fbpx

¿Discapacitado=acomodado?

Levántate y trabaja! Stop estancamiento

Dentro del inconveniente que resulta tener una discapacidad, recibimos una serie de ayudas por parte del Estado que, creo, son de agradecer. Con la pensión que recibo por discapacidad no cubro ni si quiera el sueldo de la persona que tengo contratada en casa para echarme un cable en mi día a día, pero habiendo vivido en un país como Brasil, en el que la gente se muere en las salas de espera de los hospitales, me parece egoísta no saber valorarlo. Siempre podrá mejorarse, pero creo que ser agradecido nunca está de más.

Igualmente, hasta qué punto se podría aplicar el dicho popular “dale un pez y comerá hoy; enséñale a pescar y comerá siempre”.

“Yo ahora ni loco trabajo.. a vivir de la pensión!¨
Me acuerdo la sensación que me provocó escuchar tal composición de palabras.
Sentimientos de rechazo y mediocridad invadieron mi cabeza. No somos máquinas de trabajar,  pero la actitud de “discapacitado=acomodado” no va conmigo.

La gente con discapacidad somos los primeros que luchamos contra las etiquetas. Etiquetas que nos desmerecen como profesionales e incluso como personas capaces de realizar ciertas actividades. Es cierto que la discapacidad afecta de diferente manera dada la persona, y mi dolor seguramente sea diferente al tuyo, pero el esfuerzo que estés dispuesto a realizar por tu independencia dice mucho más de ti que quedarte de brazos cruzados. Por supuesto que estás en tu derecho y es totalmente válido, pero -al menos yo- prefiero ganarme las cosas gracias a mi esfuerzo y no a mi discapacidad.

Toda ayuda es bienvenida, y haciendo click aquí podrás encontrar de manera orientativa las utilidades del reconocimiento de tu grado de discapacidad.

Elena Buitrago Polanco, 29 años.
Forma parte del equipo de comunicación de Fundación Adecco, a Elena la reconocerías fácilmente por ir derrapando con su silla eléctrica mientras escucha música electrónica con una sonrisa de oreja a oreja. Un accidente deportivo la dejó sentada en una silla algo diferente a la de la mayoría pero eso no la impide hacer lo que más le gusta, seguir acumulando experiencias y que “le quiten lo bailao”

elena
elenabpolanco@gmail.com
Sin comentarios

Comenta