Samantha Vallejo-Nágera: su hijo con discapacidad es la alegría de la familia
16284
post-template-default,single,single-post,postid-16284,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Samantha Vallejo- Nágera: “cuando te dicen que tu hijo tiene discapacidad te llevas un disgusto, pero es el primero y el último”

Samantha Vallejo- Nágera: “cuando te dicen que tu hijo tiene discapacidad te llevas un disgusto, pero es el primero y el último”

Empresaria, chef, escritora, bloguera, deportista, madre … ¿cuál de tus facetas pesa más? ¿es sencillo encontrar el equilibrio entre ellas?

Para empezar soy madre, tengo 4 hijos maravillosos y para mí lo más importante es la familia. Por otro lado mi empresa es mi vida, llevo 20 años con el catering y me encanta trabajar, disfruto de lo que hago. Y por supuesto me gusta estar sana, encontrar tiempo para hacer deporte y cuidar mi salud. El equilibrio lo encuentro organizándome muy bien y teniendo ayuda para llegar a todo.

¿Cómo es un día normal en la vida de Samantha Vallejo-Nágera?

No paro ni un segundo, desde que me levanto hasta que me acuesto. Suelo hacer deporte a primera hora para cargarme de energía y como en la oficina delante del ordenador. El día lo divido entre estar en la oficina con mi equipo y ver a mis clientes. Por la tarde paso por casa para ver a los niños después del cole o de sus actividades y para arreglarme e irme a los eventos del catering. ¡Llego a casa muerta!

Cuando grabo MasterChef dedico todo el día a estar en el plató con Jordi, Pepe y Eva. Son jornadas largas y muy cansadas pero lo pasamos bien y nos reímos mucho.

Centrándonos en tu faceta de madre.  ¿Cómo llevan tus hijos tu popularidad?

Los pequeños, Diego y Roscón no conocen otra cosa, desde que nacieron lo han vivido por lo que les parece lo más normal y no les extraña. Pedro, de 11 años, es el que pasa más vergüenza y Cloe se rie mucho y le divierte, es más como yo.

Mi hijo Roscón es la alegría de la familia, quien nos hace reír todos los días. Es el cariño hecho carne y hueso.

¿Qué pensaste cuando te dijeron que el tercero, Roscón, tenía síndrome de Down?

Pues al principio como todo el mundo te llevas el disgusto, pero a día de hoy no lo cambiaría por nada. Es la alegría de la familia, de la casa, quien nos hace reír todos los días. Es el cariño hecho carne y hueso.

En el futuro me gustaría verle trabajando, como cualquier otra persona, porque puede hacer todo lo que hacen los demás

¿Cómo te gustaría verle en el futuro?

Me gustaría verle trabajando, como cualquier persona, en el catering si le gusta este mundillo o donde sea porque es muy capaz y puede hacer todo lo que hacen los demás. Para mí es un niño normal, hace exactamente lo mismo que sus hermanos, nada, corre, juega al fútbol, hace sus deberes. La única diferencia es que no te preocupa que de mayor sea un super hombre de negocios, sino que sea feliz.

El ejemplo de Roscón puede ayudar a otras familias a salir adelante, ¿qué consejo darías a los padres que van a tener un hijo con discapacidad y se sienten desorientados?

Al principio es un shock muy grande, el primer disgusto te lo llevas cuando nacen pero es el primero y el último, te lo aseguro.

Es importante incorporarlo en tu vida porque hay gente que tarda más que otra en asumirlo, te hacen ser mejor persona, ver la vida de otra manera y entender las capacidades diferentes.

Es verdad que no todas las discapacidades son iguales, y que algunas son más duras que otras, pero hoy en día en España hay Fundaciones maravillosas que hacen un trabajo espectacular y que ayudan a integrarles en la sociedad. Los servicios de atención temprana son básicos y fundamentales porque hacen que se desarrollen muchísimo mejor, es impresionante ver los cambios que se han hecho y lo mucho que se ha evolucionado. Llegan a hacer una vida normal y a trabajar.

Nuestra sociedad, ¿tiene mucho que aprender de las personas con discapacidad?

Sí, sobre todo tenemos que aprender a integrarlas, a conocerlas y entenderlas y saber que existen. Si todo el mundo hiciese un poquito sería todo mucho más fácil.

¿Por qué crees que todavía, en algunos ámbitos, se sigue discriminando a las personas con discapacidad?

Creo que es por una falta de información, tenemos un concepto antiguo del discapacitado, antes era una persona que se quedaba en casa, no se le cuidaba, ni se le motivaba o formaba. Hoy en día las personas con discapacidad hacen lo mismo que cualquier persona en su vida diaria y eso es un gran logro, pero queremos más, queremos conseguir que se les vea como a uno más.

Lo veo todos los días con Roscón, mi hijo que es un líder total, una persona a la que la gente quiere, es una persona normal.

¿Qué mundo estamos construyendo?  ¿Nos contarías cómo es tu mundo ideal?

No sé si vamos a mejor o a peor porque cada día trabajamos más, tenemos menos tiempo, más estrés, pero sé que de cara a la discapacidad se están haciendo un montón de cosas. El trabajo que están sacando adelante las fundaciones es fantástico. Es impresionante ver hasta dónde han llegado y los planes que tienen y que van a poner en marcha, ¡es increíble y maravilloso!

No podemos evitar preguntarte por MasterChef. ¿Qué es lo que más te gusta del concurso y cuál es el momento más duro o difícil que recuerdas?

MasterChef ha sido una oportunidad impresionante a nivel profesional para mi vida, estoy encantada y aprendo muchísimo cada día aunque es muy cansado porque nos entregamos mucho. Creo que toda España está encantada con el programa y no puedo estar más agradecida por ser parte de este hito con mi papel de juez seria y exigente, con el que me lo paso bomba.

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.