Si te gusta bailar, tienes habilidades para el empleo

Recibir clases de baile o salir a bailar se ha convertido en una de las..

Read more

Si te gusta bailar, tienes habilidades para el empleo

Recibir clases de baile o salir a bailar se ha convertido en una de las principales aficiones del siglo XXI: no sólo nos permite hacer deporte sino que entrena muchas habilidades que nos pueden servir en otros ámbitos de la vida. ¿Por qué no en la búsqueda de empleo? Si te gusta bailar, tal vez te veas reflejado en estas competencias:

  • Afán de superación: los bailarines nunca se quedan estancos, sino que buscan superarse diariamente. Aplicado al trabajo, no te conformarás con lo mismo: siempre te esforzarás por mejorar.
  • Constancia: muy alineado con lo anterior, el baile requiere perseverancia, numerosos ensayos hasta que aprendemos una coreografía o paso de baile, cualidad muy valorada en las empresas.
  • Disciplina. El baile exige disciplina: cumplir con una preparación muy exigente en horarios determinados. En la empresa, sabrás adaptarte a las normas, cumpliendo siempre los plazos establecidos.
  • Esfuerzo. Aprender coreografías requiere mucha dedicación. Si estás acostumbrado a ensayar pasos de baile, seguramente habrás entrenado estas competencias y conoces el valor del esfuerzo: un esfuerzo que te permitirá dar lo mejor de ti mismo en tu puesto de trabajo.
  • Metodicidad:. Los bailarines acaban desarrollando una técnica (método) en su ejecución que les facilita aspirar a la excelencia. Aplicado a la empresa serás un trabajador metódico y estructurado: realizarás tus funciones con puntualidad sin que se te escapen los detalles.
  • Pasión: El baile no es sólo procedimiento, también es pasión: una pasión que marca la diferencia. Aplicada a la empresa, pondrás entusiasmo e ilusión en todo lo que haces, enfocándote en los detalles. El resultado de tu trabajo será siempre un mayor valor añadido.
  • Perfeccionismo. El baile es coordinación y siempre busca la conexión directa con la música, por lo que todo detalle es importante. Aplicado a la empresa serás exigente con tu trabajo, no te conformarás y buscarás siempre mejorar.

Este es sólo un apartado de la Guía Eres lo que te gusta. Puedes acceder a la versión completa aquí:

DESCARGA LA GUÍA ERES LO QUE TE GUSTA 

 

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

“Eres lo que te gusta” ¡Identifica tus competencias a través de tus aficiones!

¿Alguna vez te han preguntado en una entrevista de trabajo cuáles son tus competencias o..

Read more

“Eres lo que te gusta” ¡Identifica tus competencias a través de tus aficiones!

¿Alguna vez te han preguntado en una entrevista de trabajo cuáles son tus competencias o fortalezas y te has quedado en blanco? Es normal, pues  no resulta sencillo analizarse a uno mismo e identificar las propias cualidades. Sin embargo, no nos engañemos: no saber responder a estas preguntas supone un obstáculo, no sólo para superar una entrevista de trabajo, sino también para contar con la autoestima necesaria para afrontar la tarea de buscarlo. Si no sabemos vendernos, ¿cómo una empresa va a “comprar” nuestro talento?

Empecemos por el principio, ¿qué son las competencias? Se trata de las capacidades, conocimientos, habilidades y valores con los que contamos las personas y que aplicamos a nuestra vida personal y profesional.

Desde la Fundación Adecco queremos ayudarte a identificar tus competencias de una forma muy sencilla y natural: tus aficiones. Partimos de una premisa: si tienes hobbies e intereses, tienes habilidades y competencias que puedes aplicar al empleo. En otras palabras: “Dime que te gusta… y te diré tus habilidades para el empleo”.

Por ello, hemos elaborado la Guía “Eres lo que te gusta”; un catálogo de competencias con las que puedes identificarte, en base a tus aficiones. Se trata de una orientación, es decir, no te verás reflejado en el 100% de los casos, pero sí encontrarás una aproximación muy real.

Esperamos que disfrutes haciendo el ejercicio de identificar tus habilidades y competencias y, sobre todo, que encuentres la ayuda necesaria para confiar en ti mismo y proyectar tus fortalezas en una entrevista de trabajo.

La Guía ha sido elaborada como un material de apoyo para los desempleados en riesgo de exclusión que acuden a la Fundación Adecco y puede ser utilizada con la ayuda de sus terapeutas y/o consultores.

¡Utilízala y danos tu opinión en Redes Sociales, con el hashtag #EresLoQueTeGusta!

 

DESCARGA GUÍA ERES LO QUE TE GUSTA FUNDACIÓN ADECCO

 

 

 

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

¿CV muy largo? Prueba a incluir un código QR

Una de las premisas del currículum (CV) es que no debe ocupar más de 2..

Read more

¿CV muy largo? Prueba a incluir un código QR

Una de las premisas del currículum (CV) es que no debe ocupar más de 2 caras de un folio, ya que al reclutador puede resultarle “pesado”  y llevarle al descarte automático. Por tanto, es importante que hagamos un ejercicio de síntesis, incluyendo sólo la información más relevante y que aporta verdaderamente valor al puesto. En el artículo Información que No debes incluir en tu CV te ofrecemos algunos consejos.

Sin embargo, aun habiendo descartado lo menos relevante, a veces sentimos que hay información que debe estar y no sabemos por dónde recortar. Especialmente si queremos incluir cartas de recomendación, el portfolio de trabajos anteriores u otras cuestiones más específicas de nuestro perfil.

En estos casos, incluir un código QR puede ser una buena idea. Primero, porque el reclutador nos percibirá como personas digitalizadas, a la vanguardia de las Nuevas Tecnologías, y esto siempre suma. Y segundo, porque podremos concentrar la información más importante en el documento en papel y complementarla online, de modo que nuestra candidatura sea lo más completa posible.

Pero, ¿qué es un código QR?

Quick Response Code, en inglés, es un código de barras cuadrado que almacena datos codificados, redirigiendo a un sitio web que puede ser Linkedin, un blog, etc. De este modo, el reclutador podrá acceder a la ampliación de nuestro CV con un sólo click, fotografiando con su smartphone el código que hemos incluido en el documento impreso.

¿Cómo crear un código QR?

Es muy sencillo. Introduciendo en Google “crear código QR” accederás a multitud de webs gratuitas para hacerlo. Sólo tendrás que pegar un link (el de tu blog o Linkedin) y la web lo transformará automáticamente en un código QR (código de barras), que podrás descargarte e incluir en tu CV en papel.

Importante: el código QR debe dirigir siempre a una versión más extendida de nuestro CV y nunca ser una réplica de nuestro currículum en papel, pues esto puede molestar al responsable de Recursos Humanos, que creerá que ha perdido el tiempo (y no le faltará razón).

 

 

 

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

Información que NO debe aparecer en tu CV. ¡Elimínala!

Cuando redactamos nuestro CV,  pueden surgirnos dudas de qué información incluir y cuál no. Incluso..

Read more

Información que NO debe aparecer en tu CV. ¡Elimínala!

Cuando redactamos nuestro CV,  pueden surgirnos dudas de qué información incluir y cuál no. Incluso a veces, una vez lo tenemos listo, notamos que ha quedado muy extenso (especialmente cuando ya tenemos una cierta edad) y nos aconsejan resumir la información. Pero, ¿qué dejamos y qué eliminamos?

A veces no es sencillo, pero en muchos encontramos currículums con información que no debería estar, ya que lejos de aportar valor a nuestra experiencia, puede restar todo el atractivo a nuestra imagen profesional.

Aquí recogemos algunos ejemplos de información que NO debe aparecer en nuestro CV:

  • El colegio/Instituto en el que estudiamos.  Recordemos: hay que incluir sólo nuestra última formación, la más alta. Por ejemplo, si hemos estudiado en la Universidad incluiremos sólo este dato y no que tenemos la EGB y/o el Bachillerato. ¡Se sobreentiende!
  • La nota que sacamos en el Bachiller o selectividad. No influye para nada en nuestra profesionalidad.
  • Realización de la mili: este dato no es relevante, a menos que haya sido muy recientemente y nos hayan asignado un cargo relevante.
  • Las tareas evidentes en un puesto. Por ejemplo, si hemos trabajado como limpiadores en un edificio, se presupone que nuestro cometido era barrer, fregar o higienizar. Sólo hemos de incluir aquello que no se infiera, por ejemplo: tareas de limpieza incluyendo encerado de suelos.
  • Determinadas aficiones. Tocar un instrumento o ser campeón de algún deporte es de interés, pero no lo es que nos guste el cine, la música o los perros. Parémonos a pensar: son hobbies demasiado estandar y al reclutador no le van a aportar ninguna información.
  • Tareas duplicadas. Si hemos trabajado en 3 empresas diferentes como limpiadores, realizando más o menos las mismas funciones, sólo las incluiremos en la experiencia más reciente.  Lo contrario alargará mucho nuestro CV, además de darle un aspecto desordenado.
  • Nuestras debilidades. Está bien tenerlas identificadas pero no las incluiremos en el CV: sólo hablaremos de ellas en la entrevista, si nos preguntan, y siempre planteándolas de una forma positiva.
  • Experiencias demasiado diferentes al empleo que buscamos. Pongamos que enviamos nuestro CV a una oferta de administrativo y hace 8 años trabajamos como camareros durante los meses de verano. ¿Realmente aporta valor reflejarlo? Quizás sea mejor omitirlo y centrarnos sólo en aquello que esté relacionado con el puesto. Por este motivo, recomendamos siempre tener varias versiones del CV, en función del puesto al que estemos optando.

En definitiva, incluir informaciones de este tipo pueden generar rechazo al reclutador, por lo que hemos de asegurarnos de que todo lo que aparece es útil para que éste se decante por nosotros en un proceso de selección. Al final todo se basa en pensar con lógica y ponernos en la piel de la persona que va a seleccionarnos: ¿qué tendríamos en cuenta nosotros para elegir a un candidato, si estuviéramos en su lugar?

 

 

 

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

Encontrar empleo a partir de los 55 años. Claves

Según el último informe Tu Edad Es Un Tesoro, de la Fundación Adecco, 7 de..

Read more

Encontrar empleo a partir de los 55 años. Claves

Según el último informe Tu Edad Es Un Tesoro, de la Fundación Adecco, 7 de cada 10 desempleados mayores de 55 años creen que no podrán volver a trabajar nunca, debido a su edad.  Sus esperanzas se desvanecen en un contexto en el que casi tres cuartas partes (74%) es parado de larga duración, frente al 54% de desempleados a nivel general.

Sin embargo, la experiencia de la Fundación Adecco constata que sí es posible volver al mercado una vez se supera esta edad. De hecho, el 21% de los desempleados mayores de 55 años que acude a la Fundación Adecco, ha conseguido un contrato de trabajo. ¿Te gustaría formar parte de este porcentaje? Para empezar, introduce tu currículum en www.fundacionadecco.es y/o acude a tu delegación más cercana. Nuestros profesionales pueden ayudarte a orientar tu búsqueda de empleo, pero debes saber que la mayor parte del trabajo depende de ti porque el empleo, como todo en la vida, es una cuestión de actitud. En este artículo, te proponemos 4 pautas clave que debes seguir si quieres tener éxito en el proceso:

  1. No escondas tu edad: si tú no le das importancia, los demás tampoco lo harán. Si por el contrario, presupones que va a ser un problema, trasladarás este prejuicio a los reclutadores, que tendrán más reticencias a la hora de abordar la contratación. Tampoco hace falta gritar a los 4 vientos que tienes 56 ó 59 años. Lo mejor es, sencillamente, no dar protagonismo a un dato que no determina tus capacidades ni tu profesionalidad. Si en una entrevista te preguntan cuántos años tienes, coméntalo con naturalidad y transparencia.

 

  1. Pon en valor tus logros. Tu edad te aporta competencias y habilidades intrínsecas (madurez, control emocional, templanza, etc), pero son demasiado generales y no aportan un valor diferencial. Tanto en el CV como en la entrevista de trabajo, pon el énfasis en logros concretos que hayas alcanzado en tu carrera profesional. Por ejemplo, no son importantes las funciones que realizaste como administrativo, sino la herramienta de excel que creaste para facilitar el proceso de introducción de datos.

 

  1. Recíclate. Nunca es tarde para añadir formaciones nuevas a tu candidatura: idiomas, ofimática, ventas… toda competencia que añadas a tu CV te conectará con las nuevas necesidades del mercado laboral, convirtiéndote en un profesional más atractivo para las empresas. De este modo, podrás equipararte a los más jóvenes en materia de formación y tu experiencia se convertirá en un valor añadido.

 

  1. Cuida tu autoestima: Huye de visiones apocalípticas como “no voy a volver al mercado laboral”, tienen mucha fuerza en la mente y son muy destructivas. Siempre que se te pasen por la cabeza, reconviértelas a positivo: “antes o después encontraré trabajo”. No descuides tus aficiones (lectura, paseos, cine…) y sé consciente de que eres persona antes que profesional. Si tú te quieres, las empresas también lo harán.

Además, te proponemos leer el artículo Cómo salir del paro de larga duración y cómo buscar tu primer empleo a partir de los 45 años.

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

Frases hechas que no aportan nada al CV

A veces, cuando redactamos nuestro CV, caemos en tópicos que en algún momento alguien puso..

Read more

Frases hechas que no aportan nada al CV

A veces, cuando redactamos nuestro CV, caemos en tópicos que en algún momento alguien puso de moda, pero que hoy resultan vacíos e insustanciales. ¿El motivo? Se han utilizado tanto, y durante tanto tiempo, que han perdido toda credibilidad. Su uso (y abuso) convierte a nuestro CV en un documento predecible y anodino que no marca la diferencia con respecto a otros candidatos. Por eso, es mejor que no utilicemos algunas de las expresiones que a continuación proponemos, pues nos pueden sentenciar:

“Busco desarrollarme como profesional”. Si estás buscando empleo, es obvio que buscas progresar en tu carrera profesional.  Destacarlo en el CV no aporta ningún valor, más bien puede dar la sensación de que estás intentando “rellenar” o suplir alguna carencia.

“Mis objetivos profesionales son…”. Realmente a una empresa no le interesa cuáles son tus objetivos profesionales, sino qué cualidades o competencias tienes para cubrir sus vacantes.  Redacta la información pensando desde la perspectiva del reclutador (qué busca, qué necesita) y no desde el punto de vista de tus aspiraciones.

“Tengo dilatada experiencia”. ¿Dilatada? Es muy ambiguo. Pon cifras concretas, siempre que sean significativas: 3, 5 años…

“Soy dinámico y entusiasta”. Esta frase está muy manida. Es mejor esperar al momento de la entrevista para resaltarla ¡y demostrarla! Si quieres hacerlo en el CV, respáldalo con experiencias reales: “mi anterior trabajo como X me exigió tener una actitud muy dinámica para resolver los continuos imprevistos…”

Sé trabajar en equipo”. Es una actitud que en general se presupone. Saber trabajar en equipo no es un valor añadido, sino una exigencia de casi todo puesto de trabajo. Si quieres incluir esta información en el CV, apóyate en ejemplos concretos: “llevo toda la vida practicando X deporte, lo que me ha hecho desarrollar un inmenso espíritu de equipo” “En mi anterior puesto desarrollé X proyectos de la mano de 5 compañeros…”

En definitiva, en el CV tenemos que intentar resaltar nuestras fortalezas sin caer en estas expresiones generalistas y vacías. Para ello, lo mejor es apoyarnos en ejemplos concretos de nuestra vida y trayectoria profesional.  Hay actitudes y competencias que no se escriben: se demuestran en el cara a cara de la entrevista y es mejor dejarlas para este momento, en lugar de reflejarlas en el CV.

 

 

 

 

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

Profesiones digitales con más futuro

El mundo del empleo se transforma y es importante que todos los desempleados sean conscientes..

Read more

Profesiones digitales con más futuro

El mundo del empleo se transforma y es importante que todos los desempleados sean conscientes de las profesiones con más futuro, de cara a orientar su formación . En pleno siglo XXI, ninguna persona puede quedar fuera de la era digital por cuestión de discapacidad, sexo o edad, por lo que creemos importante compartir cuáles serán los perfiles digitales más demandados y qué competencias y aptitudes serán más valoradas.

Según un estudio de Adecco, el 65% de los expertos de recursos humanos sostiene que la automatización de muchos trabajos creará tantos puestos como los que destruirá al crearse nuevas necesidades en las próximas décadas.

Además, esta ola digital también ha llevado a muchos emprendedores a crear sus start-ups en ámbitos que hasta hace no tanto parecía imposible, como el mundo de la tecnología o la medicina.

Por estas razones, tanto las empresas que ya tienen años de vida como las de nueva creación, necesitan incorporar trabajadores que estén preparados para seguir transformando las compañías y adaptándose a las nuevas necesidades del mercado, cada vez más cambiante.

Habilidades más digitales

En este sentido, cada vez existen más habilidades que son requeridas por las empresas para dar respuesta a estas profesiones digitales. Además de las conocidas como habilidades transversales, es habitual que estos nuevos perfiles cumplan distintos requisitos como adaptabilidad, rapidez y multitarea.

Y aunque las máquinas pueden llegar a modificar muchos puestos de trabajo actuales, todavía habrá mucho espacio para que el humano desempeñe un empleo. De hecho, muchos expertos siguen señalando el enorme gap que hay entre los perfiles que demanda realmente el mercado y la oferta que existe. De hecho, las profesiones ligadas al mundo digital son las que mejores perspectivas de empleabilidad presentan y en la actualidad menos cotas de paro sufren.

Estas son las profesiones digitales con más futuro:

  • Traffic Manager: se trata del analista encargado de evaluar las tendencias del tráfico recibido en una página web. Con repuntes anuales de dos dígitos en muchas áreas del comercio electrónico, este perfil será esencial para muchas empresas con presencia en Internet. El traffic manager se encarga de plantear estrategias para potenciar la web y conseguir los KPIs u objetivos (ventas, visitas, interacciones, etc.). En muchas ocasiones, este puesto puede estar desarrollado por un perfil SEO, aunque según la compañía, la función puede ser desempeñada por otros trabajadores.
  • Desarrollador o técnico de domótica: los hogares conectados ya están aquí y cada vez más edificios incorporarán sistemas de domótica. Por ese motivo, cada vez serán más necesarios profesionales que diseñen y mantengan todos los aparatos conectados y en perfectas condiciones.
  • Experto en ciberseguridad: los ataques cibernéticos cada vez serán más habituales, como ha demostrado el ciberataque vivido en mayo en grandes empresas e instituciones de muchos países. Por ese motivo, cada vez más organizaciones y administraciones incorporarán en sus filas a expertos en ciberseguridad. Incluso los conocidos como ‘hackers éticos’ entrarán a formar parte de los perfiles más demandados para poder dar solución al problema de la inseguridad en las redes.
  • Asistente médico personal: la telemedicina y todos los avances técnicos introducidos a la medicina impulsarán la figura de un asistente personal para todas las cuestiones médicas. Este especialista se encargará de adecuar y personalizar al máximo los tratamientos y fármacos a cada persona según su estudio genético.
  • Analista de Big Data: la gestión de grandes cantidades de datos son el principal motor de negocio para muchas empresas. Aseguradoras, creadores de software, desarrolladores de apps… un sinfín de negocios necesitan conocer en todo momento millones de datos en tiempo real. Por ese motivo, los perfiles con habilidades para gestionar big data serán de los más codiciados.
  • Auditor de marketing digital: el negocio digital ha crecido exponencialmente en los últimos años, sobre todo por los cambios de hábitos de consumo, tanto de información como de productos. Las compras online han llevado a convertir a los buscadores en potentes herramientas para acercar a las empresas con los compradores. En esta tesitura, el analista digital es esencial, por ese motivo y por el potencial de crecimiento de todas las herramientas digitales, el auditor de marketing digital será un perfil clave en muchas organizaciones. Su labor será la de optimizar constantemente sus recursos y campañas para conseguir mejores resultados, es decir, mejorar las ventas.

 

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

Los 10 mandamientos de la entrevista de trabajo

Lo hemos conseguido…¡nos han llamado para una entrevista de trabajo! Esto quiere decir que a..

Read more

Los 10 mandamientos de la entrevista de trabajo

Lo hemos conseguido…¡nos han llamado para una entrevista de trabajo! Esto quiere decir que a la empresa le ha gustado nuestro perfil y quiere conocernos en persona. La entrevista es un momento crítico en el que tenemos que causar buena impresión al reclutador, lo cual es relativamente sencillo si nos tomamos muy en serio estas 10 pautas básicas, “los 10 mandamientos de la entrevista de trabajo”.

Nunca llegaré tarde. La puntualidad es la primera información que recibe el entrevistador. Si nos retrasamos, podemos transmitir la impresión de personas informales, que no tomamos nuestro trabajo como algo prioritario. Algo tan sencillo como llegar a tiempo nos permitirá causar una buena impresión de partida.

No interrumpiré a mi entrevistador. Le escucharé con atención y únicamente hablaré cuando me pregunte. Si tengo dudas, mejor esperar al final para plantearlas.

No me vestiré “de cualquier manera”. La primera impresión vale mucho y por eso es fundamental vestirse con la ropa adecuada. Tan desacertado es acudir a una entrevista para un puesto directivo en chándal, como a una de mozo ataviado en un traje de chaqueta.

No hablaré mal de empleos anteriores. Da muy mala imagen: podrían pensar que el día de mañana hablarás también mal de ellos. Quédate siempre con la parte positiva de todos los trabajos y destácala si te preguntan por ellos.

No haré ciertas preguntas en la primera toma de contacto. Si es tu primer contacto con la empresa, no resulta apropiado hacer preguntas del estilo: ¿cuándo podré cogerme vacaciones?, ¿hay posibilidad de subida de sueldo? Lo importante es demostrar al entrevistador que tienes interés en formar parte de su equipo: lo demás es secundario y ya habrá tiempo de discutirlo.

No mostraré desesperación. Es importante proyectar interés por la empresa e ilusión por formar parte de ella, pero sin revelar ansiedad ni entrando en detalles personales, es decir, hay que evitar frases como: “estoy deprimido porque no trabajo”, “ruego que me contratéis porque ya no sé qué hacer”. Mejor reconvertirlas a afirmaciones como: “tengo mucha ilusión por formar parte de una empresa como ésta” “Si apostáis por mí no os vais a arrepentir”.

Siempre miraré a los ojos del entrevistador. Denota autenticidad. Tanto en el saludo como en el transcurso de la entrevista. En el saludo, es mejor dejar que el reclutador tome la iniciativa. Normalmente nos ofrecerá la mano. En este caso le corresponderemos con firmeza y siempre mirando a los ojos. No se trata de no levantar la mirada ni un instante, sino de procurar no mirar al suelo o a los lados mientras hablamos, pues puede parecer que escondemos algo.

Siempre llevaré una copia de mi currículo. Los reclutadores reciben cada día a bastantes personas y no siempre tienen impreso el currículo. Si tú llevas una copia y se la ofreces, proyectarás iniciativa y capacidad resolutiva. Será un detalle que gustará.

Responderé siempre a lo que se me pregunta. Uno de los errores más comunes en las entrevistas es “irse por los cerros de Úbeda”, es decir dar una respuesta ambigua o poco clara. Si nos preguntan algo es porque tienen interés en saber más sobre ello, por lo que hemos de ser concisos y asegurarnos de cubrir las dudas del entrevistador.

Seré humilde, pero destacaré mis logros. Es importante no resultar muy prepotente, pero tampoco tirarse piedras contra el propio tejado. “En el término medio está la virtud”. En Recursos Humanos no suele gustar la prepotencia, pero sí se valora que los candidatos sepan destacar sus logros y aquello que los distingue de los demás.

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

Razones para correr por la discapacidad

¿Alguna vez has participado en una carrera popular? La oferta para salir a correr es..

Read more

Razones para correr por la discapacidad

¿Alguna vez has participado en una carrera popular? La oferta para salir a correr es cada vez más amplia y las carreras, muchas veces, coinciden en el tiempo, con lo que tenemos que escoger a cuál asistir.

El recorrido, el avituallamiento, la posibilidad de hacer ejercicio físico o conseguir una buena marca son algunos de los ítems que tenemos en cuenta. Pero existe una razón que cada vez cobra más peso: su carácter solidario. Porque sabemos que participando no sólo estamos haciendo deporte, sino colaborando con una buena causa.

Hoy queremos centrarnos en la discapacidad como una de estas buenas causas. ¿Por qué participar en una carrera por la inclusión de las personas con discapacidad? Te damos muy buenas razones:

  • Porque las personas con discapacidad necesitan tu apoyo ¡y nosotros el suyo!. Hay casi 1.000 millones en el mundo y 4 millones en España, pero siguen infrarrepresentadas en casi todas las esferas sociales (cultura, ocio, empleo…), debido a prejuicios que frenan su inclusión. Pero en pleno siglo XXI, nuestra sociedad les necesita más que nunca para ser competitiva y sostenible. Si les discriminamos no podrán trabajar y contribuir activamente al desarrollo de nuestro entorno. ¡Tenemos que poner en valor su talento y demostrarles nuestro apoyo!

 

  • Porque entrenas la empatía y derribas prejuicios. En estas carreras participan personas con y sin discapacidad, lo que favorece la convivencia entre todos, la aceptación de la diferencia y la eliminación de prejuicios. Seguro que tendrás la oportunidad de conocer nuevas realidades y sorprenderte a ti mismo, descubriendo que, con discapacidad o no, todos somos personas que perseguimos metas y que contamos con fortalezas y debilidades.

 

  • Porque siempre ganarás. No hace falta que seas un experto corredor. Estas carreras no son competiciones, sino marchas solidarias, reivindicativas, en las que un grupo numeroso de personas se reúne para manifestar su apoyo a la misma causa, en este caso la plena inclusión de las personas con discapacidad. ¡La unión hace la fuerza!

 

  • Porque podrás llevar a toda tu familia. Seguramente no hay carrera más diversa que la que tiene la discapacidad como causa. En estas marchas encontrarás todo tipo de personas: mayores, jóvenes, niños, adolescentes… ¡nadie está fuera de lugar! Generalmente hay recorridos adaptados para mayores y pequeños y es una bonita oportunidad para pasar una mañana diferente en familia, movilizándote por una buena causa.

 

  • Porque no hay forma más sencilla de colaborar. Quizás participes en actividades de voluntariado o colabores con alguna asociación de personas con discapacidad, en cuyo caso ¡nada qué decir! Pero a menudo, con la vorágine de nuestro día a día, no encontramos tiempo para involucrarnos con todas las causas sociales que nos gustarían. Las carreras nos ofrecen una forma muy sencilla de hacerlo.  Nuestra participación no sólo ayuda a sensibilizar, sino que la recaudación suele ir dirigida a entidades que trabajan por la plena inclusión de las personas con discapacidad.

 

  • Porque cuantas más personas participen, más empresas apoyarán la causa. Estas carreras tienen detrás a patrocinadores, grandes empresas que apoyan la inclusión de las personas con discapacidad. Si las empresas notan que es un tema que preocupa a la sociedad, seguirán apoyando este tipo de eventos y lograremos que sean entornos cada vez más inclusivos. Recuerda que son ellas quienes el día de mañana decidirán si contratar o no a una persona con discapacidad. Y que todos estamos expuestos a la discapacidad.

Si ya te hemos convencido, ahora te damos la oportunidad de participar en 2 próximas carreras por la discapacidad en Vizcaya y Alcobendas (Madrid). No lo dudes ¡y apúntate!

 

http://www.fundacionadecco.org/carreradelascapacidades/

 

 

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*

¿Buscas empleo? El E-commerce es tu oportunidad

El e-commerce o venta electrónica ha supuesto una auténtica revolución en el consumo, al hacer..

Read more

¿Buscas empleo? El E-commerce es tu oportunidad

El e-commerce o venta electrónica ha supuesto una auténtica revolución en el consumo, al hacer posible que adquiramos bienes y servicios sin movernos de casa. Por su comodidad, es una modalidad cada vez más atractiva para los ciudadanos y se espera que no deje de crecer en los próximos años. ¿Generará nuevos empleos? ¡Claro que sí! Además de algunos altamente cualificados (ingenieros, programadores, desarrolladores Apps),  está demandando otros que exigen profesionales capacitados, pero con unos requerimientos formativos y de experiencia mucho más accesibles. En este último grupo destacan, sobre todo, los pertenecientes al área de Logística y Transporte, cuyas ofertas se han disparado un 161% en el último año. Se demandan de forma creciente profesionales como carretilleros, operarios, mozos de almacén, preparadores de pedidos o conductores-repartidores.

Estas posiciones exigen profesionales capacitados, pero con una formación y experiencia que no es tan exigente como la requerida para otras ofertas de empleo en auge. Ello convierte a los demandantes de empleo con más dificultades (escasa cualificación, ciertas discapacidades o paro de larga duración) en candidatos óptimos para cubrirlos.  ¡Puede ser tu oportunidad!

Carretilleros

En los últimos años, el  puesto de carretillero o conductor de carretillas elevadoras se ha mantenido como una de las profesiones no cualificadas más demandadas por las empresas

El repunte del e commerce ha ocasionado una rotación de stocks cada vez mayor en los almacenes, debido al aumento de la demanda de mercancías, lo que exige profesionales que puedan trasladarlas de un punto a otro con la mayor diligencia.

Las funciones del carretillero contemplan, fundamentalmente, las operaciones de carga, manipulación y descarga de los materiales y mercancías en las empresas.

Para poder conducir un vehículo de almacén se requiere el carnet de carretillero, en el que se dotará al profesional de los conocimientos y destrezas necesarios, haciéndole además consciente de las medidas de prevención que debe adoptar. Los cursos de carretillero no exigen un requisito previo específico.

La retribución media de un carretillero se sitúa en torno a los 15.000 euros anuales.

Mozos de almacén

Actualmente, es el puesto más demandado dentro del sector Logística y Transporte.

Sus funciones contemplan, entre otras, la recepción y ubicación de mercancías en el almacén, así como la supervisión de las mismas de cara a que no presenten ningún desperfecto. Con el repunte del e-commerce, esta posición es fundamental para que los productos estén ordenados y accesibles de cara a la preparación de pedidos.

Para desempeñar este puesto se exige el certificado de profesionalidad de auxiliar de almacén y una experiencia de 2 años en puestos similares.

La retribución media de un mozo de almacén oscila entre los 15.000 y los 18.500 euros.

Operarios de producción del sector textil

El sector de la moda y textil es uno de los que cuenta con mayor volumen de negocio e-commerce, abarcando el 5% del total de la venta electrónica que se realiza en nuestro país. En este sentido, los grandes almacenes han especializado su área de venta online de prendas de vestir, y muchas startups nacen al calor de esta actividad, por lo que se registra una demanda creciente de operarios de producción que participen en las primeras fases del proceso.

Sus funciones contemplan, entre otras, la puesta en marcha y supervisión de las máquinas de producción, la limpieza de las mismas de acuerdo a los procedimientos de la empresa, el etiquetado de los productos, etc.

Para desempeñar este puesto suele requerirse un Ciclo Formativo de Grado Medio o Superior de mecánico textil o Técnico en Confección y Moda.

La retribución media de un operario de producción se sitúa en torno a los 20.000 euros anuales.

Preparadores de pedidos

También llamados pickers, los preparadores de pedidos son los encargados de agrupar los productos solicitados por los clientes antes de su expedición, lo que contempla la identificación de mercancías, actualización existencias, etiquetado, validación final, etc.

Su demanda ha crecido de forma exponencial con el e commerce y su valor añadido es muy alto, pues sustituyen al consumidor en su compra física. Por tanto, la satisfacción de éste dependerá del buen hacer de estos profesionales: en ellos se delega la responsabilidad de escoger la mercancía y verificar que no presente ningún daño o desperfecto.

Para desempeñar este puesto se suele exigir experiencia mínima en un puesto similar, aunque algunas empresas están dando oportunidades de desempeñarlo a desempleados mayores de 45 años que llevaban largos periodos desconectados del mercado laboral.

En ocasiones se demandan perfiles mixtos que compatibilicen las funciones de preparador de pedidos con las de mozo de almacén, oscilando su retribución entre los 14.000 y los 18.500 euros.

Conductores- repartidores

Representan la fase final del circuito e-commerce, siendo los entregados de trasladar el producto desde el punto de venta hasta el consumidor final. Dicho de otro modo, el repartidor realiza la entrega física del producto solicitado.

Con el e-commerce, las empresas de transporte y paquetería han visto aumentar exponencialmente la demanda de estos profesionales y, ante su masiva demanda, no son pocas las compañías de venta online que están comenzando a reclutar a sus propios repartidores.

Para desempeñar este puesto es imprescindible estar en posesión del carnet de conducir de coche, moto, furgoneta o camión en función del tipo de mercancía que se distribuya.

Su retribución oscila entre los 15.000 y 25.000 euros anuales, variando en función de los años de experiencia.

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*