fbpx

Mercedes deBellard retrata por primera vez la discapacidad para reivindicar la inclusión

Mercedes deBellard es una artista jienense cuyas obras se centran en retratos muy humanos de colores cálidos y con una técnica que combina el diseño gráfico y la ilustración. Saltó a la fama en 2018 como artífice de los carteles de la Feria de San Isidro de Madrid y desde entonces los encargos se multiplicaron. Sin embargo, nunca había tratado el tema de la discapacidad y la inclusión hasta que el año pasado se vio inmersa en el proyecto Ability Week 2020 de la Fundación Adecco. En él fue la encargada de retratar a seis personas con discapacidad que con su testimonio buscan reivindicar su inlusión social y laboral.

La presencia de la discapacidad en el mundo del arte y la cultura aún es aún muy escasa, por lo que estas obras cobran un valor no sólo artístico, sino también sensibilizador: son un llamamiento a descubrir la belleza también a través de las personas con discapacidad, cuyas miradas, sentimientos y dignidad son igual de valiosas que las de cualquier persona.

Hemos hablado con Mercedes sobre este proyecto y su carrera profesional.

Mercedes, ¿cuándo nace tu amor por el dibujo?

Siempre he dibujado, desde que era muy pequeñita. Mi padre siempre fomentó tanto el dibujo como la pintura en mí, hasta tal punto que cuando crecí decidí estudiar bellas artes.

 

¿Dónde encuentras la inspiración?

En casi cualquier parte. Siempre estoy guardando imágenes y haciendo fotografías de casi todo lo que me parece a simple vista bonito, bien sea una forma, una paleta de color, una foto de una persona, todo sirve a la hora de crear.

¿Cuáles fueron tus referentes? ¿Alguno con discapacidad?

Uf, tengo muchísimos referentes. Pero por nombrar a alguno de los clásicos, Gustav Klimt, Manet, Vang Gogh, los prerrafaelitas, y un largo etcétera.

En tu fuero interno como diseñadora, ¿eres de papel o de digital?

Empecé dibujando siempre en papel, con acrílicos y acuarelas, pero cuando me volví profesional empecé a trabajar en digital. Supongo que la rapidez y la facilidad para los cambios y enviar las imágenes a los clientes hace que este medio sea el más idóneo para la profesión, o al menos para mi.

¿Cómo definirías tu estilo?

Yo me considero ecléctica. Es cierto que me he especializado en el retrato, y casi todos los encargos que me llegan son retratos, pero me encanta probar cosas nuevas y pasar página cuando hay que hacerlo. No me da miedo enfrentarme a nuevos retos.

¿Te consideras una artista inconformista?

Mucho. Pienso que siempre puedo hacerlo mejor, pero normalmente no me da el tiempo.

Tu carrera ya era dilatada antes del boom mediático que causó tu aplaudido trabajo para la Feria de San Isidro de 2018 impulsado por el Ayuntamiento de Madrid. ¿Qué supuso para ti este encargo?

Fue un encargo muy bonito. Me regaló mucha seguridad en mi trabajo, gracias a todos los cumplidos que me hicieron. A nivel profesional, pues fue un escaparate increíble para mi carrera, si que he notado que el número de encargos después de aquello ha ido creciendo.

Has ilustrado a seis personas con discapacidad, ¿es la primera vez?

Si, primera vez y muy emocionada con este proyecto tan bonito.

¿Por qué te decantaste a hacerlo?

Me pareció una causa que lo merecía. A veces tengo la suerte de poder elegir qué proyecto hago y cuál no, en este caso ni me lo pensé, merecía la pena trabajar en un proyecto con base social y de inclusión, es todo un lujo para mí, que a veces en los encargos puedas participar de algunas reivindicaciones que compartes.

Se deriva de ti sensibilidad social y empatía con las causas sociales, artista con un marcado carácter feminista y animalista, este trabajo habla sobre diversidad, talento e inclusión, sobre la reivindicación de los derechos de las personas con discapacidad en la sociedad, ¿cómo puede concienciar tu trabajo y servir a la causa?

Me gustaría pensar que si, que de alguna manera ha servido y sirve para concienciar, ya sea por el simple hecho de haber creado una imagen que llame la atención de alguien, y que enseguida se pregunte el porqué de esa imagen y de allí surja algún tipo de reflexión.

¿Qué te han evocado las personas que has retratado?

Me pasa casi siempre, que cuando termino un retrato, tengo la sensación de que los conozco un poco, aunque solo sea por la mirada, o el gesto de la cara, ya se han convertido en alguien cercano a mí.

Un buen ilustrador ¿nace o se hace?

Se hace, por supuesto, como casi todo en la vida. La constancia y el trabajo duro es la clave del éxito.

¿Qué le dirías aquellos que no piensan como tú y creen que el talento solo reside en unas pocas personas, y si me apuras, en esas personas que no tienen discapacidad?

Que obviamente están equivocados, y no hay más que mirar hacia fuera. En general la gente se obsesiona demasiado con las cosas que no pueden hacer, y se olvidan de todo lo que si, y se pierden todo eso. Al final, como casi todo, es cuestión de mirar con una buena perspectiva.

Como activista por la igualdad entre hombres y mujeres y defensora de los derechos de los animales, ¿de qué color dibujas la sociedad del futuro?

Pienso que soy muy positiva, y creo que las cosas van mejorando poco a poco. Cada lucha lleva su tiempo, y no tengo ninguna duda de que cada una de ellas conseguirá su victoria.

 

Haz clic en cada una de las imágenes para verlas a tamaño completo:

gonzalo
gonzalo.gil@adecco.com