fbpx

Consejo 12: cómo controlar los nervios en la entrevista

Hoy os dejo este consejo de @IsaFundAdecco


Imagina que un amigo te pide que pronuncies un breve discurso el día de su boda, en la iglesia, frente a los 200 invitados. ¿Qué harías? Seguramente preparar un borrador, ensayarlo repetidamente y pedir opinión a otros amigos y familiares. Posiblemente intentarías no dejar nada (o muy poco) a la improvisación y tenerlo todo más o menos bien preparado. Pues sabes que, de este modo, cuando llegue el momento, te pondrás menos nervioso y lo harás mejor.

 Una entrevista de trabajo requiere una preparación similar. Como ya hemos repasado las pautas esenciales para tener éxito en la entrevista, me gustaría centrar este artículo en el peor enemigo que tenemos en estas situaciones: los nervios. Aparecen cuando menos los necesitamos y más nos perjudican, y a menudo nos cuesta controlarlos. Sin embargo, la buena noticia es que los nervios sí se pueden reducir e incluso eliminar. Cuanto mayor somos, mayor capacidad adquirimos para dominarlos, gracias a nuestras experiencias vividas. Cuando somos más jóvenes, nos resulta más difícil, pero también podemos poner en práctica valiosas técnicas que nos serán de gran utilidad.

Piensa que es normal ponerse nervioso en una entrevista y que los entrevistadores lo entienden. Unos nervios moderados, que se van perdiendo poco a poco, no representan ningún problema. Pero cuando llegan a bloquearnos y a dominarnos por completo, son altamente perjudiciales. Por ello, no podemos permitir que se produzca esta situación, para lo que compartiré contigo algunos consejos:

  • Desmitifica: quien te entrevista es un ser humano. Piensa que ya has llegado muy lejos siendo elegido para la entrevista y esto quiere decir que estás entre los mejores. Lo peor que puede pasar es que no seas el elegido, pero convéncete de que llegar a la entrevista ya es un logro, pues sólo lo consigue un pequeño porcentaje.
  • Familiarízate con la compañía. Infórmate y conoce todo lo que puedas sobre ella, ya que esto aumentará tu sensación de control.
  • Practica las respuestas a las posibles preguntas con algún familiar, tantas veces como sea necesario, hasta que te sientas cómodo. De este modo, cuando llegue el momento de la entrevista, evitarás el riesgo de la improvisación y las respuestas atropelladas e inconexas que ésta conlleva.
  • El día de la entrevista, levántate antes para no ir apresurado. Desayuna enérgicamente y tómate una infusión, pues ayuda a mitigar los nervios.
  • Déjalo todo preparado la noche anterior: vestimenta y documentación impresa. Así amanecerás con la mente despejada y no tendrás que preocuparte de la logística.
  • También antes de la entrevista, es ideal poder practicar algunos ejercicios de respiración antes de salir de casa, pues consiguen derribar completamente los nervios y nos producen bienestar. Inhala profundamente por la nariz y exhala despacio por la boca. Si lo haces acompañándote de música clásica, los resultados serán aún mejores.
  • Momentos antes de la entrevista, cuando estés en la sala de espera, piensa en logros que has conseguido en el pasado, ya sea en tu vida laboral, académica o personal. Esto te ayudará a convencerte de que eres capaz de muchas cosas y te sentirás más seguro.

Recuerda que si logras controlar los nervios, conseguirás proyectar una imagen personal mucho más favorable y tus posibilidades de ser el elegido aumentarán. Si notas que sigues poniéndote nervioso en las entrevistas, no te preocupes, pues es cuestión de práctica, práctica y más práctica. Segurísimo que cada vez lo vas haciendo mejor.

A partir del día 25 podrás descargarte la guía completa. Déjanos tu correo y tu nombre y te enviaremos la guía completa para descargarla ese mismo día.




Etiqeutas:
Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.