fbpx

¿Por qué no me contratan?

Esa es la pregunta que muchos de los desempleados que acuden a la Fundación Adecco nos formulan. “¡Pero si cumplo con todos los requisitos de la oferta!

Indudablemente, el mercado no siempre acompaña y el factor suerte está ahí, pero  si llevamos mucho tiempo parados llega el momento de hacer un ejercicio de autocrítica y plantearse qué está fallando en nuestra búsqueda.  Detectar puntos de mejora nos ayudará a corregir algunos tics y a encontrar ese trabajo que nos merecemos. ¡Te contamos cuáles son los fallos más frecuentes!

1) No estás orientando bien tu búsqueda. Buscar empleo no quiere decir echar nuestro CV a todas las ofertas de manera indiscriminada, pues así sólo conseguiremos elevar nuestra frustración al ser descartados de la mayoría. El primer paso es identificar cuál es nuestro perfil profesional (qué formación y experiencia tenemos, qué nos gusta y que se nos da bien hacer) para después centrarnos en las ofertas que más se adecuan a nuestro perfil. Seguro que así atinaremos mejor.

2) Llevas mucho tiempo inactivo. ¿Más de 6 meses en paro y ese espacio en tu CV aparece vacío?  Plantéate formarte en algo nuevo, que te motive y que creas que puede ayudarte: idiomas, nuevas tecnologías, etc. O haz voluntariado: la empresa percibirá que eres una persona con inquietudes y competencias intrínsecas: compañerismo, trabajo en equipo, etc.

3) Te limitas a inscribirte a las ofertas en portales de empleo. Da igual que tu currículum sea brillante, si cuando te inscribes a la oferta ya lo han hecho otras 700 personas. Es bastante probable que el reclutador nunca llegue a recibir tu candidatura. Si realmente te interesa la oferta, sé proactivo, contacta con la empresa y preséntante. Te recordamos cómo redactar un mail de autocandidatura.

4) No adaptas tu CV a cada oferta. La época en la que imprimíamos 100 copias de nuestro currículum y lo entregábamos a todas las empresas ya ha caducado. En los tiempos que corren, hemos de tener varios modelos de CV, incluso uno adaptado a cada oferta. ¿El motivo? Conectaremos mucho mejor con las necesidades de cada empresa y tendremos muchas más posibilidades de que nos contrate.

5) Tu CV tiene fallos en las fechas. Los consultores de la Fundación Adecco resaltan este fallo como uno de los más molestos: las fechas no cuadran. Asegúrate de  incluir bien las fechas de principio y fin en cada experiencia laboral y se lo pondrás mucho más fácil al reclutador. Además, cerciórate de que cada experiencia laboral sigue la misma estructura (Fecha/puesto/funciones/logros). Si eres ordenado y limpio, los reclutadores verán tu candidatura con mejores ojos y se animarán a llamarte a entrevista.

6) Tu CV ocupa más de 2 hojas. Nuevamente: ponte en el lugar del entrevistador. Recibe cientos de candidaturas al día y si le entregamos un libreto de 10 hojas, conseguiremos que pierda la atención y se olvide de nosotros. Haz un ejercicio de síntesis: resalta sólo las experiencias más relevantes y que más valor puedan aportar al puesto al que estás optando. También puedes probar a incluir un código QR.

7) No resaltas tus logros. Todo el mundo conoce las funciones de un administrativo o de un comercial. Aunque está bien que las enumeres, no te quedes ahí: incluye logros conseguidos, proyectos en los que destacaste, reconocimientos… es ahí donde estriba el valor añadido. Por ejemplo: “en mi etapa como administrativo diseñé una herramienta de excel que permitió procedimentar las reservas de viajes en la empresa con sólo unos clicks”

8) Tienes mala reputación online. Muchas veces, los entrevistadores introducen tu nombre en Google antes de llamarte para una entrevista. Si lo que encuentran es un perfil de Facebook abierto, lleno de fotos en las que apareces en bañador, bebiendo cerveza o tocando temas controvertidos (política, religión, etc), es muy posible que la empresa te descarte. En general, se buscan personas discretas, que sepan guardar bien su privacidad, pues ello denota que la empresa podrá confiar en ellos.

9) No utilizas Redes Sociales. Es el otro extremo. Hay que ser discreto, pero eso no quiere decir que no haya ni rastro de nosotros en la red. Un perfil profesional bien armado en Linkedin y Twitter, incrementará notablemente nuestras posibilidades de éxito.

10) Tu correo electrónico no es profesional. Parece una tontería, pero ¿sabes cuántos CV se reciben al día con e mails coloquiales e infantiles? Brujita28 o Vivalacerveza no son opciones válidas para incluir como contacto profesional. Crea una cuenta con tu nombre y apellidos en dominios generalistas como Gmail o Hotmail. Algo tan sencillo causará mucha mejor impresión a la empresa en la que queremos trabajar.

11) Fallas en la entrevista de trabajo. Si tu búsqueda está siendo acertada y tu CV está a la altura, entonces, seguramente, está fallando  la fase final: la entrevista de trabajo. Salir airoso de la misma no siempre es sencillo, pero hay una serie de pautas que puedes trabajar: ser puntual, vestir adecuadamente, ir bien documentado sobre la empresa y nunca, bajo ningún concepto, hablar mal de experiencias anteriores. Te recordamos los 10 mandamientos de la entrevista de trabajo.

Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

2 Comentarios
  • Marisol Arana Cruz
    Publicado en 05:22h, 17 mayo Responder

    La primera entrevista estuvo bien, la segunda ya no me fue tan bien con la persona para la que iba a ser contratada, y tengo la duda si debo hablarle a la reclutadora y preguntar el motivo por el cual no le gusto mi perfil al señor que me entrevisto. Me puedes orientar. Gracias

  • Anónimo
    Publicado en 19:14h, 30 mayo Responder

    Ni si quiera me llaman para una entrevista en una empresa de Santander Cantabria. Creo que alguien me esta molestando

Comenta