Retirarse del deporte: una competición de alto riesgo - Azimut
16830
post-template-default,single,single-post,postid-16830,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Retirarse del deporte: una competición de alto riesgo

Retirarse del deporte: una competición de alto riesgo

Francisco Mesonero_Fun Adecco

Por Francisco Mesonero
Director General Fundación Adecco

 

 

La celebración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos reabre el debate sobre los grandes retos que los deportistas deben afrontar cuando se retiran de la competición y comienzan una nueva vida. El IOC Athlete Career Programme (dirigido a deportistas Olímpicos) y el IPC Athlete Career Programme (dirigido a deportistas paralímpicos) surgen como solución para facilitar este tránsito.

17 días después del apagón de la llama Olímpica en el Estadio de Maracaná, el próximo 7 de septiembre arrancará el que representa el segundo acontecimiento deportivo más importante del mundo: los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Sin obviar los efectos de la presión ejercida por la crisis económica, serán los más universales de la historia, batiendo los récords de deportistas (más de 4.000), disciplinas deportivas (23 en total) y países (más de 170).

El equipo paralímpico español estará compuesto por 115 deportistas que competirán en 15 disciplinas paralímpicas, siendo la natación y el atletismo los deportes con una mayor representación. Deportistas de la talla de Teresa Perales o Ricardo Ten (natación), Ignacio Ávila (ciclismo) o Marcos Blanquiño (atletismo) son sólo algunos ejemplos de los profesionales que se dejarán la piel en estos Juegos, esforzándose por sumar éxitos al medallero español y demostrando que el esfuerzo y la constancia son claves para alcanzar cualquier meta.

Tanto para ellos como para sus colegas Olímpicos, el deporte representa hoy su vida, su máxima motivación a la que dedican un esfuerzo diario y constante. Sin embargo, y mucho antes que el resto de los mortales, estos deportistas tendrán que afrontar el que puede suponer su cambio de mayor riesgo: retirarse de la competición apenas cumplidos los 30 o rozando los 40, en el mejor de los casos.

“¿Cómo explico que no tengo experiencia laboral porque he sido 20 años deportista de élite?”

Leía el otro día un artículo en El Confidencial protagonizado por Joan Lino, cubano nacionalizado español y que obtuvo el bronce en salto de longitud en Atenas 2004. Después de este logro vino la sequía, la nada.  Se dio cuenta de que debía dar un giro de 360º  a su carrera, en búsqueda de empleos más “tradicionales”. Así, comenzó a echar currículos y a competir en un terreno completamente desconocido para él.  “La chica del INEM me preguntó por mi experiencia laboral. ¿Qué experiencia laboral? ¿Cómo le explico yo que he sido 20 años deportista de élite? Para nadie es un trabajo y no lo entienden”.- explica Lino.

Su caso es sólo un ejemplo de los miles de deportistas que afrontan este proceso, que bien podríamos calificar de “duelo”, pues implica tomar conciencia de que la competición de alto nivel no volverá jamás a sus vidas.

La clave es que este duelo no se convierta en algo crónico y para ello hay que actuar desde los inicios de la carrera deportiva, y no sólo cuando el profesional inicia su retirada. No en vano, si este tránsito se realiza de repente es como si nos operaran sin anestesia: los efectos psicológicos y emocionales serán mucho mayores y  además el deportista no habrá adquirido la suficiente preparación para competir en un feroz mercado laboral.

 Athlete Career Programme o cómo afrontar la retirada de forma natural

Es importante que las Federaciones Deportivas, el tejido asociativo y los propios deportistas tomen conciencia de la importancia de prepararse para su futuro, aprendiendo y buscando los recursos para compatibilizar los duros entrenamientos con formación que les abra las puertas del empleo, en un futuro que está más cercano de lo que parece.

Importante destacar que anticiparse no sólo es positivo para el futuro del propio deportista, sino también para nuestro mercado laboral, que contará con un talento de gran magnitud, al presentar los deportistas una dosis extra de constancia, superación y esfuerzo.

Ya existen iniciativas para abordar este reto. Desde el Grupo Adecco promovemos el Athlete Career Programme, un proyecto que apoya a los deportistas profesionales durante su carrera deportiva y en su tránsito al mercado laboral, proporcionándoles recursos y herramientas para desarrollar sus habilidades y maximizar su formación y oportunidades de empleo. El programa se materializa a través del Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Paralímpico Internacional (CPI), dando como resultado 2 programas diferentes: el  IPC Athlete Career Programme (dirigido a deportistas paralímpicos) y el IOC Athlete Career Programme (dirigido a deportistas olímpicos).

Ambos programas están abiertos a todos los deportistas que deseen acceder a él,  ya estén activos o retirados.

Basándonos en estos 3 pilares: formación, habilidades sociales y empleo, cerramos el círculo de la inserción laboral del deportista, que podrá incorporarse al mercado laboral de una forma natural y adaptarse sin grandes dificultades a su nueva vida.

Deportistas paralímpicos: cuando el reto se multiplica

Si la retirada de la alta competición es un proceso difícil para todos los deportistas, ¿qué sucede cuando además tienen una discapacidad? El deporte no sólo ha sido para ellos su máxima motivación, sino el vehículo para normalizar sus vidas.

Cuando ya no están en condiciones de competir, no sólo deben encontrar nuevas motivaciones, sino que, en muchas ocasiones, han de pelear por derribar los prejuicios y estereotipos, a pesar del importante camino recorrido en los últimos años.

Los deportistas con discapacidad cuentan con una importante admiración por parte de las empresas, pero a menudo les perciben únicamente como coachers motivacionales y no como talento para su plantilla. Es necesario dar un salto en este sentido. Trabajando con el propio deportista para que desarrolle sus habilidades fuera del deporte y con las empresas para que les perciban como trabajadores potenciales, fichajes estrella para sus equipos que pondrán el mismo empeño como administrativos, contables o comerciales, que en su momento pusieron en el deporte.

Desde el Grupo Adecco seguiremos trabajando para acercar el mundo del deporte y la empresa, conscientes de que las sinergias son infinitas y de que nuestros deportistas son una mina de talento para nuestra economía.

Dicho esto, no me queda más que desear que nuestros deportistas paralímpicos sigan acumulando triunfos en estos Juegos.  Pues sus éxitos no son sólo personales, sino que son de todos, al ser el reflejo de una sociedad cada vez más inclusiva e igualitaria en la que la discriminación ya no puede tener cabida.

*En la imagen, el nadador español Xavi Torres

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.