fbpx

Joven y con discapacidad: doble talento

Según el II Informe El reto de la integración laboral del joven con discapacidad, realizado por la Fundación Adecco, un 62% de los menores de 30 años con algún tipo de discapacidad, se encuentra en situación de desempleo. Una cifra que supera en 7 puntos porcentuales a la tasa general de paro juvenil (55%).

Este dato nos invita a formularnos la siguiente pregunta: ¿es la discapacidad una dificultad añadida para que los jóvenes accedan al mercado laboral? ¿existen todavía prejuicios que lastran la incorporación de estas personas en el ámbito empresarial?

La experiencia de la Fundación Adecco en la integración de la discapacidad en la empresa demuestra que estos trabajadores aportan infinitos valores a la organización. Citaremos sólo algunos de ellos: esfuerzo, superación, capacidad de sacrificio, dosis extra de motivación, ilusión, perseverancia. Si además la persona es joven, estas cualidades se complementan con otras. Energía, creatividad, innovación o flexibilidad son sólo algunos ejemplos.

Que las empresas comprendan esta situación es sólo cuestión de tiempo. Para agilizar el proceso, es necesario reforzar las ayudas ayudas destinadas al acceso a un primer trabajo en el caso de las personas con discapacidad. Apostar por la discapacidad en una organización es apostar por la productividad.

Menores de 30- mayores de 45 años

Potenciar el empleo juvenil no significa excluir a los trabajadores más veteranos. El mercado laboral de nuestro país asiste a un importante reto: abrir los ojos a los jóvenes que se incorporan a un primer empleo y no discriminar a los mayores de 45 años por su edad. ¿Acaso hoy en día una persona de 50 años no está en la plenitud de su vida laboral, con un cúmulo de experiencia y bagage únicos? Las empresas deben aprovechar la potencialidad de estos trabajadores y combinarla con la fuerza laboral juvenil. En otras palabras: gestión de la diversidad.

¿Cómo hacerlo? Es sencillo. Apostando por procesos de selección “ciegos”. Es decir, asumiendo que el talento no entiende de edad, sino de capacidades, conocimientos y voluntad. Dejando atrás los prejuicios y los estereotipos. Dejándonos sorprender por las personas y por su capacidad para adaptarse al cambio.

Si el talento sólo tuviera entre 30 y 40 años, estaríamos limitando mucho nuestra capacidad para crecer, superarnos y avanzar.  Pensemos en ello y atrevámonos a evolucionar.

Impacto en prensa

La noticia ha sido publicada en Europa  Press, ABC, RRHH digitalEl Confidencial o Directivos y Empresas, entre otros.

Fundación Adecco
prensa.fundacion@adecco.com

Constituida en julio de 1999 fruto de la responsabilidad social que asume la firma Adecco. Su principal objetivo es la inserción en el mercado laboral de aquellas personas que, por sus características personales, encuentran más dificultades a la hora de encontrar un puesto de trabajo.