#TecnologiaSinBarreras facilitará la vida de las personas con discapacidad - Azimut
15656
post-template-default,single,single-post,postid-15656,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

#TecnologiaSinBarreras facilitará la vida de las personas con discapacidad

Hoy, las Nuevas Tecnologías forman parte de nuestra vida y ya no imaginamos nuestro día a día sin teléfono móvil, ordenador o incluso dispositivos más sofisticados como tablets o e books.

Sin embargo, asistimos a una brecha tecnológica, no sólo con respecto a otros países, sino también dentro de nuestras propias fronteras. El factor económico es uno de los principales responsables de estas diferencias, pero también influyen otros elementos como la edad del usuario, el nivel formativo o el manejo más o menos intuitivo de la herramienta en cuestión.

En este sentido, según un reciente informe de la Fundación Adecco, el 61% de las personas con discapacidad encuentra barreras en el acceso y utilización de las Nuevas Tecnologías.

Esta cifra resulta llamativa y también paradójica, teniendo en cuenta que las NT se han convertido, precisamente, en aliadas indiscutibles para mejorar la rutina y la calidad de vida de las personas con discapacidad en todos los ámbitos: educación, familia, ocio, autonomía, empleo, etc.

Atendiendo a estas realidades, no resulta extraño que la Tecnología sea en la actualidad objeto de legislación, conscientes los juristas del importante papel que desempeñan en la normalización e igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad.

Así lo promulga, por ejemplo, el noveno artículo de la Convención sobre los Derechos de las Personas con discapacidad: deben vivir en forma independiente y participar plenamente en todos los aspectos de la vida, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y las comunicaciones, así como otros servicios e instalaciones abiertos al público o de uso público”.

Soluciones tecnológicas para normalizar vidas

Conscientes de este poder normalizador de las NT, la Fundación Adecco e Insa han unido su know how para lanzar un proyecto que facilitará la vida de las personas con diversidad funcional más sensibles a la brecha tecnológica: las que tienen una discapacidad de tipo intelectual.

Se trata de #TecnologiaSinBarreras, una iniciativa de voluntariado profesional que ha invitado a los empleados de Insa –en su mayoría, desarrolladores informáticos- a proponer y desarrollar soluciones tecnológicas innovadoras y accesibles para las personas con discapacidad intelectual.

El proyecto cuenta con el apadrinamiento del malagueño Pablo Pineda, primer diplomado europeo con Síndrome de Down y que desde hace años colabora con la Fundación Adecco en la concienciación sobre la diversidad en las empresas: “hoy en día las Nuevas Tecnologías mueven el mundo. Por tanto, si nuestra sociedad quiere ser verdaderamente inclusiva deberá aspirar a la Accesibilidad Universal, no sólo en el plano arquitectónico, sino también reduciendo la brecha tecnológica. Las personas con discapacidad intelectual son especialmente vulnerables a esta brecha y urge actuar para paliar la desigualdad” –destaca el andaluz.

Hasta la fecha, el proyecto ya ha sido presentado en las ciudades de Salamanca (Universidad Pontificia), Cáceres (Universidad Politécnica) y Almería ().

TeAyudo: un proyecto para mejorar la vida de las personas con TEA

La iniciativa ya fue presentada en las ciudades de Cáceres y Salamanca, dando como resultado la convocatoria del I Concurso de Soluciones INSA “Tecnología sin barreras” donde los profesionales de INSA presentaban proyectos tecnológicos orientados a reducir la brecha digital en el colectivo de personas con discapacidad. Finalmente, se ha fallado a favor de la iniciativa TeAyudo, un proyecto que facilitará el uso del teléfono móvil a las personas con Trastorno del Espectro Autista, a través de una interfaz gratuita que sigue los estándares de las personas con esta discapacidad y que conseguirá hacerles la vida un poco más fácil.

Actualmente, profesionales de Madrid, Cáceres y Salamanca han formado el Equipo Integrado de Innovación Social y Voluntariado Tecnológico y que trabajan para poder lanzar próximamente esta aplicación. Simón Martínez, uno de los responsables del proyecto, recalca que: “invertiremos un total de 500 horas de voluntariado en el desarrollo de esta iniciativa, con la ayuda brindada por INSA para su desarrollo. Ya tenemos el prototipo y esperamos poder estrenar la primera versión usable en el mes de junio”.

Recientemente, el proyecto se ha presentado también en Almería para que los empleados puedan sumarse a esta iniciativa de voluntariado profesional, proponiendo nuevas soluciones que reduzcan la brecha tecnológica entre las personas con discapacidad y favorezcan su integración en la Sociedad mediante la Tecnología.

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.