fbpx
antes de firmar un contrato de trabajo

Antes de firmar un contrato de trabajo: las 10 cosas que necesitas saber

Firmar un contrato supone una alegría inmensa, sobre todo si es nuestra primera vez o llevamos mucho tiempo en desempleo. Sin embargo, antes de “plantar” nuestra rúbrica, existe información que debemos conocer. En primer lugar, porque es importante revisar que todos los datos son correctos y coinciden con lo que habíamos pactado (si firmamos algo con lo que no estamos de acuerdo, después será más complicado cambiarlo).

Y en segundo lugar, porque en los últimos años han emergido ofertas de empleo fraudulentas, de empresas que buscan lucrarse a costa de los trabajadores, y tenemos que evitar ser engañados.

A continuación, te dejamos algunas nociones básicas para que te familiarices con los contratos de trabajo, estés preparado cuando llegue el momento de firmarlos y lo hagas de forma  responsable, consciente y consecuente. ¡Ojo! Si eres una persona con discapacidad tutelada, el contrato deberás firmarlo tanto tú, como tu tutor legal.

1– Consigue tu Número de Afiliación a la Seguridad Social. Es lo primero que debe pedirte una empresa antes de firmar un contrato. Si no lo hace, te estaría contratando de forma ilegal. El número de la Seguridad Social es lo que te identifica como ciudadano y te incluye como beneficiario del sistema. Sin este número no puedes trabajar y además estás excluido de toda prestación social, incluido el sistema sanitario, salvo que estés en condición de beneficiario de otra persona. Para conseguir tu número de la Seguridad Social puedes acudir a cualquier oficina de la Tesorería General de la Seguridad social, pidiendo cita previa o tramitarlo de forma online en la página web de la Seguridad Social.

2- Verifica que el contrato cuenta con el Distintivo oficial del Ministerio de Trabajo. Asegúrate de que el contrato tiene, en el encabezado, el distintivo oficial del Ministerio y que se especifica que es un contrato de trabajo (ojo: si pone contrato mercantil implica que el trabajador tiene que hacerse autónomo, asumiendo los costes oportunos). En este enlace puedes descargar los modelos oficiales de contrato.

3. Revisa meticulosamente los datos de la empresa. Para asegurarte de que la empresa es de confianza, lo primero que debes hacer es informarte por internet: ¿qué aparece sobre ella cuando googleas el nombre? Todas las grandes empresas tienen página web, pero si no es conocida, debes  poner especial atención a la  información reflejada en el contrato . Siempre debe aparecer el CIF de la empresa (el número que la identifica), su razón social, el domicilio, el país y el municipio donde opera. También deben figurar los  “Datos del centro de trabajo” donde ha de especificarse el lugar físico donde desarrollarás tu trabajo. De este modo, evitarás que te manden a un centro de otra ciudad y/o país sin tú desearlo.

4- Repasa los datos personales. Este punto es más fácil. Comprueba que toda la información que aparece sobre ti es correcta: DNI, nombre y apellidos, fecha de nacimiento, nivel formativo…

5. Contrasta la jornada y la duración del contrato (cláusulas segunda y tercera). ¿Vas a trabajar a tiempo completo o a tiempo parcial? Normalmente, esta información aparece reflejada en horas semanales. Una jornada de 40 horas es a tiempo completo y suele distribuirse en 8 horas al día. En el caso de trabajar los fines de semana, también debe indicarse. Por otra parte, es fundamental que venga reflejada la fecha de inicio, si el contrato es indefinido o temporal y si existe un período de prueba.

6. Verifica que aparece el salario (cláusula cuarta). ¿Cuánto vas a cobrar? El contrato debe reflejarlo y especificar si se trata de salario bruto (antes de impuestos) o neto (después de impuestos, es decir, lo que vas a cobrar realmente todos los meses). Si se indica “salario según convenio”, deberás percibir, como mínimo, el salario estipulado por el convenio colectivo. Para conocer más en profundidad este tema puedes consultar el post diferencias entre salario bruto y salario neto.

7. Revisa el periodo de vacaciones. Suele aparecer en la cláusula quinta y es importante acordarlo previamente. De esta forma podremos evitar que nos hagan trabajar en ese período.

8. Cuidado con los anexos y cláusulas adicionales. En muchos casos, fuera del propio contrato, se incluyen algunas cláusulas. En este punto hacemos referencia a la llamada letra pequeña del contrato. Es importante dedicar tiempo a leer los anexos y todas las cláusulas adicionales del contrato, asegurándonos de cuáles son sus implicaciones y de si nos interesa o no aceptarlas.

9. Atención a los espacios en blanco. En un contrato de trabajo no debe haber espacios en blanco o apartados sin rellenar. Si detectas algo que está incompleto, coméntalo, pues toda la información relevante debe estar incluida y reflejada de forma oportuna. No firmes ningún documento en el que falte información relevante (salario, jornada, etc) o donde tengas dudas.

10. Hazte con una copia, siempre. Una vez verificado lo anterior y, si ambas partes estáis de acuerdo, se procederá a la firma del contrato. Es muy importante que obtengas una copia con el sello de la empresa y que te la entreguen en el mismo momento de firmar.

 

 

Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.