5 claves para salir del paro de larga duración

El desempleo de larga duración se ha convertido en una situación bastante habitual en nuestro..

Read more

5 claves para salir del paro de larga duración

El desempleo de larga duración se ha convertido en una situación bastante habitual en nuestro país: un 58% de los parados lleva más de un año sin empleo, cifra que se eleva al 70% entre los mayores de 45 años.  Pero, ¿por qué tardamos tanto en encontrar trabajo? Influyen muchas variables,  una de ellas es la escasez de ofertas , unida a unas demandas empresariales cada vez más exigentes.

Si este es tu caso, no te dejes vencer por el desánimo: piensa que hoy en día es una situación habitual y no te culpes.  No podemos controlar el volumen de ofertas que se publican ni podemos rebajar las exigencias de las empresas. Ahora bien,  sí podemos poner en práctica algunas recomendaciones para encontrar trabajo lo antes posible: ¡hay que hacer todo lo que esté en nuestra mano!  Pues aunque creamos que ya estamos haciendo todo lo posible, en muchas ocasiones no encontramos trabajo porque seguimos una estrategia incorrecta y no porque no seamos competentes para el mercado laboral. 

En este artículo te proponemos 5 claves para salir del paro de larga duración. ¡No dejes de ponerlas en práctica!

1.- FÓRMATE EN ALGO NUEVO.  Si nuestro currículo no ha encajado en ninguna oferta durante los últimos meses, tal vez  no estemos ofreciendo a las empresas lo que buscan.  Por este motivo, te proponemos incorporar a tu candidatura una formación que enriquezca tu currículo, haciéndolo más atractivo de cara al exterior. Pero, ¿en qué me formo? Todo depende del tipo de puesto al que estés optando, aunque te damos algunas ideas en auge: Redes Sociales, idiomas, técnicas de marketing y ventas, I+D+I etc. El SEPE pone a disposición de los desempleados cursos gratuitos de cara a abrir las puertas del empleo. Acceder a cursos para desempleados SEPE.

2.- HAZ VOLUNTARIADO. Los periodos de inactividad no gustan a las empresas. Si llevamos 2 años sin incorporar ninguna actualización a nuestro currículo, es probable que no nos llamen para entrevistas de trabajo o, si lo hacen, nos cueste explicar por qué llevamos tanto tiempo inactivos. Por este motivo, hacer voluntariado siempre es una buena opción. En primer lugar, llenaremos espacios vacíos en el currículo realizando una actividad productiva para la sociedad. Las empresas percibirán que somos personas solidarias, comprometidas y que sabemos trabajar en equipo, atributos muy valorados y que cada vez se tienen más en cuenta en los procesos de selección. Además, haciendo voluntariado incrementaremos nuestra autoestima y conoceremos gente nueva que pasará a nuestra red de contactos. ¿Quién sabe si alguno de ellas podrá abrirnos las puertas del empleo? De cara a escoger la actividad de voluntariado, te recomendamos orientarte a algo que te guste y en lo que te sientas cómodo. ¿Qué te atrae más? Puede ser la naturaleza, el contacto con las personas (con discapacidad, ancianos, etc)…

3.- SÉ PROACTIVO. Ya conoces el refrán: “Si la Montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña”. Es decir, ya no sirve con “apuntarse” a las ofertas disponibles en todos los portales de empleo, sino que es importante contactar directamente con las empresas para ofrecer nuestros servicios. Para ello, hay que empezar por hacer un listado de “empresas diana”, es decir, aquellas en las que nos gustaría trabajar y que encajan con nuestra formación y experiencia. Tras familiarizarnos con los perfiles que demandan, el siguiente paso es conseguir un teléfono o correo electrónico de la persona de Recursos Humanos y contactar. ¿Cómo conseguirlo sin resultar intrusivo? Una de las mejores formas: las Redes Sociales.

4.- UTILIZA LAS REDES SOCIALES. Si aún no tienes un perfil en Linkedin…¡no esperes más! Esta red social está en pleno auge  y muchas empresas la utilizan para reclutar a sus futuros trabajadores. Si no estás familiarizado con ella, no te preocupes: al principio puede resultar complicado pero su manejo resulta muy intuitivo con la práctica. Y siempre puedes pedir ayuda a las personas que tienes cerca. Merece la pena, pues en Linkedin encontrarás, con nombre y apellidos, a responsables de empresas en las que podrías encajar.

5.– ENSAYA LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO. Si nos llaman para una entrevista de trabajo, es una muy buena señal, pero de nada sirve acudir a estos encuentros sin prepararlos. Pocas veces funciona la improvisación. Antes de acudir a una entrevista, tenemos que dominar muy bien algunos aspectos:

  • La empresa. ¿Qué sabemos de ella? ¿Cuál es su misión, visión y valores? Cuanta más información recabemos, mejor podremos orientar nuestro discurso en la entrevista.
  • El puesto de trabajo. ¿Para qué puesto nos solicitan? ¿qué funciones piden?
  • Mi candidatura. ¿Cómo puedo explicar que soy el mejor para el puesto? Es importante saber encajar mis cualidades con los requisitos del puesto. Si sabemos hacerlo, tendremos muchas posibilidades de ser seleccionados. También es muy importante ensayar la repuesta a ciertas preguntas tipo: ¿qué puedes aportar a esta empresa? ¿por qué crees que deberíamos elegirte? ¿tus experiencias anteriores pueden aportar valor a este puesto?

Por encima de estas recomendaciones, hay una esencial: mantener la actitud positiva. Es la piedra angular de todo el proceso de búsqueda y sin ella no conseguiremos resultados. Por eso, si estamos desanimados, el primer paso es tomar medidas para mejorar nuestra salud emocional.  Por ejemplo: pasear todos los días en un entorno natural, buscar nuevas aficiones (leer, hacer deporte, aprender a cocinar…), no descuidar las relaciones sociales, apoyarnos en nuestros allegados y saber alternar la búsqueda de empleo con el descanso. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo, pero no debemos descuidar nuestras horas de sueño: el descanso es vital para recargar las pilas.

Si sigues todas estas recomendaciones, estarás mucho más cerca de abandonar el paro de larga duración.  Sin embargo, recuerda que las estrategias no dan resultados de la noche al día y que hay que ser constante para recoger frutos. ¡Mucha suerte!

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*