Si te gusta el deporte, tienes habilidades para el empleo

Deportes

La práctica deportiva dice mucho de la persona que la practica. Hemos querido diferenciar entre deportes colectivos, deportes de riesgo y deportes individuales.

He aquí las competencias comunes a todos los deportes:

  • Afán de superación: los deportistas nunca se quedan estancos, sino que buscan superarse diariamente. Aplicado al trabajo, no te conformarás con lo mismo: siempre te esforzarás por mejorar.
  • Capacidad para trabajar bajo presión. Los deportistas están acostumbrados a dar lo mejor de sí mismos en momentos de máximo estrés y tensión competitiva. Esta presión es la que, precisamente, les ayuda a no descentrarse y a perseguir su objetivo con más atino. En la empresa, esta cualidad te ayudará a gestionar situaciones de estrés y ansiedad, siendo capaz de trabajar rápido y eficazmente cuando la situación lo requiera.
  • Constancia: el deporte requiere perseverancia y no tirar la toalla a la primera de cambio, cualidad muy valorada en las empresas.
  • Disciplina. El deporte exige disciplina: cumplir con unos entrenamientos exigentes en horarios determinados. En la empresa, sabrás adaptarte a las normas, cumpliendo siempre los plazos establecidos.
  • Esfuerzo: todo deportista conoce bien este valor. En la empresa, tendrás siempre espíritu para conseguir tus objetivos, sin rendirte fácilmente, sabiendo emplear los recursos de los que dispones para conseguir tu fin.
  • Orientación a resultados: todo deporte tiene un fin: llegar a la meta en atletismo, encestar en baloncesto… y cada acción que realizamos va encaminada a tal fin. En la empresa sabrás aplicar este valor, realizando tus funciones sin perder de vista el objetivo final.
  • Pensamiento estratégico. Los deportes sacan nuestro lado más estratega, en el mejor sentido de la palabra. Sabemos que cada movimiento que realicemos y que cada decisión que tomemos influirá en el resultado final,. Aplicado a la empresa, este pensamiento nos llevará a tomar las decisiones más adecuadas para lograr nuestros objetivos.
  • Resiliencia. Este concepto mide nuestra capacidad para afrontar positivamente situaciones adversas. Los deportistas necesitan ser resilientes para tener un óptimo rendimiento: perder una competición puede minarles, pero siempre sacan fuerzas para hacerlo mejor la próxima vez. En la empresa, tendrás una mayor capacidad de afrontar las situaciones de conflicto y estrés.

Deportes individuales

  • Concentración. Los deportistas individuales tienen clara su prioridad en el momento en el que compiten, focalizando toda su energía en la actividad en cuestión. Aplicado a la empresa, sabrás centrarte en tus funciones y optimizarás tu rendimiento.
  • Motivación. Los deportistas que practican deportes individuales desarrollan la capacidad de automotivarse, sin ayuda externa. Su propia condición les exige generar pensamientos positivos durante la competición, desarrollando una fortaleza mental que les permite dar lo mejor de sí mismos incluso en los peores momentos. En el puesto de trabajo, esta cualidad es oro: no te rendirás y sabrás sacar siempre la parte positiva.
  • Sentido de la responsabilidad. Los deportistas individuales saben que todo depende de sí mismos y desarrollan un gran compromiso con ellos y con los que les rodean. Aplicado a la empresa, tendrás un espíritu siempre cumplidor, tomándote muy en serio tu trabajo. Te responsabilizarás de tus tareas y tus superiores delegarán en ti con tranquilidad.

Deportes colectivos

  • Capacidad para trabajar en equipo: los deportes de equipo exigen coordinación y cooperación con todos los integrantes. Aplicado al trabajo, tendrás facilidad para entenderte con tus compañeros y colaborar con ellos en la ejecución de funciones y proyectos.
  • Compañerismo. En todo deporte de equipo, esta cualidad es necesaria para el éxito. Se traduce en una relación de solidaridad y colaboración entre los demás miembros. Si el deporte te ha permitido conocer esta cualidad, en la empresa sabrás ponerla en práctica, siendo un compañero accesible y colaborador.
  • Empatía. El deporte de equipo exige ponerse en la piel del otro continuamente. En la empresa, esta cualidad nos permitirá entender mejor a nuestros compañeros y superiores.
  • Habilidades de comunicación. En los deportes de equipo, es muy necesario comunicarse continuamente, animarse mutuamente y compartir feedback. En la empresa, utilizarás el diálogo como el mejor medio para resolver conflictos y sabrás expresar tus opiniones, pero siempre respetando las de los demás.
  • Tolerancia. Los equipos son diversos y formar parte de ellos fomenta la humildad y el respeto hacia los demás. Aplicado a la empresa, serás tolerante y abierto de mente con tus compañeros, aceptando y valorando la diversidad de las personas con las que trabajes.

Deportes de riesgo

  • Autoestima. Los deportistas de riesgo tienen una gran confianza en sí mismos, que demuestran dando lo mejor de sí en las situaciones más difíciles y comprometidas. En la empresa, serás una persona segura y proyectarás esta confianza a los demás.
  • Dinamismo. El deportista de riesgo detesta el aburrimiento: siempre busca la forma de estar activo. En la empresa, este dinamismo te permitirá aspirar a la mejora continua y cuestionar continuamente los procedimientos, en aras de perfeccionarlos.
  • Liderazgo. Una de las cualidades psicológicas más comunes de los deportistas de riesgo es su capacidad para influir en los demás. Se atreven con acciones complicadas y son pioneros en su ejecución, lo que transmite a los demás admiración y respeto. En la empresa, este liderazgo hará que puedas tomar las riendas de proyectos y trabajos, incluso liderar equipos.
  • Optimismo. Sin una mente positiva, no se puede practicar un deporte de riesgo. La filosofía: “todo va a salir bien” está muy presente en su mente. Aplicado a la empresa, siempre pensarás en positivo y sabrás transmitir esta energía a los demás.
  • Polivalencia. El deportista de riesgo tiene que ser polivalente para sortear las diferentes dificultades que se le plantean. En la empresa, esta cualidad te permitirá ser “multitasking”, siendo capaz de desempeñar con eficacia diferentes funciones.

 

Este es sólo un apartado de la Guía Eres lo que te gusta. Puedes acceder a la versión completa aquí:

DESCARGA LA GUÍA ERES LO QUE TE GUSTA 

Sin comentarios

Comenta