fbpx
Conciliación, familia y discapacidad. Algunas propuestas
18405
post-template-default,single,single-post,postid-18405,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Conciliación, familia y discapacidad. Propuestas

Conciliación, familia y discapacidad. Propuestas

Conciliación, familia y discapacidad. Potenciarla ha de ser un asunto Estado, en un contexto en el que muchos trabajadores se ven abocados al abandono total o parcial de su carrera, debido a unas responsabilidades familiares que no pueden compatibilizar con su desempeño profesional. La Administración Pública debe proporcionar un marco legal que, acompañado del compromiso de las empresas, permita que dicha conciliación sea real y efectiva.

La Fundación Adecco establece algunas propuestas para potenciar la conciliación efectiva en las unidades familiares que cuentan con personas con discapacidad.

Conciliación, familia y discapacidad. Medidas dirigidas a la Administración Pública

– Reforzar la legislación vigente en materia de conciliación, familia y discapacidad.  Por ejemplo, acelerando la aprobación de un Pacto Nacional para la Conciliación Familiar y la Racionalización de Horarios, que aporte soluciones definitivas para lograr la conciliación efectiva de las familias que tienen personas con discapacidad, destinando un mayor porcentaje del PIB a las familias. Como soluciones concretas, puede plantearse el incremento de la infraestructura de servicios de atención a personas dependientes para evitar que los trabajadores se vean abocados al abandono total o parcial de su puesto de trabajo o la ampliación de ayudas económicas por nacimiento de hijos con discapacidad y en sus primeros años de vida.

– Introducir la discapacidad como supuesto en el Estatuto de los Trabajadores (artículo 34.8). Esta legislación establece que el trabajador tendrá derecho a adaptar la duración y distribución de la jornada laboral para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en los términos que se establezcan en la negociación colectiva o en el acuerdo a que llegue con el empresario respetando, en su caso, lo previsto en aquella. Sin embargo, esta normativa no contempla el supuesto discapacidad como excepción, de modo que las necesidades adicionales de las familias con personas con discapacidad no quedan cubiertas. A este respecto, se propone promover un marco legal que amplíe esta normativa, garantizando fórmulas como la utilización de la jornada continua, el horario flexible u otros modos de organización del tiempo de trabajo y descansos que faciliten la compatibilidad de la conciliación de la vida personal y profesional de las personas con discapacidad o de los trabajadores que conviven con ellas.

– Realizar auditorías periódicas centradas en las prácticas de conciliación permitidas a los trabajadores con discapacidad o que conviven con ellas. De modo que puedan evaluarse estas medidas y obtener cuantificadores objetivos para su evaluación y mejora, así como aplicar políticas sancionadoras en caso de que la organización no desarrolle las prácticas de conciliación exigidas por la legislación.

– Gratificar a las empresas que desarrollen fórmulas adicionales de conciliación a las establecidas por la ley, poniendo especial énfasis en la discapacidad. Mediante la reducción directa de impuestos y a través de reconocimientos públicos. Por ejemplo, premiar la aprobación, por convenio colectivo, de flexibilizar una o varias horas al día sobre el horario fijo, para que las personas con discapacidad o sus familiares puedan conciliar sus horarios con las necesidades especiales que afrontan (sanitarias, educativas, terapéuticas, etc) que plantean.

– Impulsar las medidas de concienciación y sensibilización, mediante campañas que acerquen a la sociedad y a las empresas el valor de la conciliación como medida de productividad, que incrementa la competitividad e impacta positivamente en la cuenta de resultados.

Conciliación, familia y discapacidad. Medidas dirigidas a las empresas

– Establecer indicadores cuantificables que midan el grado de satisfacción con las medidas de conciliación de la empresa. Por ejemplo, a través de encuestas periódicas que permitan evaluar dichas medidas, así como otras que aún no se aplican pero que podrían hacerse efectivas. Realizar un seguimiento posterior a través de entrevistas personalizadas a trabajadores, incluyendo en esta muestra a aquéllos que cuentan con necesidades de conciliación especiales, como tener un familiar con discapacidad.

– Implementar la figura de un Responsable de Políticas de Conciliación en el Departamento de Recursos Humanos, con formación en discapacidad que pueda, de forma personalizada, apoyar las necesidades de conciliación de estos profesionales, estudiando las mejores alternativas para cada uno de los trabajadores.

– Crear un Comité para la Conciliación y Racionalización de Horarios, con representación de todas las áreas y departamentos, que reciba formación por parte de expertos en conciliación y discapacidad y que integre a mandos superiores e intermedios. Dicho Comité tendrá como cometido detectar y atajar las necesidades especiales de conciliación, actuando sobre ellas mediante propuestas equitativas y personalizadas.

– Promover el respiro familiar mediante beneficios sociales como campamentos o “días sin cole” que permitan a los trabajadores ofrecer a sus familiares con discapacidad iniciativas diferentes a su rutina diaria, que fomenten sus habilidades sociales mientras los empleados disfrutan de tiempo de descanso o recuperación.

– Reforzar las medidas de conciliación con prerrogativas especiales para las familias que tengan personas con discapacidad:

  • Horarios flexibles y personalizados, diseñados en función de sus necesidades individuales y de los requisitos de su puesto de trabajo.
  • Cambio de turno sin límites con compañeros, que permita modificar el horario en función de las necesidades, en los casos en que aplique.
  • Teletrabajo no ocasional como medida de flexibilización estrella para acercar la conciliación a las familias con discapacidad, siempre que las funciones del puesto lo permitan.
  • Posibilidad de abandono del puesto de trabajo por emergencia familiar sin necesidad de recuperación de horas.
  • Ampliación de los permisos de vacaciones y/o días de asuntos propios en los trabajadores con discapacidad o que convivan con ellas.
  • Tardes de los viernes a todos los trabajadores que convivan con personas con discapacidad.
  • Ampliación de la bolsa de horas para realizar gestiones personales, que puedan recuperarse en otro momento.

También puede interesarte: por qué la conciliación beneficia a las empresas

Accede al informe completo Discapacidad y Familia, de la Fundación Adecco, Previsora Bilbaína y Cidetec

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Post A Comment

*