fbpx

¡Sí se puede encontrar empleo! 110 personas en riesgo de exclusión lo han hecho en sólo una semana

Por Arancha Jiménez, @AranchaJC 
Directora de Operaciones de la Fundación Adecco

Gracias a la colaboración de empresas comprometidas y responsables, y a la superación y motivación de las personas, me complace poder afirmar que la Fundación Adecco ha encontrado empleo a 110 personas en tan sólo una semana.

Es cierto que en periodo estival se reactiva la contratación, pero sin duda ésta ha sido una cifra récord, que hemos de celebrar, sobre todo si tenemos en cuenta que estas personas tienen más dificultades a la hora de acceder al mercado laboral, ya sea por tener una discapacidad, ser mayores de 45 años, mujeres con responsabilidades familiares no compartida o víctimas de la violencia de género.

Hoy os queremos contar un caso muy bonito, el de Gabriel, quien además de ser mayor de 45 años –este año ha cumplido 50- tiene una discapacidad. Dos circunstancias que pueden suponer un freno para acceder al mercado laboral, pero que no lo han sido en su caso. Os dejamos la entrevista que ha realizado el Dpto. de Comunicación.

“Tenía tantos dolores que no era ni persona”

Gabriel es valenciano y había trabajado toda su vida en la industria de la carpintería, en su última etapa como encargado, gestionando equipos. “Me sentía cómodo en este puesto pues siempre me ha gustado el contacto social, relacionarme con las personas”- comenta.

Sin embargo, todo se torció cuando se accidentó y empezó a encontrar cada vez más trabas para desarrollar su trabajo. “Fue un accidente paulatino, mi trabajo me exigía hacer muchos esfuerzos físicos y llegó un momento en el que ya no podía más, tenía tantos dolores que no era ni persona”- cuenta Gabriel.

De modo que se sometió a unas pruebas médicas, le recomendaron operarse y así lo hizo. “Después de la operación estaba algo mejor, pero aún así tenía importantes problemas de movilidad, que hoy sigo conservando. Actualmente no soy autónomo para muchas cosas, no puedo ponerme unos calcetines o atarme los cordones, me tiene que ayudar mi mujer”.

“Me sentía encerrado en un túnel en el que la luz estaba cada vez más lejos”

En esta circunstancia, y viendo las dificultades que tenía para desarrollar su puesto, la empresa de Gabriel le invitó a marcharse, sin tratar de recolocarle en otro puesto más apto o reconducir su situación “Me dijeron adiós”- comenta.

A partir de entonces Gabriel entró en un bucle de desesperanza, un bucle que duró 3 años. “Pensaba que nadie me contraría nunca siendo mayor de 45 años y con problemas de movilidad en la espalda. Pasaban los días y me sentía cada vez más hundido, como encerrado en un túnel en el que la luz estaba cada vez más lejos”.

“Un curso formativo cambió mi perspectiva”

Pero cuando Gabriel lo daba todo por perdido, por fin llegó la esperada luz. “Mi gran ayuda fue Isabel de la Fundación Adecco, quien me animó a apuntarme a un curso organizado por esta Fundación y Fremap. Este curso me inyectó rápidamente una gran esperanza, pues empecé a relacionarme con personas en una situación parecida a la mía y ello me dio mucha energía”- comenta.

Esta formación proporcionó a Gabriel el cambio de actitud que necesitaba para afrontar la búsqueda de trabajo y, poco a poco, comenzó a salir de esa espiral de desesperanza. Hasta que por fin, llegó la ansiada oportunidad.

“Ahora me siento útil para la sociedad”

“Isabel me llamó para ofrecerme una entrevista de trabajo como conserje, un puesto que no requería esfuerzos físicos. Rápidamente accedí, realicé la entrevista un lunes y el mismo viernes me llamaron para indicarme que el puesto era mío”.

Gabriel comenta que esta oportunidad le ha cambiado la vida. “No tengo palabras, lo daba todo por perdido después de 3 años, pero ahora he vuelto a ser persona. Estoy profundamente agradecido tanto a la Fundación Adecco como a la empresa para la que trabajo, por haber confiado en mí. Ahora me siento bien y útil para la sociedad y por fin he conseguido un puesto compatible con mis capacidades”.

A las personas que estén sumidas en ese “pozo” de la desesperación, Gabriel les recomienda: “entrar en algún círculo y relacionarse con gente, pues en mi caso fue lo que me hizo recuperar la esperanza y la llave que me abrió la puerta hacia un futuro mejor”.

En este camino, Gabriel no olvida la ayuda de personas clave en este proceso de recuperación: “Isabel de la Fundación Adecco; Estrella, asistente social de Fremap y el Doctor Rubio. Sin ellos no lo hubiera conseguido”.

 

 

 

Fundación Adecco
prensa.fundacion@adecco.com

Constituida en julio de 1999 fruto de la responsabilidad social que asume la firma Adecco. Su principal objetivo es la inserción en el mercado laboral de aquellas personas que, por sus características personales, encuentran más dificultades a la hora de encontrar un puesto de trabajo.