fbpx

Edu Carrera: “Que un campeonato de España haya abierto las puertas a un deportista con discapacidad es un paso de gigante hacia la normalización e inclusión”

La vida de Edu Carrera es una historia de superación continua. Desde que sufriera un accidente de moto a los 16 años, y perdiera movilidad en la parte derecha de su espalda y en el brazo, no ha dejado de luchar y de competir (ha participado en varios juegos paralímpicos). Su última victoria llegó en el Campeonato de España de Esquí Alpino Masters, en el que pudo participar a pesar de tener licencia federativa de discapacidad física. Un primer puesto que tuvo que luchar dentro y fuera de la pista, ya que unas semanas antes, la Federación Española de Deportes de Discapacitados Físicos (FEDDF) había rechazado su inscripción para competir en una prueba Masters en Sierra Nevada. El esquiador y embajador de la Fundación Adecco revivió entonces episodios como los que sufrió en 1996 cuando le prohibieron participar en las pruebas de la Federación Española de Deportes de Invierno (REFDI) por su discapacidad física.

Enhorabuena por tu primer puesto en el Campeonato de España de Esquí Alpino Masters. ¿Esperabas este resultado?
No me había planteado aspirar a ningún resultado en Masters. Mi idea inicial era disputar carreras de Copa de Europa de personas con discapacidad, pero se anularon por causa de la COVID-19. Fue entonces cuando pensé en participar en esta categoría. He disputado dos carreras en Andorra y el campeonato de España y he ganado todas las carreras… ¡Todavía estoy alucinando!

¿Cómo te has preparado para lograrlo?
He tenido más tiempo porque la pandemia me ha dejado casi sin trabajo y me he volcado en los entrenamientos. Gracias al apoyo del programa de tecnificación deportiva y alto rendimiento del International Ski School (ISS) he podido entrenar con continuidad y con unos medios increíbles (marcajes específicos, cronos, material, entrenadores de alto nivel…). Es gratificante ver que, a punto de cumplir 43 años, todavía hay margen de mejora si te rodeas del mejor equipo.

Edu Carrera (en el centro de la imagen), tras ganar el Campeonato de España de Esquí Alpino Masters de Sierra Nevada.

¿Cómo fue volver a la competición después de tanto tiempo? ¿Te sentiste cómodo?
Llevaba muchos años sin ponerme un dorsal y lo echaba de menos. La competición de esquí es un deporte contra el crono, contra uno mismo. Me ha costado sentirme cómodo de nuevo; recordaba las sensaciones de cuando competía hace 15 años e intentaba esquiar como antes, aunque no lo he conseguido hasta el final de la temporada. Era más joven, tenía más fuerza y menos miedo (o respeto), por lo que ahora he tenido que dedicarle tiempo a entender los nuevos materiales y a prepararme física y técnicamente. Lo más importante es que sigo mejorando y creo que el techo está todavía más arriba.

¿Por qué decidiste volver a competir?
Desde que nos encerraron en casa hace más de un año por culpa de la COVID-19, mi vida, como la de todos, ha cambiado. Mi trabajo, aparte de ser embajador de la Fundación Adecco, está vinculado al sector servicios (una empresa de eventos, tienda y escuela de esquí, redactor en ‘Solo Nieve’) y el parón ha sido absoluto. Por ello, he tenido mucho tiempo libre. Tiempo para mí, para pensar y hacer balance.

Este tiempo ha dado sus frutos…
Mi primera idea era ver en qué punto me encontraba dentro del panorama internacional de esquí adaptado, pero esta situación incierta me ha llevado a competir con los masters y estoy feliz. Competir te obliga a ofrecer la mejor de tus versiones, a ponerte a prueba… ¡Y eso me encanta! De hecho, me he vinculado al ISS y estamos creando un programa de alto rendimiento deportivo para masters y personas con discapacidad. Hasta ahora no existe nada similar y sé que tendrá muy buena acogida.

“Competir te obliga a ofrecer la mejor de tus versiones, a ponerte a prueba. Y eso me encanta”

En estos meses también has tenido algunos problemas para poder competir con los masters. ¿A qué se debieron esas trabas?
Mi primera carrera de masters la disputé en febrero en Andorra y no hubo ningún problema. En marzo fui a Sierra Nevada a participar en una prueba inclusiva; como en categoría de personas con discapacidad somos muy pocos participantes y no hay mucha competencia, pensé que era mejor correr con los masters. Sin embargo, mi propia federación (FEDDF) no permitió mi inscripción. Me dijeron que el problema era una incompatibilidad derivada de los seguros. El caso es que no pude competir en esa prueba de masters. Tras el acuerdo que habían firmado la REFDI y la FEDDF en pos de la inclusión de los deportistas con discapacidad, pensé que estos problemas habían quedado atrás, pero me equivoqué.

Imagino la frustración.
Volvieron los fantasmas del pasado, aquellos que te dejaban fuera de la sociedad y te catalogaban como minusválido. Por eso, cuando quise participar en los campeonatos de España escribimos a todas las federaciones implicadas. Me puse en contacto con el presidente de la RFEDI, May Peus, y con el coordinador de Desarrollo, Juli Sala, y gracias a ellos, logré participar. Lo importante es que finalmente sí he podido competir y que la inclusión de los deportistas con discapacidad es un hecho real. Solo puedo dar las gracias a RFEDI y a la Federación Andaluza de Deportes de Invierno (FADI) por su apoyo.

“Estamos creando un programa de alto rendimiento deportivo para masters y personas con discapacidad. No existe nada similar y sé que tendrá muy buena acogida”

¿Qué significa para ti haber podido competir en esta carrera?
Que un campeonato de España haya abierto las puertas a la participación de un deportista con licencia federativa de discapacidad física es un hito, un paso de gigante hacia la normalización e inclusión. Si competimos en los mismos trazados y pistas, no tiene razón de ser separar a los esquiadores por tener una discapacidad. Sería igual que separar a hombres y mujeres. Entiendo que se haga siempre por una razón de volumen de participantes o técnicas (como sucede en competiciones de alcance internacional), pero no en las de carácter nacional o autonómico.

¿Qué enseñanzas sacas de este logro en Sierra Nevada?
Debemos seguir trabajando en la eliminación de prejuicios y sesgos inconscientes que lastran y frenan la inclusión de las personas con discapacidad en el deporte o en la sociedad en general. Y otra enseñanza fundamental es que estas barreras provienen incluso de dentro de las organizaciones, cuyo objetivo debería ser la eliminación de las mismas.

¿Crees que se debe flexibilizar el acceso a este tipo de pruebas a personas con discapacidad?
Rotundamente, sí. Así ha sido esta vez, y espero y deseo que se mantenga para siempre.

¿Cuáles son tus próximos retos?
Voy a seguir entrenando y mejorando mi esquí hasta que el cuerpo me lo permita. En cuanto a competir, me apetece disputar el calendario de la Copa Masters y competir internacionalmente en las Copas de Europa del calendario paralímpico.

Elena Arranz
elena.arranz@adecco.com