fbpx

Recíclate


//

El reciclaje profesional debe ser un elemento continuo en nuestra carrera, que nos permita adaptarnos a las demandas del mercado en cada momento

Con la crisis económica, algunos puestos de trabajo habituales han ido perdiendo fuerza en favor de otros perfiles nuevos y diferentes. En otras palabras, los sectores tradicionales de actividad (servicios, industria, hostelería, construcción, agricultura) han dejado de generar oportunidades laborales en algunas de sus áreas, que puede que coincidan con las que nosotros hemos desempeñado toda nuestra vida.

Si es así, hemos de ser flexibles y aprovecharnos de las nuevas necesidades del mercado, adaptándonos a las mismas. Esto no quiere decir que lo que hayamos hecho hasta ahora no sirva de nada. ¡Claro que vale, y mucho! Sólo tenemos que cambiar un poco el enfoque, completando nuestra candidatura con nuevas formaciones y competencias que demandan las empresas a día de hoy. Para ello, te recomendamos lo siguiente:

Vence los miedos. Piensa que el cambio forma parte de la vida y que nunca es tarde para aprender. Sé consciente de que cuanto antes empieces a formarte, antes llegarás a tu objetivo. Si aplicamos a nuestra candidatura un barniz de actualidad, nuestra experiencia se convertirá en un valor añadido a la hora de competir con los más jóvenes.
Define tus objetivos. Para ello, debes preguntarte algunas cosas, ¿a qué puesto de trabajo quiero aspirar? ¿qué tipo de empresas ofertan este perfil y qué competencias demandan? ¿a qué cursos puedo optar para acercarme a mi meta? Esto es fundamental.

No hemos de caer en el error de hacer cursos por hacer: hemos de dirigirnos sólo a los que nos acerquen al objetivo que perseguimos. Importante marcarnos un objetivo realista y adecuado a la realidad del mercado laboral.

Aumenta tu red de contactos. En otras palabras, refuerza el networking, para aumentar tus oportunidades laborales en el nuevo perfil al que te diriges. Para ello, echa mano de agenda y haz lista de las personas de tu entorno que te pueden ayudar: amigos, ex compañeros de trabajo, antiguos profesores, vecinos…

Cuanta más gente sepa que buscamos empleo, mejor. Nunca sabemos dónde está la oportunidad. Lo importante de los contactos es la gestión: hay que buscar un buen momento para hablar con la persona, comentarle qué es lo que estamos buscando, en qué querríamos trabajar, y cómo creemos que pueden ayudarnos.

Una vez comentado, lo profesional es entregar una copia del CV, e inmediatamente agradecer que nos hayan escuchado. También es importante mostrar gratitud por la gestión anticipada que puedan hacer por nosotros. Como broche hay que ponerse a disposición de esa persona, intentar hacer algo por él/ella.

Si tienes más de 45 años y estás en paro, desde la Fundación Adecco te aconsejamos seguir 10 pautas clave para que tu búsqueda de empleo sea más ágil y exitosa. Puedes descargar la guía #TuEdadEsUnTesoro completa rellenando el formulario que puedes ver más abajo. Te lo mandaremos en unos minutos.


//

Etiqeutas:
Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.