Contratar personas con discapacidad en empresas ordinarias. 7 razones
18226
post-template-default,single,single-post,postid-18226,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Contratar personas con discapacidad en empresas ordinarias. 7 razones

Contratar personas con discapacidad en empresas ordinarias. 7 razones

Contratar personas con discapacidad no es una acción de filantropía o RSC, sino una ventaja competitiva. En eso parecemos estar todos de acuerdo, al menos en el discurso corporativo. Pero, realmente ¿encuentran las personas con discapacidad empleo en las empresas ordinarias, es decir, en los entornos convencionales de trabajo, tal como los conocemos? La realidad es que, a día de hoy, el grueso de las contrataciones sigue produciéndose en el ámbito protegido, en Centros Especiales de Empleo, entornos integrados por un 70% de personas con discapacidad.  Ver diferencias entre empleo ordinario y empleo protegido.

Sin desestimar la incuestionable misión social de los Centros Especiales de Empleo, no debemos olvidar el hecho de que la ley les concibe como un sistema de protección transitorio, un paso intermedio cuyo fin, siempre que sea posible, debe ser la empresa ordinaria, por ser ésta el máximo exponente de inclusión laboral. No en vano, en la empresa ordinaria  las personas con discapacidad desempeñan las mismas funciones que cualquier otro profesional, en el mismo espacio y bajo las mismas condiciones. Lo que está sucediendo, sin embargo, es que los Centros Especiales de Empleo -tan necesarios- se están convirtiendo en un fin en sí mismo y no en un medio: no representan un trampolín sino que constituyen destino. Ver legislación Centros Especiales de Empleo.

Pero ¿qué hay detrás de esta realidad? ¿por qué en la práctica cuesta tanto la incorporación de personas con discapacidad en el ámbito ordinario?  Detrás de las muchas respuestas que puede tener esta pregunta, destacan los prejuicios, los estereotipos, el temor, la falta de experiencias previas, las dudas… en definitiva, obstáculos irracionales que merman el talento y la competitividad de la empresa.

En este artículo queremos ayudarte a vencer estos escollos, a través de razones de peso que te ayudarán a entender mejor qué ventajas tiene la incorporación de personas con discapacidad en la empresa ordinaria.

7 razones para contratar personas con discapacidad en empresas ordinarias

1.- Cumples, de forma directa, con la Ley General de la Discapacidad.  La LGD exige a las empresas de más de 50 trabajadores la obligatoriedad de incorporar un porcentaje de empleados con discapacidad no inferior al 2%. Por tanto, la incorporación de trabajadores con discapacidad  es la vía directa para el cumplimiento de la normativa. Si la organización no puede cumplir con la ley a través de la contratación directa, debe alegar razones de carácter productivo, organizativo o económico y acogerse a las llamadas Medidas alternativas.

2.- Accedes a beneficios fiscales. Las empresas que incorporan trabajadores con discapacidad tienen acceso a interesantes beneficios fiscales, que varían en función del tipo de contratación o grado de discapacidad de los profesionales. Consulta los beneficios, no sólo  fiscales, de contratar personas con discapacidad.

3.- Potencias la inclusión, en su máximo exponente, y normalizas la discapacidad.  La inclusión se produce en su máxima expresión cuando el trabajador con discapacidad convive con profesionales que no la tienen -aunque en ciertos casos sea necesario ajustar algunas tareas a las necesidades del trabajador-. Es entonces cuando la discapacidad pasa a un segundo plano y prevalece el talento, las capacidades y las competencias. El trabajador con discapacidad alcanza  la plenitud de su realización personal y profesional y, a su vez, el resto de trabajadores eliminan multitud de barreas y prejuicios. En definitiva, se normaliza la discapacidad. 

4.- Refuerzas tu RSC y reputación. La contratación de personas con discapacidad en la empresa ordinaria -siempre que no se realiza como mera acción cosmética- constituye un elemento a poner en valor en las políticas de RSC  y en las Memorias de sostenibilidad. Se trata de una práctica que refleja la contribución empresarial a una sociedad más ecuánime, inclusiva a e igualitaria. Todo ello refuerza  la imagen de la compañía y su reconocimiento social, convirtiéndola en un referente para otras organizaciones.

5.- Avanzas en tu estrategia de Diversidad & Inclusión. Una estrategia optimizada de Diversidad & Inclusión contempla procesos de selección que no limitan el talento a un perfil determinado, sino que se centra en habilidades, actitudes, valores y experiencias, obviando aspectos externos de una persona como la edad, el género o la discapacidad.  No se trata de incorporar a personas con discapacidad por filantropía, no, sino de erradicar todos los prejuicios y estereotipos que siguen lastrando su incorporación y empobreciendo tanto a la empresa como a la sociedad en su conjunto. Así, incorporando personas con discapacidad, la política de Diversidad se refuerza de forma natural, dando como resultado una cultura corporativa abierta, sin prejuicios, en sintonía con la sociedad y más competitiva, que conecta mejor con todos los públicos y evita crisis reputacionales, entre otros.

6.- Mejoras el clima laboral. Todos los profesionales desean trabajar en un entorno que valora a cada persona por lo que puede aportar, y no por factores externos que nada dicen de su productividad (etiquetas, en definitiva, como la edad o la discapacidad). La incorporación de personas con discapacidad es una muestra de la apertura de la empresa en este sentido, que refuerza los valores corporativos, revelando que la organización valora a cada persona  por su talento, sin importar sus circunstancias externas. De este modo, los profesionales se sienten más cómodos a la hora de ser ellos mismos y dar lo mejor en su trabajo diario.

7.- Atraes a los mejores profesionales. Como hemos señalado, la incorporación de  personas con discapacidad refuerza la estrategia de Diversidad & Inclusión y mejora el clima laboral;  todo ello, a su vez, potencia el employer branding, es decir, la marca empresa a nivel interno. En otras palabras, los profesionales perciben que trabajan en un entorno abierto e inclusivo y ello mejora su grado de satisfacción, así como el discurso que proyectan al exterior, que se convierte en una palanca para atraer a los mejores profesionales.

Si estás interesado en incorporar trabajadores con discapacidad a tu plantilla y tienes dudas sobre cómo hacerlo, no dudes en contactar con la Fundación Adecco.

 

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.