fbpx

Cómo superar una dinámica de grupo en la búsqueda de empleo

Las dinámicas de grupo son una técnica empleada cada vez con mayor frecuencia por parte de las empresas cuando abren los procesos de selección. Se trata de un primer acercamiento con candidatos potenciales que les sirve para llevar a cabo una primera criba antes de proceder a la selección de los candidatos finales.

Las grandes empresas son las que más recurren normalmente a las dinámicas grupales. A todos nos vienen a la mente grandes cadenas de supermercados o franquicias de importantes tiendas de ropa, que suelen ser los ejemplos más comunes. En la Fundación Adecco nos encontramos con muchas empresas colaboradoras que desarrollan este tipo de  entrevistas para reclutar candidatos con discapacidad y otros perfiles en riesgo de exclusión para puestos de atención al cliente y otros relacionados con los servicios.

Si asistes a alguna dinámica de grupo, es importante que tengas en cuenta los aspectos que te mencionamos a continuación:

  • Expresa tu punto de vista. Puedes argumentar, razonar, defender tu postura respecto a un tema concreto, pero sin perder los nervios o incurrir en faltas de respeto que nunca te conducirán a nada positivo.
  • Ve al grupo como potenciales compañeros. Todas las personas que asistan a estas dinámicas grupales son personas en las que puedes apoyarte. No debes verlas como “enemigos”, sino como aliados. Los reclutadores valorarán positivamente tu compañerismo y capacidad para trabajar en equipo. En definitiva, busca más el progreso del grupo que tu lucimiento personal.
  • Ten iniciativa y muéstrate participativo. Normalmente, los trabajos en los que se llevan a cabo las dinámicas grupales suelen estar estrechamente relacionados con la atención al cliente y el trato diario con el público. Por ello, es importante “romper el hielo”. De este modo, demostrarás a los reclutadores que eres una persona con iniciativa y con la capacidad necesaria para resolver, cuando los haya, conflictos.
  • Aprende a escuchar y no interrumpas. Tan importante es hablar como escuchar. Hay que aprender a expresar las propias ideas, pero también a escuchar las opiniones del resto de candidatos. De este modo, demostrarás que tienes capacidad de aprendizaje y que no te obcecas en que tus argumentos son siempre los mejores.
  • Encuentra el equilibrio.  Debes saber encontrar el equilibrio entre hablar mucho y poco. En el término medio está la virtud. Si te muestras pasivo, podrás transmitir la sensación de estar poco implicado con la oportunidad laboral y, únicamente por este motivo, pueden desestimar nuestra candidatura. Pero si hablas demasiado podría interpretarse como una actitud invasiva o acaparadora, por lo que hay que encontrar el equilibrio.
  • Expón siempre con un orden coherente. Cuando llegue tu turno, es importante que mentalmente tengas un esquema que seguir. De este modo podrás hablar de todo lo que tienes pensado sin que nada se te quede en el tintero. Además, seguir un orden lógico transmite seguridad y convicción en aquello que quieres expresar.

Por otro lado, otros aspectos- no menos importantes- en las dinámicas de grupo son la presencia y la puntualidad. Respecto a la segunda, siempre hay que procurar llegar unos minutos antes de la hora a la que te citen; así te asegurarás de que no hay ningún inconveniente de última hora que pueda jugarnos una mala pasada.

Además, la presencia es un pilar fundamental. Hay que acudir con la vestimenta adecuada, bien aseado y evitar complementos como la gorra a la entrevista- es un poco obvio pero no está mal recordarlo- o con sortijas y joyas que puedan resultar demasiado extravagantes.

Álvaro Quetglas Pérez
alvaro.quetglas@adecco.com