Allende López: “se habla del sector de las personas con discapacidad pero no hay 2 personas con discapacidad iguales” - Azimut
17992
post-template-default,single,single-post,postid-17992,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Allende López: “se habla del sector de las personas con discapacidad pero no hay 2 personas con discapacidad iguales”

Allende López: “se habla del sector de las personas con discapacidad pero no hay 2 personas con discapacidad iguales”

Aprovechando que Allende López nos visitaba en la semana “Yo Quiero Yo Puedo” para presentar una de las jornadas de la semana, hemos querido entrevistarla para que nos cuente su experiencia como consultora de inclusión y coach en la película Campeones.

¿Cuál ha sido tu papel en la película Campeones?

He trabajado como Coach de los actores y como asesora de inclusión del resto del equipo. Nuestro trabajo específico con los actores ha ido muy enfocado a la memorización y accesibilidad del texto. Es decir, si una palabra no la entiendo, la modifico, busco una palabra que se entienda mejor. También nos encargábamos del acting, el interpretar el personaje, hacerlo suyo, entenderle, conocerle bien y saber cómo actúa.

Como asesora de inclusión mi rol ha estado muy vinculado sobre a todo a Javier Fesser y a los productores a la hora de dar forma a la película y no cruzar esas líneas que son tan delgadas. Cualquier cosa que chirriaba en algún contexto en cuanto a terminología o escenas.

Por poner un ejemplo, en una escena de la película en la que los protagonistas salen corriendo hacia la playa, se dio la circunstancia de que, de manera natural, dos actores se daban la mano. En cualquier otra circunstancia no tendría ninguna importancia, pero en este contexto le daba un toque de infantilidad y decidimos que era mejor cambiarlo. Consistía en eso; en dar esos matices para que no se cruzara nunca esa línea.

También es cierto que fue muy poco necesario el asesoramiento porque Javier ya tenía el concepto totalmente claro e interiorizado. Yo creo que su mente privilegiada le hace estar en una verdad siempre a la que es difícil de llegar de manera artificial. Pero que yo estuviera ahí le daba tranquilidad a él y al sector de las organizaciones, porque se aseguraba que la película se estaba haciendo con respecto, con cuidado y teniéndonos en cuenta.

¿Cómo entraste en este proyecto? ¿Cómo se pusieron en contacto contigo?

Llegaron ellos a nosotros. Yo soy gestora cultual y dirijo el área de cultura del Grupo Amás, donde me dedico específicamente a asesorar proyectos que tengan que ver con la gestión cultural, normalmente de las artes escénicas (aunque nunca habíamos hecho nada parecido a Campeones). También me dedico a facilitar todo el proceso de inclusión de una persona en un proyecto, desde el asesoramiento de una persona hasta el apoyo a la compañía, al director… lo que sea que esté al otro lado para facilitar la inclusión.

Cuando comenzó el casting de Campeones, la productora contactó con el grupo Amás como una organización más de las que traía gente; tuvimos muy buen feeling y yo les dije que contaran con nosotros si necesitaban algo en cuestiones asesoramiento. Una vez eligieron a los 10 “campeones” me llamaron para estar con ellos en el proceso previo, el rodaje y el post rodaje para asesorarles en todo. He sido como la conexión con el mundo.

¿Habías hecho algo parecido?

Habíamos hecho muchos proyectos de inclusión, pero no en cine ni tan grandes. Habíamos trabajado con compañías de danza, de teatro musical, orquestas sinfónicas… proyectos más en esa línea.

“Javier Fesser no tenía contacto previo con  personas con discapacidad, pero sí la capacidad de empaparse de las cosas de forma natural: ahí gana en la visón que ofrece al mundo”

¿Cómo ha sido el trato con Javier Fesser? ¿Podrías contarnos alguna anécdota del rodaje?

Yo he alucinado trabajando con Javier Fesser porque tiene la capacidad de empaparse de las cosas y hacerlas suyas. Él no tenía experiencia ni contacto previo con personas con discapacidad, pero eso te hace tener una naturalidad que no tenemos los que estamos ya de lleno en esto. Ahí gana en la visión que ofrece al mundo.

Ha tenido claro desde el primer momento que estaba trabajando con 10 actores, bueno con 11 contando a Javier Gutiérrez, y ya está. Cada actor es diferente; el propio Javier Gutierrez también tiene sus necesidades en un momento determinado, como las puedo tener yo o como las puede tener cualquiera. El director ha entendido esto al momento “estoy trabajando con 11 actores, diferentes entre ellos, y tengo que saber lo que a cada uno le puedo pedir, le puedo dar, cómo lo tengo que pedir y cómo lo puedo dar.”

Su proceso de mimetización ha sido camaleónico. Recuerdo el primer día, mientras grabábamos, que él daba indicaciones diciendo: “ ¡a la derecha, a la derecha (…)!” y yo le sugerí que, en vez de “derecha” e “izquierda”, tomara como referencia cosas del escenario, como por ejemplo “hacia la ventana” o “hacia la pared”. Y ya está, no hizo falta nunca más decirle nada: de manera natural, entendió ese concepto de accesibilidad general. Si un actor debía mirar a un punto concreto, ponía una pegatina de referencia y hacía muy sencillo el rodaje, ya fuera para los campeones o para cualquier actor novel. Ahí ha estado la magia de la película.

 “Campeones no se hizo pensando en dar un mensaje de inclusión, sino en hacer un peliculón”

Campeones es la herramienta de visibilidad más potente que tenemos y que vamos a tener nunca. Y yo creo que esto se debe, precisamente, a que no la hemos hecho nosotros; los que trabajamos habitualmente con la discapacidad.

No se ha querido dar un mensaje de inclusión, sino que se ha querido hacer un “peliculón”. No se ha dicho “voy a hacer una película inclusiva”, sino que se ha dicho “voy a hacer un peliculón”, voy a hacer la comedia del año y voy a utilizar la inclusión como una herramienta para hacer este peliculón. Yo creo que esa ha sido una de las claves del éxito.

¿Qué errores crees que comete la gente que no está acostumbrada a la discapacidad cuando convive con ella?

Tantas cosas… a nivel general, y sin entrar en los matices de infantilización, el pensar que no te entienden. Por otro lado, creo también que hay un error fundamental de base y es que se generaliza, se habla del “sector de las personas con discapacidad”. Esto no existe; no hay dos personas con discapacidad iguales, al igual que no hay dos personas sin discapacidad iguales. El primer error de base es pensar “Ay, es que todos son tan…” “todos hacen…” “todos quieren…” Pues no, las personas con discapacidad son personas, y como tal, individuales.

Y el segundo error, a nivel social, es entender que hay un “ellos” y un “nosotros”; un “personas con discapacidad” y un “personas sin discapacidad”. Deberíamos empezar a tener la concepción de que todas las personas son diversas, y que todas las personas, en algún momento, necesitamos un apoyo para algo. Me da igual para la que sea: hay gente que no conduce y que necesita que los lleven a algún sitio, gente que no conoce un idioma y que necesita que le acompañen cuando va a una reunión con extranjeros… Y hay gente que no puede ir sola en el metro porque se desorienta; eso es un apoyo. Me da igual si tienes o no tienes discapacidad, eso nos puede pasar a cualquiera.

¿Qué recomiendas para superar prejuicios de la sociedad respecto a la discapacidad?

Recomiendo ver Campeones (risas). Y no es broma, porque hemos intentado durante mucho tiempo lanzar al mundo este mensaje de normalización, de individualidad, de que no pasa nada por tener o no tener y Campeones lo cuenta muy bien. Quizá no es la única receta, pero ver la peli cambia mucho la percepción. Yo lo he notado muchísimo desde que se ha estrenado, dentro de la industria cultural he notado una gran diferencia en cómo la gente se acerca. Recomiendo también acercarse a una organización a disfrutar de la vida con toda normalidad y toda la diversidad.

“El humor es una maravillosa herramienta para que empecemos a evolucionar en la sensibilidad que tenemos hacia la discapacidad”

Normalizar a través del humor, como en la película, ¿crees que tiene algún riesgo?

El humor es una maravillosa herramienta para que empecemos a evolucionar. Tiene riesgos porque siempre hay posibilidad de malinterpretación, pero cuando se hace con una determinada intención, y se cuida, está totalmente licitado y es positivo.

¿Qué es lo que más te ha gustado de la película Campeones?

Todo (risas) Absolutamente todo. Me ha encantado el proceso del rodaje porque para mí ha sido una experiencia maravillosa.

Pero con lo que más satisfecha me he sentido ha sido con lo mucho que la productora y la distribuidora  han tenido en cuenta nuestra opinión en todo momento. En todas las reuniones de toma de decisiones, cuando había que decidirse por un cartel u otro, esta frase o aquélla…  he estado yo en representación del movimiento asociativo. Creo que ha sido también clave del éxito.

“Si las personas con discapacidad pueden hacer una película, ¡qué no van a poder hacer!”

¿Crees que esta película ayudará a normalizar la discapacidad en la sociedad de cara a inclusión laboral?

No tengo ninguna duda. Creo que se ha lanzado un mensaje claro a los que tradicionalmente asociaban el empleo de personas con discapacidad al sector servicios o sector manipulados, pero si pueden hacer una película, qué no van a poder hacer. Como profesionales pueden hacer todo lo que se propongan.

Hay que abrir las miras a los sectores en los que estábamos teniendo presencia. Hasta ahora, en la cultura, por ejemplo, no había una presencia de personas con discapacidad a nivel laboral y ahí hay trabajo no sólo en perfiles artísticos, no sólo como actores. En Campeones había un ayudante de producción con discapacidad todo el rodaje, se puede trabajar como acomodador de sala en teatros, en las taquillas de los conciertos para la venta de entradas… y en el resto de sectores, igual.

Gonzalo Gil Narbón
gonzalo.gil@adecco.com
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.