Por qué apostar por el empleo de los más vulnerables en la era COVID-19
19690
post-template-default,single,single-post,postid-19690,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Por qué apostar por el empleo de los más vulnerables en la era COVID-19

mujer trabajando

Por qué apostar por el empleo de los más vulnerables en la era COVID-19

El mercado laboral ha sido una de las grandes víctimas colaterales de la emergencia sanitaria.  Una crisis que ha destapado como nunca las desigualdades que siguen cerniéndose sobre algunos segmentos de la población como personas con discapacidad, mayores de 55 años desempleados de larga duración o mujeres al frente de una familia monoparental. Todos ellos ya encontraban grandes dificultades para encontrar un lugar en el mercado laboral antes de la pandemia; escollos que se veían difuminados en ciclos económicos favorables, pero que se subrayan intensamente en coyunturas adversas.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: «el mensaje es claro: hay que desterrar de forma definitiva la creencia que relaciona el empleo de las personas en riesgo de exclusión con filantropía, en pro de una visión renovada de competitividad empresarial, en la que solo las organizaciones que implementen estrategias de  Diversidad & Inclusión podrán conectar con una sociedad en continuo cambio y ser sostenibles en el tiempo».

En este camino hacia el nuevo mercado laboral pos COVID-19, más diverso y competitivo, las empresas han de tener muy claro por qué apostar por el empleo de los más vulnerables en tiempos de crisis. Y hacerlo, no solo desde la perspectiva de la responsabilidad social, sino desde el más profundo convencimiento de su talento. He aquí algunas razones, entre otras muchas:

1) PORQUE  LAS PERSONAS CON MÁS DIFICULTADES ESTÁN HABITUADAS A DESENVOLVERSE EN LA ADVERSIDAD. Si algo ha evidenciado esta crisis es la vulnerabilidad de todos los seres humanos, sin excepción. Solemos percibir esta vulnerabilidad como un atributo negativo, sin advertir que es un valor psicológico, una cualidad intrínseca al ser humano que  permite  establecer conexiones más íntimas y auténticas con el entorno que nos rodea. Las personas que ya se definían como «vulnerables» antes de la pandemia (con discapacidad, con depresión, mayores de 55 años desempleados de larga duración etc), nos llevan años de ventaja en esos sentimientos que todos hemos experimentado, en mayor o menor medida, durante estos meses:  miedo, fragilidad, indefensión o soledad. Es por ello que hoy todos ellos pueden convertirse en ejemplo, demostrando que esa vulnerabilidad es precisamente el mejor caldo de cultivo para el afloramiento de valores  como la empatía, la resiliencia, el sacrificio o la capacidad para reinventarse, tan necesarios en el actual entorno empresarial.

2) PORQUE LA PANDEMIA HA PUESTO DE RELIEVE SU INCUESTIONABLE VALOR. Probablemente habíamos olvidado la importancia de profesiones tradicionales -personal de limpieza, transportistas, cajeros de supermercado o cuidadores de personas mayores- que durante estos meses han estado al pie del cañón, alzándose como «nuevos héroes» y demostrando que el talento no entiende de edad, sexo o discapacidad. La pandemia ha revalorizado a estos ciudadanos esenciales y puesto en valor su aportación a la sociedad, dejando claro que la discriminación laboral es  un atavismo. En un país en récord de envejecimiento y ante un virus que está poniendo en jaque a nuestra economía, queda patente que nadie sobra en nuestro mercado laboral y que la actitud y los valores personales son los que verdaderamente marcan la diferencia.

3) PORQUE LA DIVERSIDAD ES IMPRESCINDIBLE PARA SOBREVIVIR EN ENTORNOS DESFAVORABLES. Los entornos homogéneos, de ideas estancas e inamovibles muestran claros síntomas de agotamiento en un contexto global y en constante evolución. Por el contrario, la sostenibilidad de cualquier organización se refuerza en la diversidad y se empobrece en la uniformización. Está plenamente constatado que la diversidad corporativa se traduce en beneficios críticos para esquivar los efectos de cualquier crisis económica : reducción de riesgos reputacionales, mayor capacidad para hacer frente a los cambios, refuerzo de la innovación, flexibilidad o generación de alianzas.  Y las personas más vulnerables de nuestro mercado son parte indisoluble de la heterogeneidad que caracteriza a nuestro mundo. Ver más sobre ventajas de la Diversidad corporativa.

4) PORQUE LA BÚSQUEDA DEL BIEN COMÚN SE HA CONVERTIDO EN TENDENCIA -Y PRIORIDAD- GLOBAL. La crisis de la COVID-19 ha dado paso a un modelo de sociedad más colaborativo, en el que la búsqueda del bien común se convierte en una tendencia y prioridad global, por encima de las necesidades o creencias individuales. Las empresas se reinventan, buscan sinergias y proliferan las iniciativas solidarias. Todos unidos contra el virus. La polarización política y social se contrarresta con la concepción de que la unión hace la fuerza porque juntos somos más fuertes. Lo que es bueno para los trabajadores es bueno para las empresas y viceversa; por tanto, incorporar a personas en riesgo de exclusión no solo repercute positivamente en su calidad de vida, sino también en la imagen de marca o en la reputación interna de la compañía. Asimismo, los profesionales que desarrollan su actividad en entornos plurales y abiertos a la diversidad, demuestran también mayores índices de satisfacción profesional, al sentir que forman parte de una organización en la que todas las personas son necesarias y valoradas de forma individual.

5) PORQUE SEREMOS CONSECUENTES CON LA AGENDA 2030.  En un contexto de pandemia mundial, se extiende la preocupación  de que se produzca una ralentización en la conquista de los Objetivos de Desarrollo Sostenible o ,incluso, un retroceso en los logros que ya se habían alcanzado. Sin embargo, estos objetivos deben seguir siendo el marco de referencia para la comunidad internacional, los poderes públicos, las empresas y la sociedad civil, siendo consecuentes con el lema  «no dejar a nadie atrás» que con tanto acierto se planteó en 2015.  Las empresas tenemos  una oportunidad histórica para demostrar amplitud de miras en un mercado más complejo y competitivo que nunca; sin nuestro compromiso, muchas personas en riesgo de exclusión podrán dar el paso definitivo a la pobreza. Por todo ello, la apuesta por la contratación de las personas con más dificultades es también un decidido apoyo a los ODS 1 (fin de la pobreza), 5 (igualdad de género), 8 (trabajo decente y crecimiento económico) y 10 (reducción de las desigualdades).

6) PORQUE TENEMOS EN NUESTRA MANO QUE LA POBREZA NO SE CRONIFIQUE EN ESPAÑA.
El VIII Informe sobre exclusión social presentado por la Fundación Foessa el pasado año cifraba en 6 millones las personas en condiciones de vulnerabilidad que podrían dar el paso definitivo a la exclusión social, en caso de producirse un empeoramiento de la economía.  Y aunque las dimensiones de la oleada de pobreza que se viene son aún difíciles de calcular, parece que estas previsiones están cerca de cumplirse. Así, esos 6 millones de personas podrían sumarse a los 8,5 millones ciudadanos en situación de exclusión que ya se contabilizaban en la era pre COVID-19. Con todo ello, el número de residentes en España en situación de exclusión social se elevaría a los 14,5 millones o, lo que es lo mismo, alcanzaría al 31% de la población, frente al 18,4% actual. Las empresas tenemos en nuestra mano evitar este fatal pronóstico si nos abrimos a la diversidad y aplicamos criterios inclusivos en nuestros procesos de selección.

#EmergenciaPorElEmpleo

En este contexto de crisis sin precedentes, la Fundación Adecco activa #EmergenciaPorElEmpleo, una iniciativa urgente y extraordinaria para dar respuesta a la creciente oleada de personas en riesgo de exclusión que hoy demandan empleo como única alternativa para superar las situaciones de pobreza y exclusión. ¿Quieres apoyar este proyecto? Ver más sobre #EmergenciaPorElEmpleo.

¿Quieres que te ayudemos a desarrollar estrategias de Diversidad & Inclusión que integren de forma natural a los más vulnerables en tus equipos de trabajo? Contacta con nosotros:

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Post A Comment

*