Encontrar trabajo para mayores de 55 años

-

Según el último informe #TuEdadEsUnTesoro de la Fundación Adecco, el 85% de los trabajadores séniores cree que la edad es un factor discriminatorio en las entrevistas de trabajo. Sus esperanzas se desvanecen en un contexto en el que el 56% de los desempleados mayores de 45 años es de larga duración, frente al 45,7% de desempleados a nivel general.

Sin embargo, la experiencia de la Fundación Adecco constata que sí es posible volver al mercado una vez se supera esta edad. De hecho, el 21% de los desempleados mayores de 55 años que acude a la Fundación Adecco ha conseguido un contrato de trabajo. ¿Te gustaría formar parte de este porcentaje? Para empezar, introduce tu currículum en Fundación Adecco y/o acude a tu delegación más cercana. Nuestros profesionales pueden ayudarte a orientar tu búsqueda de empleo, pero debes saber que la mayor parte del trabajo depende de ti porque el empleo, como todo en la vida, es una cuestión de actitud.

Claves para acceder a ofertas de empleo para mayores de 55 años:

  1. No escondas tu edad: si tú no le das importancia, los demás tampoco lo harán. Si por el contrario, presupones que va a ser un problema, trasladarás este prejuicio a los reclutadores, que tendrán más reticencias a la hora de abordar la contratación. Tampoco hace falta gritar a los 4 vientos que tienes 56 o 59 años. Lo mejor es, sencillamente, no dar protagonismo a un dato que no determina tus capacidades ni tu profesionalidad. Si en una entrevista te preguntan cuántos años tienes, coméntalo con naturalidad y transparencia.
  2. Pon en valor tus logros. Tu edad te aporta competencias y habilidades intrínsecas (madurez, control emocional, templanza, etc.), pero son demasiado generales y no aportan un valor diferencial. Tanto en el CV como en la entrevista de trabajo, pon el énfasis en logros concretos que hayas alcanzado en tu carrera profesional. Por ejemplo, no son importantes las funciones que realizaste como administrativo, sino la herramienta de excel que creaste para facilitar el proceso de introducción de datos.
  3. Recíclate. Nunca es tarde para añadir formaciones nuevas a tu candidatura: idiomas, ofimática, ventas… toda competencia que añadas a tu CV te conectará con las nuevas necesidades del mercado laboral, convirtiéndote en un profesional más atractivo para las empresas. De este modo, podrás equipararte a los más jóvenes en materia de formación y tu experiencia se convertirá en un valor añadido.
  1. Cuida tu autoestima: Huye de visiones apocalípticas como “no voy a volver al mercado laboral”, tienen mucha fuerza en la mente y son muy destructivas. Siempre que se te pasen por la cabeza, reconviértelas a positivo: “antes o después encontraré trabajo”. No descuides tus aficiones (lectura, paseos, cine…) y sé consciente de que eres persona antes que profesional. Si tú te quieres, las empresas también lo harán.

Además, te proponemos leer el artículo Cómo buscar tu primer empleo a partir de los 45 años.

Irene Gil
Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

Compartir

Últimos posts