fbpx

Consejo 10: el reto de la entrevista de trabajo

Hoy el consejo de Pilar González, @PilarGonzalz10

La entrevista de trabajo es el momento clave en nuestra búsqueda de empleo y a menudo el más difícil. El reclutador nos pondrá cara y, en una breve conversación, deberá valorar si somos la persona adecuada para cubrir la vacante.  Esta valoración dependerá de muchos aspectos: qué perfil busca la empresa, cómo es nuestra competencia y la propia subjetividad del entrevistador. No obstante, hay una parte esencial que depende de nosotros mismos y es esa la que debemos preparar a conciencia.

A lo largo de mi trayectoria en la Fundación Adecco, he entrevistado cientos de personas, para cubrir vacantes dentro y fuera de la organización.  Sin sentar cátedra y consciente de que no existe una única fórmula para tener éxito en la vida, me gustaría compartir contigo algunos consejos de gran utilidad, de cara a afrontar la entrevista de trabajo:

Antes de la entrevista

Documéntate. Es la mejor receta para combatir esos “nervios” que nos producen las entrevistas. Conoce todo lo que puedas de la empresa, navega por su web, familiarízate con su misión, visión y valores. Cuanto más conozcas sobre la organización, mayor capacidad tendrás para responder a las preguntas de la manera deseada.

Prepara respuestas a preguntas clave. Sin renunciar a la naturalidad, intenta estar preparado para aquello que puedan preguntarte. Si dejamos lugar a la improvisación, es muy posible que nos trabemos, caigamos en la divagación y en la redundancia. Ensayar las preguntas nos permitirá responderlas con seguridad y brevedad, lo cual es muy valorado en las entrevistas.  Aunque pueden preguntarte muchas cosas, aquí recojo algunas preguntas tipo que “caen” casi siempre:

    1. Defínete a ti mismo. Recuerda: a nivel profesional y no personal.
    2. Cuáles son tus puntos fuertes y débiles. Sé sincero: no te alabes demasiado ni tampoco tires piedras sobre tu propio tejado.
    3. ¿Por qué buscas trabajo? Si estás en paro, la respuesta es sencilla, pero si estás trabajando, apuesta siempre por expresiones como “mejora laboral”, “nuevos retos”, etc. Nunca hables mal de empleos que hayas tenido anteriormente.
    4. ¿Por qué te gustaría trabajar en esta empresa? Como te has documentado, te resultará sencillo responder. Por ejemplo “porque me parece un referente en el sector y me encantaría crecer aquí profesionalmente”.
    5. ¿Por qué crees que deberíamos elegirte? Es el momento de venderte, analiza tus fortalezas y no tengas reparo en comentarlas. No resultarás prepotente, ya que te lo han preguntado directamente.

 Estudia bien tu currículum. Recuerda que será el guión sobre el que versará la entrevista y que seguramente analizaréis punto por punto. No olvides de llevar una copia impresa a la entrevista, posiblemente te la pidan.

Durante la entrevista

  1. Llega puntual, preferiblemente 5 minutos antes.
  2. Viste correctamente, de forma neutra. En las entrevistas de trabajo, nuestra imagen dice mucho de nosotros. Si la empresa es de corte clásico, siempre apuesta por el traje. Si es menos tradicional, lo mejor es que te decantes por una vestimenta moderada y neutral, nunca informal.
  3. Saluda con una sonrisa y con una expresión cordial “buenos días” o “buenas tardes”. Deja que sea el entrevistador quien extienda la mano. Cuando la haga, saluda con firmeza y mirando a los ojos.
  4. Responde a las preguntas sin rodeos. No te extiendas demasiado, pero cuidado con caer en los monosílabos. En el término medio está la virtud.
  5. Muestra entusiasmo por el empleo, proyecta positividad. No es cuestión de parecer “desesperado” por conseguir el trabajo, sino muy ilusionado ante la posibilidad de ser elegido.
  6. Evita expresiones rotundas como “siempre” o “nunca” y también muletillas como “osea” y “ee…” Denotan inseguridad y falta de confianza. Es posible que tengas que ensayar con algún amigo o familiar delante del espejo.
  7. Humanidad, siempre. Recuerda que las empresas no buscan un robot, sino ante todo un ser humano. Preparar la entrevista es importante, pero sin renunciar a la cercanía ni a la naturalidad. Recuerda que quien te entrevista es una persona de carne y hueso y nuestro reto es empatizar o conectar con ella.

Después de la entrevista

  1. Anota tus puntos de mejora: qué cambiarías si pudieras volver a empezar la entrevista.
  2. Respeta el tiempo de reflexión de la empresa y sé flexible. No siempre podrán darte una respuesta en el plazo establecido.

Si aplicas estos consejos, tendrás muchas posibilidades de superar la entrevista de trabajo. Si no tienes suerte, ¡no te preocupes! Recuerda que a veces damos lo mejor de nosotros mismos, pero hay un candidato más apto para el puesto, o bien necesitamos seguir ensayando hasta realizar la entrevista perfecta. ¡Mucha suerte!

A partir del día 25 podrás descargarte la guía completa. Déjanos tu correo y tu nombre y te enviaremos la guía completa para descargarla ese mismo día.



A partir del día 25 podrás descargarte la guía completa. Si te suscribes también te enviaremos a tu correo la guía completa para descargarla.


Etiqeutas:
Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.