fbpx

Si te gusta la música, tienes habilidades para el empleo

Si eres de los que te gusta escuchar música en cualquier momento, seguramente te identifiques con algunas de las siguientes cualidades:

  • Cuando escuchamos música, buscamos equilibrar nuestro estado emocional. En la empresa, esta habilidad te ayudará a ser más asertivo, es decir, sabrás expresar tu opinión y entender la de los demás sin ser excesivamente agresivo o pasivo.
  • Imaginación. La música nos estimula emocionalmente y nos permite desarrollar nuestra imaginación. Aplicada a tu puesto de trabajo, esta cualidad te ayudará a ser más creativo en tus funciones.
  • Sensibilidad: Destacas por tu facultad para saber percibir sensaciones y estímulos por todos tus sentidos. En la empresa, podrás transformar esta sensibilidad en empatía, humanidad y gestión del conflicto.

Y si además tocas algún instrumento, deberías sumar las siguientes competencias:

  • Afán de superación: los músicos nunca se quedan estancos, sino que buscan superarse diariamente. Aplicado al trabajo, no te conformarás con lo mismo: siempre te esforzarás por mejorar.
  • La música es creación y, si tocas algún instrumento, tendrás habilidad especial para crear y no conformarte con lo de siempre.
  • Concentración. Tocar un instrumento exige altas dosis de concentración, focalizar toda la atención en la tarea. Aplicado a la empresa, te centrarás en tus funciones, sin perder el tiempo y optimizando tu rendimiento.
  • Disciplina. La música exige disciplina: cumplir con una preparación muy exigente en horarios determinados. En la empresa, sabrás adaptarte a las normas, cumpliendo siempre los plazos establecidos.
  • Metodicidad. Los músicos acaban desarrollando una técnica en su ejecución que les facilita aspirar a la excelencia. Aplicado a la empresa, serás una persona metódica: buscarás procedimientos que faciliten tu trabajo, incrementando tu productividad y buscando siempre la excelencia.
  • Pasión. La música no es sólo procedimiento también es pasión: una pasión que marca la diferencia. Aplicada a la empresa, pondrás entusiasmo e ilusión en todo lo que haces, enfocándote en los detalles. El resultado de tu trabajo será siempre un mayor valor añadido.
  • Perseverancia. Muy relacionado con lo anterior, tocar un instrumento exige mucho empeño y dedicación, que sabrás aplicar a las tareas en la empresa.
  • Templanza. Tocar un instrumento exige mucha práctica, entrenamiento y ensayos. Si es tu caso, eres una persona que sabe que esperar y en la empresa no te precipitarás, esperando siempre al momento idóneo para tomar decisiones

 

Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.