La conciliación beneficia a las empresas
16151
post-template-default,single,single-post,postid-16151,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Por qué la conciliación beneficia a las empresas

Por qué la conciliación beneficia a las empresas

La compatibilización de la carrera familiar con las responsabilidades familiares se ha convertido en una exigencia de calidad de vida para toda sociedad desarrollada. No hay que olvidar que la familia asume un papel fundamental en la construcción de la sociedad y que, al mismo tiempo, el empleo se ha convertido en el principal medio de inclusión social, siendo la herramienta más eficaz para dignificar la vida de las personas.

En este contexto, resulta crucial hallar  el equilibrio entre el desarrollo económico y la cohesión social, a través de verdaderos medios de conciliación y del impulso de horarios racionales.

Es importante tener en cuenta que la conciliación no sólo incluye la posibilidad de tener una jornada parcial, sino otras medidas como el horario flexible, la jornada intensiva, los viernes por la tarde no laborables, el trabajo por turnos, la formación o actividades de voluntariado en horario laboral, la posibilidad de abandonar el puesto ante emergencia familiar o el teletrabajo -esta última opción con apenas implantación en España-.

A pesar de que, poco a poco, las organizaciones van abriéndose a la conciliación, resulta evidente que el tejido empresarial español aún tiene serias reticencias para flexibilizar sus horarios.  Para que esta situación revierta, es imprescindible suscitar un cambio de mentalidad que posicione la conciliación como una ventaja competitiva no sólo para el trabajador, sino también para la empresa.

Por qué la conciliación beneficia a las empresas

 

– Porque no va en detrimento de la productividad, al contrario: un horario demasiado extenso trae consigo tiempos muertos que provocan deterioro, desmotivación, estrés o déficit de concentración. Como consecuencia, el rendimiento de los trabajadores disminuye.

– Porque incrementa el orgullo de pertenencia y mejora el clima laboral, con trabajadores más comprometidos que acuden más felices a su puesto de trabajo.

– Porque la imposición de unos horarios demasiado estrictos puede llevar al presentismo, es decir, la  presencia de los trabajadores en sus puestos de trabajo más allá de su horario normal, por temor a perder su empleo. Una práctica que ha aumentado hasta un 40% con la crisis y que supone a las empresas costes innecesarios de suministros: luz, agua, mantenimiento de instalaciones, etc. Un reciente informe de Adecco destaca que la mitad de las empresas españolas reconoce tener hasta un 10% de trabajadores presentistas. En la misma línea, el absentismo puede verse reforzado por la no flexibilidad de horarios, ya que los trabajadores se ven tentados a ausentarse de su puesto para hacerse cargo  de hechos puntuales en su vida familiar o personal.

– Porque la conciliación estimularía la participación laboral de mujeres -también hombres, pero en nuestra sociedad  el rostro es predominantemente femenino- que no buscan trabajo porque éste no le permite compatibilizar su vida profesional con las responsabilidades familiares. Este estímulo es imprescindible en una sociedad cada vez más envejecida, en la que el relevo generacional es insuficiente y puede llevar al colapso de nuestro sistema.

– Porque la empresa mejora su reputación y refuerza su Responsabilidad Social Corporativa.

Mujeres con responsabilidades familiares no compartidas

 

Si las medidas de conciliación son imprescindibles para todas las personas, lo son aún más para las mujeres  que encabezan familias monoparentales. Sin embargo, según el Informe Mujeres con responsabilidades no compartidas y empleo, de la Fundación Adecco, un 63% encuentra dificultades para compaginar su faceta profesional con el cuidado de los suyos, demandando más medidas de conciliación.

El siguiente gráfico clasifica las diferentes prácticas de conciliación que permiten las empresas en las que trabajan las encuestadas con empleo. Como se aprecia, todas ellas tienen una incidencia inferior al 50%, si bien las más habituales son la posibilidad de abandonar el trabajo ante emergencia familiar (44,4%) y el horario flexible (33,3%), mientras que el teletrabajo aún tiene una nula implantación.

En 2014, la Fundación Adecco encontró empleo a 782 mujeres con responsabilidades familiares no compartidas, a través de su programa de empleo especializado para ellas. Conocedora de sus necesidades profesionales, la Fundación Adecco realiza un acompañamiento individualizado que les permite encontrar una ocupación adecuada a sus circunstancias.

Medidas de conciliación mujeres

Medidas de conciliación mujeres

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.