fbpx

Rozalen: “las personas con más barreras nos enseñan constantemente”

La cantante albaceteña, de 31 años, destaca por una extraordinaria sensibilidad. En sus conciertos va acompañada de una intérprete de lengua de signos que no está “a un lado”, sino que es protagonista y parte fundamental del espectáculo. Desde la Fundación Adecco hemos tenido la suerte de charlar con ella.

 ¿Qué representan para ti El Rincón del Arte Nuevo y Libertad 8?

 Son mis primeros lugares, mis primeros hogares de Madrid, sobre todo Libertad 8. En el Rincón solo toqué una vez y vinieron como 4 personas a verme. Pero mi primer concierto en solitario fue en el Libertad 8 y era mi máxima aspiración cuando llegué a Madrid. Era lo que yo quería: que me dieran una fecha en el Libertad, tocar ahí.

Una mujer cuya voz parece provenir de su misma alma y canta directa a los corazones de las personas ¿en qué se inspira Rozalén para escribir sus canciones?

En las cosas que voy viviendo y aprendiendo y en lo que veo a mi alrededor. Hay cosas que yo no vivo, pero las puedo sentir porque las vive gente cercana. Me inspiran cosas del día a día: el amor, el desamor, las injusticias y todo lo que ocurre alrededor, todo lo que nos preocupa.

Psicóloga y con un máster en Musicoterapia, hiciste tus prácticas con pacientes con Parkinson y también con personas con discapacidad, ayudándoles, a través de la música, a mejorar su calidad de vida. ¿qué te enseñaron ellos a ti? ¿cómo viviste esa experiencia?

Sobre todo, te enseñan a valorar mucho más la vida y a colocar tus prioridades de otra manera. Todo se agradece el triple y se vive con más intensidad. Creo que deberíamos estar cerca de las personas que tienen más barreras porque nos enseñan constantemente.

 La música ha demostrado tener efectos curativos: relaja el corazón, reduce la tensión y aumenta la secreción de endorfinas, un sedante natural, ¿crees que también puede contribuir a cambiar el mundo?

No sé si la música puede cambiar el mundo, pero al menos puede hacernos reflexionar. En los grandes momentos de la vida de las personas, o de la historia de la humanidad, siempre ha habido una BSO, siempre han sonado himnos y canciones especiales. Eso dice mucho de lo verdaderamente significativa que es la música para el ser humano.

Volveremos a enamorarnos y a desear
80 veces olvidarnos de alguien”

 Pasados ya algunos años del lanzamiento de uno de tus grandes éxitos, ¿qué gritarías “80 veces” 5 años más tarde?

Seguramente lo mismo, porque ante el amor y el desamor hay cosas que se aprenden y otras que parece no aprendemos. Volveremos a enamorarnos y a desear 80 veces olvidarnos de alguien.

Tu sensibilidad social es excepcional, y tu música una oda a la diversidad y a la inclusión (normalmente te acompaña una traductora de lengua de signos a tus conciertos) ¿de dónde viene ese espíritu social tan fuerte? ¿cómo nace tu interés por acercar tu música a las personas con discapacidad auditiva?

El interés por lo social me viene por la Psicología Social, que es lo que estudié. Supongo que se nace con ello. Creo que tampoco hay que aplaudirlo, porque es algo que todos deberíamos hacer.

Lo de hacer conciertos inclusivos surge de la maravillosa casualidad de encontrarme a Beatriz Romero. Colocándola a mi lado me di cuenta de que derribaba una barrera, porque los que no oyen también podían venir a disfrutar de mis conciertos.

“En mis canciones la intérprete no está a un lado, sino que es protagonista”

Canciones interpretadas en lengua de signos, canciones que pueden ser disfrutadas por todos ¿cómo ha calado esto en el público? ¿qué feedback recibes?

La lengua de signos se ha recibido muy bien. Creo que la mitad del éxito es por eso. Es original, aunque no somos las primeras en hacerlo, ya había gente que lo había hecho, aunque quizás más puntualmente. Lo innovador es que Beatriz está a mi lado, la intérprete es protagonista, no está en un lado sino que interactúo con ella, haciendo algún signo. En el campo visual entramos las dos y eso es lo innovador. Es un acercamiento para las personas oyentes a la lengua de signos, es jugar con todos los sentidos, es poesía corporal y por tanto suma a todos los niveles en el espectáculo.

 Nuestra sociedad avanza imparable para hacer frente a toda clase de violencia, en especial la de género. En tu opinión ¿cómo podríamos acabar con los “monstruos grises”? ¿qué podemos hacer para no tener la necesidad de dibujar “puertas violetas”?

No tengo ni idea. Cada uno tendrá que intentar que su pequeño mundo sea mejor, sin quedarnos parados ante las pequeñas cosas que vemos cerca y son injustas. Supongo que es lo único que podemos hacer. No sé si eso se podría extender a una dimensión más grande, pero es una gran manera de empezar.

 Rozalén, el mundo está lleno de mujeres y hombres buenos así lo dice tu canción “Girasoles”, la misma que se ha erigido como un auténtico himno de la paz y la bondad, gracias a una artista que borda sus letras desde el corazón y a una madre como es Patricia Ramírez, madre del pequeño Gabriel, que nos ha enseñado en mayúsculas el significado de la palabra amor. Desde la Fundación Adecco, os damos a las dos las gracias también de corazón.

gonzalo
gonzalo.gil@adecco.com
Sin comentarios

Comenta