentan con el apoyo del profesional de una empresa de su sector, que le acompaña y asesora”.

 

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.