fbpx

#NoQuedarnosParados Paso 6. Mentoring. Busca alguien que te oriente

El networking es una pieza clave en el acceso a un empleo cualificado. Como señalábamos en el apartado anterior, es mucho más sencillo encontrar un trabajo si una persona conocida nos recomienda (de hecho, el 60% de los profesionales encuentra su primer empleo a través de un conocido). La red de contactos empieza a construirse desde la infancia, pero hay que trabajarla especialmente cuando entramos en la Universidad, pues es en este momento cuando tendremos más posibilidad de acercarnos a profesionales de nuestro sector.
¿Quién compone nuestra red de contactos?
– Familiares
– Amigos o “amigos de amigos”
– Conocidos
– Compañeros
– Profesores
– Expertos (personalidades que acuden a nuestra facultad como ponentes
o gurús de la materia).
Cuando entramos en la Universidad, hay que reforzar especialmente las 3 últimas. Es importante buscar, en nuestro entorno, personas que trabajen o hayan trabajado en nuestro sector, que nos puedan orientar, enriquecer con su visión, aportar nuevos contactos y ser la llave que nos abra las puertas de nuevas experiencias. Esta metodología se conoce con el nombre de mentoring. Se trata de una técnica de aprendizaje interpersonal donde se asigna una persona con experiencia y conocimiento (mentor) que apoya a otra, más junior, a comprender su desarrollo profesional. El abanico de mentores puede muy amplio: amigos de nuestros padres, vecinos, antiguos compañeros de nuestros hermanos mayores, etc. No nos debe dar reparo contactar con ellos, ya que todos hemos pasado por lo mismo y lo entenderán perfectamente. Desde la Fundación Adecco, apostamos por el mentoring a través del Proyecto Unidos, mediante el que universitarios con discapacidad, cuentan con el apoyo de un trabajador de una empresa de su sector, que le acompaña, aconseja y orienta (ver último apartado, página 23). Sin embargo, no hemos de conformarnos con lo que encontramos por casualidad en nuestro camino, sino que debemos ampliar nuestra red de contactos asistiendo a eventos, ferias, congresos, conferencias, cursos seminarios, etc. En estos foros, conoceremos a muchas personas en nuestra situación que pueden acabar en una empresa que demande otro profesional con nuestro perfil. E, incluso, podemos establecer un contacto directo con alguna persona que nos proporcione una oportunidad laboral. Además, este tipo de encuentros proporcionan un valor añadido esencial: el cara a cara. Si conseguimos que nos conozcan personalmente, habremos dado un paso clave.
En resumen, cuanta más gente conozca que estamos buscando trabajo, mayores serán nuestras posibilidades de que alguien se acuerde de nosotros cuando tenga la oportunidad. Lo mejor es comentar abiertamente y con transparencia qué tipo de empleo estamos buscando y qué valores añadidos podemos aportar. Ello nos ayudará a ganarnos la confianza de los demás.
Teoría de los seis grados de separación
Se le llama seis grados de separación a la hipótesis que intenta probar que cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios (conectando a ambas personas con sólo seis enlaces), algo que se ve representado en la popular frase «el mundo es un pañuelo». La teoría fue inicialmente propuesta en 1930 por el escritor húngaro Frigyes
Karinthy en un cuento llamado Chains. (Fuente. Wikipedia).

Marc Ponce
marc.ponce@adecco.com

Miembro del Departamento de Comunicación de Fundación Adecco. Además, tengo experiencia en la Responsabilidad Social de las Empresas