fbpx

Jóvenes con discapacidad: su tasa de paro asciende al 62%

Los datos del informe El reto de la integración laboral del joven con discapacidad, elaborado por la Fundación Adecco y JYSK, reflejan que la tasa de paro juvenil se manifiesta con mayor crudeza entre los jóvenes con discapacidad, alcanzando el 62%. Mientras, el desempleo entre el resto de los jóvenes se sitúa 10 puntos porcentuales por debajo, en un 52%.

El reto de la integración del joven con discapacidad

Infografía Informe El reto de la integración del joven con discapacidad. Fundación Adecco

 

Entre las causas que subyacen a esta realidad, pesan mucho los prejuicios y estereotipos que aún prevalecen y que asocian a la persona con discapacidad con rotación, absentismo o menor productividad. La mayor parte de estas creencias parten de pensamientos estereotipados y del temor de las empresas ante el desconocimiento o la falta de experiencias previas.  Además, en ocasiones puede influir de forma negativa la escasa confianza de la persona y de su entorno, que asume que una discapacidad es un obstáculo para trabajar. Ello repercute negativamente en la actitud ante la búsqueda de empleo y merma las oportunidades laborales.  En este sentido, hay que tener en cuenta la escasa penetración de los jóvenes con discapacidad en la Universidad: actualmente sólo representan el 1% del total del alumnado. Además, el nivel formativo de los jóvenes con discapacidad continúa siendo inferior: sólo un 13% de los desempleados con discapacidad (frente al 23% del resto de los jóvenes) tiene estudios universitarios. Ello puede llegar a reforzar el estereotipo que asocia a la persona con discapacidad con puestos de escasa cualificación y responsabilidad.

Joven con discapacidad, ¿doble discriminación?

El acceso a un primer empleo se ha convertido en todo un reto para los jóvenes, que luchan por encontrar una primera oportunidad laboral en un mercado laboral cada vez más competitivo, y en el que se exige experiencia contrastada.

El hecho de tener una discapacidad no tendría por qué suponer un agravante para encontrar esta primera experiencia, pero desafortunadamente aún queda un importante camino por recorrer. Como destaca Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: “las empresas deben apostar por procesos de selección por competencias en los que no haya lugar a la discriminación por factores externos como puede ser el hecho de tener una discapacidad. Es decir, si la persona tiene, por ejemplo, una discapacidad que le afecta a la movilidad pero  no le impide realizar labor comercial por teléfono,  ¿por qué fijarnos en lo que no puede hacer si sus competencias se ajustan a las exigidas para el puesto? En efecto, en algunas organizaciones siguen permaneciendo argumentos que defienden la no contratación de estas personas, en muchos casos por miedo a lo desconocido. El gran reto es romper ese estigma para abrir el camino a los jóvenes talentos con discapacidad”.

Los  jóvenes con discapacidad materializan esta reflexión en cifras: un 65% opina que su condición es un obstáculo para encontrar empleo. De hecho, un 74% no indica en su currículum esta circunstancia y lo omite en las entrevistas, cuando la discapacidad no es visible.

Por otra parte, un 23% opina que la difícil situación económica afecta a todos por igual, mientras que un 12% es de la opinión contraria, defendiendo que la discapacidad beneficia en los procesos de selección.

Ver Nota de prensa El reto del a integración del joven con discapacidad

Ver informe completo El reto de la integración del joven con discapacidad

Ver infografía El reto de la integración del joven con discapacidad

Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.