fbpx
Foto del CV

¿Cómo debe ser la foto del currículum (CV)?

En España, incluir foto en el currículum (CV) es una práctica muy extendida y aceptada por las empresas. Es cierto que no es obligatorio, ya que lo verdaderamente importante a la hora de acceder a un empleo es la formación, experiencia y competencias. Pero lo cierto es que según datos de Infojobs, los CV con foto reciben 3 veces más visitas de los que no tienen imagen. Por eso, incluir foto en el CV puede ser una buena idea, siempre y cuando tengas en cuenta algunas pautas.  Si no sabes cómo debe ser la foto del currículum, ¡sigue estos consejos!

1.- Escoge una fotografía actual.

Cuando vas a una entrevista, tu imagen debe coincidir con la foto del currículum. Si ya han pasado muchos años o tu aspecto ha cambiado considerablemente, es mejor que te hagas fotos nuevas. Una foto antigua puede dar mala impresión y sugerir que eres una persona que no se actualiza o que no se preocupa por los detalles.

2.- Que sea una foto con buena calidad (¡nada de selfies!)

No «recortes» tu cara en fotos grandes, en las que estás con más gente, por muy bien que salgas. Olvídate también de fotos pixeladas y poco nítidas. Lo mejor es que acudas a un estudio profesional (los hay en todos los barrios y por un precio muy económico recibirás 12-24 copias de tu foto tipo carnet). Si no es posible, puedes hacer la foto desde tu propio móvil (hoy en día la mayoría hacen fotos con una calidad decente), pero tendrás que tener en cuenta algunos aspectos:

  • Pide a otra persona que te haga la foto o pon el disparador automático. No escojas nunca un selfie, pues seguramente el encuadre no sea profesional.
  • Haz la foto por la mañana o por la tarde, descartando el mediodía o las horas de mucho sol. Si la iluminación es artificial, evita el flash y trata de que no se generen sombras en tu rostro.
  • Que la foto sea un primer plano en el que salga tu rostro de cerca.
  • Opta por un fondo neutro, como explicamos en el siguiente punto.

3.- El fondo, siempre neutro. 

No te hagas la foto con pósters, frases o excesivo colorido detrás. Opta por un fondo liso, con colores suaves y neutros.

4. Viste profesional.

El currículum es por naturaleza un documento profesional y por eso tu imagen también debe serlo. No escojas una foto en la que salgas vestido de sport (salvo que sea para trabajar en un gimnasio) o muy informal. Una camisa siempre es una buena opción.

5. Que tu gesto sea amable.

La cara es el espejo del alma y es importante que tu semblante resulte amigable. Si sales enfadado, demasiado serio o con muecas extrañas, puede ser contraproducente. Siempre es mejor sonreír, si no puede ser con la boca, con la mirada. Transmitirás buenas sensaciones: dinamismo, vitalidad, cercanía, carácter afable, etc.

6. Descarta la foto de tu graduación.

Muchas personas optan por poner en su currículum la foto de la «orla» en la Universidad y no suele ser la opción más acertada. Recuerda que tienes que venderte como profesional y no como estudiante. Graduados hay muchos, pero tú eres único y tu foto tiene que diferenciarte de los demás.

Si estás buscando trabajo y tienes discapacidad, más de 45 años, eres mujer con responsabilidades familiares no compartidas y/o víctima de la violencia de género o tienes certificado de persona en riesgo de exclusión… ¡no te olvides de visitar el portal de empleo de la Fundación Adecco!

 

Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.