fbpx
Accesibilidad Universal

Llamamiento a la Accesibilidad Universal

El último censo oficial sobre personas con discapacidad en España estima que somos 3,84 millones. El 6% de la población española tiene problemas de movilidad, según el último informe del CERMI, por lo que tener un negocio u ofrecer un servicio que esté adaptado, sin barreras arquitectónicas de base, tendría que ser un imperativo en el siglo XXI.

Por desgracia, a día de hoy, no solo existen carencias de accesibilidad en el sector servicios, sino en las ciudades enteras. Europa avanza cada vez más y mejor en este aspecto y España se esfuerza por hacerlo, pero necesita mejorar. Estamos lejos aún de la Accesibilidad Universal. En nuestro país, gran parte del transporte público está adaptado, pero, por ejemplo, todavía hay muchas estaciones de metro que no son transitables por una persona que va en silla de ruedas o porta un carrito de bebé.

También contamos con muchos espacios públicos como parques, monumentos, teatros, cines, comercios y museos accesibles, de modo que, en teoría, las personas con movilidad reducida podríamos disfrutarlos sin problemas. Pero en la práctica: ¿cómo llegamos a ellos si nos topamos continuamente con elementos como bordillos, aceras con adoquines o escaleras? No existen rebajes ni rampas ni plataformas elevadoras para que podamos continuar nuestro camino como cualquier otro ciudadano.

Hacer accesibles los espacios públicos para que unos escalones no nos cambien los planes es responsabilidad del gobierno,  por supuesto, pero las empresas también deberían adquirir un compromiso certero, no sólo por realizar una contribución social, sino por un tema de competitividad.

Recuerdo estar paseando por la famosa milla de oro, la calle Serrano de Madrid, y darme cuenta de que, por mí misma, no podía acceder a muchas de las tiendas a las que hubiera entrado, y en las que posiblemente hubiera comprado, por tener un simple escalón en la entrada.

Los empresarios están perdiendo unos clientes que ingresarían una cantidad importante de dinero, pues el 6% de la población somos muchas personas. Además, hay que tener en cuenta que muchas veces vamos acompañados de familiares y amigos, que también se convierten en un potencial perdido de clientes.

El reto: Accesibildad Universal y Diseño para Todos

El ocio es un derecho fundamental para las personas con discapacidad, pero ¿qué hay del empleo? No podremos disfrutar de las actividades que nos gustan si no podemos trabajar, debido a las barreras físicas y mentales que siguen existiendo en la sociedad y en las empresas (por cierto, las barreras físicas son consecuencia directa de las mentales, pues no se atajan por un tema de actitud, seguramente).

Como usuaria de silla de ruedas, las barreras que más me afectan son las arquitectónicas, pero no quiero terminar sin destacar que existen otros muchos obstáculos. La Accesiblidad tiene que aspirar a ser universal, de modo que todos los elementos urbanos, bienes y servicios estén adaptados a la diversidad de las personas: con discapacidad física, sensorial, intelectual, etc.

El gran reto ya no es tanto adaptar o corregir lo ya existente (que por supuesto es básico), sino integrar la accesibilidad en los elementos de nueva creación, apostando por un Diseño inclusivo que, desde el principio, tome en cuenta las necesidades de todas las personas.

Accede al informe Turismo Inclusivo y Empleo, de la Fundación Adecco

elena
elenabpolanco@gmail.com
Sin comentarios

Comenta