Objetivo profesional. Qué es y cómo definirlo

-

Qué es el objetivo profesional

Imaginemos que la búsqueda de trabajo es un edificio y que tenemos que empezar a construirlo. ¿Por dónde deberíamos empezar? Por los cimientos, ¿verdad? Los cimientos son la parte básica del edificio, lo que le sostiene, y si no construimos bien la base, nuestro edificio no será resistente y correremos el riesgo de que se desmorone. Pues bien, en la búsqueda de empleo, el objetivo profesional representa esta primera parte: es la base de la búsqueda de empleo. Por eso, si buscas trabajo y no tienes claro cuál es tu objetivo profesional, el primer paso es que pienses en ello y lo definas.

Para definir tu objetivo profesional, es importante que te hagas las siguientes preguntas: ¿en qué me gustaría trabajar? ¿Qué formación y experiencia tengo y qué se me da mejor? ¿En qué puesto de trabajo podría aportar más valor? Si puedes responder a estas preguntas ya tienes gran parte del camino hecho.

Por qué es importante definir un objetivo profesional

Un objetivo profesional bien definido te ayudará a orientar mejor tu búsqueda de empleo y a saber a qué ofertas debes optar. De otro modo, si envías tu currículum a todas partes, de manera indiscriminada, corres el riesgo de que te descarten de gran parte de ellas y lo sientas como un fracaso. Un fracaso que, sin embargo, no es real, pues no quiere decir que no seas válido ni competente: simplemente estabas optando a las ofertas de empleo equivocadas. Si por el contrario sabes bien a qué te quieres dedicar y cuál es tu perfil, te dirigirás solo a aquellas ofertas en las que realmente encajes, con lo que tus posibilidades de éxito se incrementarán de forma exponencial.

Cómo definir un objetivo profesional

Para definir tu objetivo profesional, te recomendamos que tengas en cuenta estas tres claves fundamentales:

Conócete a ti mismo

Hazte la pregunta de ¿qué o quién soy? ¿Qué me motiva? ¿Cuáles son mis intereses? Y piensa cómo te gustaría responder. 

Por ejemplo: “soy cocinero”, “soy limpiador”, “soy administrativo”, “soy ingeniera”, “soy dependiente”… Es posible que tengas más de un perfil (por ejemplo, crees que tienes posibilidades como administrativo, pero también como dependiente). En ese caso, puedes plantearte hacer 2 currículums diferentes, para cada tipo de oferta.

Identifica tus puntos fuertes

Piensa en qué se te da bien y cuáles son tus competencias profesionales. Por ejemplo: «soy trabajador», «soy organizado», «soy innovador». Identificar estas fortalezas te ayudará a construir tu discurso profesional y a responder a la famosa pregunta: ¿qué puedes aportar a la empresa? Para ayudarte a identificar estas competencias, no dejes de consultar la guía 20 competencias contra la exclusión laboral, donde encontrarás los atributos más demandados en el mercado laboral y cómo desarrollarlos.

Piensa también en tus debilidades

Identifica tres dificultades que tengas para buscar empleo y pregúntate qué puedes hacer para solucionarlas o mejorarlas, como por ejemplo, a través de la formación. 

Si crees que son debilidades que no puedes cambiar (no te gustan nada los puestos cara al público), intenta buscar aquellos trabajos donde esta debilidad no sea una exigencia para el puesto.

¿Dónde poner tu objetivo profesional en el currículum?

Teniendo en cuenta que tu objetivo profesional es un breve resumen de tu experiencia, habilidades y metas, puedes colocarlo debajo de la sección de información de contacto de tu currículum, para que los responsables de contratación puedan comprender mejor tu formación antes de revisar tu historial profesional. 

Esto en la mayoría de los casos será la primera impresión de quien eres para el reclutador.

Si quieres seguir profundizando sobre este tema, no te pierdas el post sobre las claves para definir tu objetivo profesional.

Irene Gil
Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

Compartir

Últimos posts