Entrevista al actor y formador Damián Alcolea | Fundación Adecco
21840
post-template-default,single,single-post,postid-21840,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Damián Alcolea: «El empleo tiene una importancia nuclear en la inclusión de las personas con diagnóstico de salud mental»

Damián Alcolea: «El empleo tiene una importancia nuclear en la inclusión de las personas con diagnóstico de salud mental»

La historia de Damián Alcolea es la de un actor (también formador, speaker y escritor) con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), que un día decidió compartir su experiencia personal a través de charlas y de una novela inspirada en su propia vivencia.

¿Qué te movió a compartir tu historia? ¿Cuándo comenzó tu lucha por la concienciación de la salud mental?
En 2007, cansado de buscar referentes que no encontraba, abrí un blog (Diario de un toc) en el que comencé a compartir reflexiones en torno al TOC. Sobre todo, me movió a hacerlo el deseo de romper el estigma que existe alrededor de la enfermedad mental y derribar los falsos mitos sobre el trastorno obsesivo-compulsivo.
En 2014, tuve la suerte de dar una charla en TEDxMadrid (“Romper el estigma del TOC”), publiqué mi libro ‘Tocados’ y desde entonces he compartido mi historia con todo tipo de audiencias. Desde empresas a institutos, desde facultades a cadenas de televisión o incluso el Congreso de los Diputados.

En este tiempo, ¿qué es lo que más te ha sorprendido? ¿Qué feedback has tenido o cuáles son los mensajes que más han calado?
El mensaje que suelo recibir más a menudo y que más me emociona es la resonancia de que lo que yo comparto lo viven más personas. Muchas veces con vergüenza y en soledad. Casi siempre, al terminar mis charlas, algunas personas se me acercan y comparten conmigo su historia o la de un familiar y me agradecen la naturalidad con la que hablo de diversidad psíquica. Un día, entre lágrimas, un hombre me dijo que su hijo tenía TOC y que sentían que, gracias a mi testimonio, entendían a su hijo y lo que estaba sufriendo por primera vez.

«La pandemia ha marcado un punto de inflexión en la concienciación sobre salud mental«

¿Has notado un cambio y un impulso en la concienciación sobre la salud mental y la diversidad en los últimos años?
Desde luego. La pandemia ha marcado un punto de inflexión para todo el mundo. Porque lo ocurrido nos ha recordado lo vulnerables que somos todos. De repente, la mayoría de la gente ha comenzado a ver a personas en sus círculos sufrir por malestar psíquico (ansiedad, depresión o la irrupción de una enfermedad mental). Y la sociedad se ha empezado a dar cuenta de que la salud mental nos atraviesa a todos.

En cuanto a la diversidad, mi percepción es agridulce. Cada vez se hacen más esfuerzos para lograr una sociedad inclusiva y diversa. Sin embargo, seguimos viendo cómo cierto sector de la sociedad difunde bulos sobre grupos vulnerables. Seguimos viendo cómo personas del colectivo LGTBQ sufren abusos y cómo personas racializadas son excluidas en procesos de selección de personal. Aún hay mucho por hacer y por conseguir…

¿Por qué crees que siguen existiendo tantos estigmas en torno a la salud mental?
Creo que es la forma de la gente de lidiar con algo que no quieren ver. A través del estigma y de los falsos mitos perpetúan la idea de que la enfermedad mental y la locura son algo que tiene que ver con “el otro”. Algo con lo que ellos nunca se tendrán que enfrentar. Así consiguen sentirse “seguros” en cierto modo. El problema es que perpetúan una visión que no es real y que, al hacerlo, excluyen y discriminan a una parte de la sociedad que vivimos con diversidad psíquica o enfermedad mental.

«Los estigmas sobre estas enfermedades son la respuesta de muchas personas ante algo con lo que no quieren lidiar»

¿Qué medidas serían necesarias para abordar la salud mental como merece? ¿Qué habría que hacer para que las personas con diagnóstico por salud mental tengan el espacio que merecen en la sociedad?
Creo que las principales medidas tienen que ver con la atención y el acceso a un tratamiento psicológico y humanista que permita que la persona tenga una vida plena. Nos debemos asegurar de que hay psicólogos suficientes en el sistema público de Salud para atender los problemas reales de las personas. No son aceptables las listas de espera actuales. Y también nos debemos asegurar que esos profesionales están especializados en los tratamientos más idóneos para cada trastorno o enfermedad mental.

Por otro lado, es preciso repensar la psiquiatría, eliminar las contenciones mecánicas y caminar hacia un modelo que ponga en el centro el bienestar del paciente.

Y por supuesto, nada de esto sirve si la sociedad está rota, si nuestra forma de vivir es precaria o si hay sectores de la sociedad que sufren discriminación o dificultades para acceder al mercado laboral.

¿Qué importancia crees que tiene el empleo en este propósito de la inclusión de las personas con algún problema de salud mental?
El empleo tiene una importancia nuclear. Nos ayuda en nuestra realización, nos hace crecer, nos empuja a socializar y a aprender cosas nuevas, nos permite ganar en autonomía e independencia. Está claro que las personas con enfermedad mental se enfrentan a estereotipos que dificultan su inserción social y laboral. Hay que recordar que solo una de cada seis personas con problemas de salud mental tiene empleo, y es trabajo de todos ayudar a derribarlos.

«Las personas con estos diagnósticos se enfrentan a muchos estereotipos. Es trabajo de todos derribarlos»

¿Qué le dirías a una persona que no tiene en su entorno a nadie con diagnóstico de salud mental y que piensa que es algo que “no le afecta ni le va a afectar nunca”?
Le diría que se equivoca. Que la salud mental nos atraviesa a todas las personas. Ya sabemos que una de cada cuatro personas en el mundo vive, ha vivido o vivirá con malestar psíquico. Pero además, el análisis de la situación de la salud mental actual ha revelado que la pandemia ha provocado un aumento del 25% en la prevalencia de la ansiedad y la depresión en todo el mundo. De acuerdo con la Asociación Española de Pediatría, un incremento de hasta un 47 % en los trastornos de salud mental en los menores.

La salud mental es asunto de todos y es responsabilidad de todos romper el estigma que aún prevalece alrededor de la enfermedad mental. Porque solo cuando un asunto como este nos afecta y nos importa a todos como sociedad podemos llegar a cambiar de verdad las cosas.

Elena Arranz
elena.arranz@adecco.com
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.