fbpx
Mano depositando en buzón

¿Qué es “trabajar en negro” y cuáles son sus consecuencias?

¿Qué es trabajar en negro? El trabajo en negro, también conocido como trabajo “en B”, irregular o sumergido, quiere decir que un trabajador presta a un servicio a una empresa y cobra un sueldo, pero sin estar dado  de alta en la Seguridad Social. Por tanto, el trabajador está totalmente desprotegido.

En el caso de los autónomos, trabajar en negro implica no darse de alta en el censo de actividades económicas, cobrando trabajos sin emitir facturas ni pagar el Impuesto sobre el valor añadido (IVA).

Hay empresas, generalmente pequeñas y/o particulares, que deciden no dar de alta a sus trabajadores en la Seguridad Social, por ahorrar costes o porque no pueden afrontarlos. Otras veces, son los propios empleados los que piden a la empresa que no les dé de alta, para seguir cobrando prestaciones (por ejemplo, el paro). Se trata de una práctica ilegal que tiene consecuencias administrativas e incluso penales.

En primer lugar, no estar dado de alta en la Seguridad Social deja al trabajador en condiciones de absoluta desprotección y, entre otras cuestiones:

– No tiene derecho a subsidio por desempleo.
– Las condiciones de salud y seguridad en el trabajo no están garantizadas y ante un accidente de trabajo, no existe derecho a indemnización.
– No está reconocido el derecho a vacaciones.
– No se puede reclamar a la empresa incumplimiento de obligaciones, como por ejemplo, salarios atrasados, vacaciones no disfrutadas, etc.
– Si la Inspección de Trabajo descubre a un trabajador cobrando en negro y a la vez percibiendo, por ejemplo, el subsidio de paro, puede sancionarle con una multa y obligarle a devolver todas las cantidades recibidas por desempleo, además de quitarle el derecho a cobrar prestaciones futuras.

Para la empresa también supone un gran riesgo. Además de enfrentarse a grandes sanciones económicas y ver mermada su reputación, existen otros muchos riesgos financieros. Por ejemplo, si el trabajador tiene un accidente laboral y decide demandar, la empresa deberá asumir la responsabilidad del accidente y todos los costes por no haberle dado de alta desde el principio.

¿Qué puedo hacer si mi empresa no me da de alta en la Seguridad Social?

Lo primero que te recomendamos es que pidas a la empresa que te dé de alta, y en caso contrario, tienes varias opciones:

  • Demandar a la organización, solicitando que te pague todas las cotizaciones que no te abonaron desde el primer día en que se inició la relación laboral. Para ello, es importante que reúnas todas las pruebas posibles para demostrar que ha existido esta relación laboral (por ejemplo, mensajes de whatsapp, correos electrónicos, etc). Si la sentencia sale a tu favor, automáticamente te convertirás en trabajador indefinido y a jornada completa, pudiendo recibir, además, una indemnización por daños y perjuicios. Otra opción es que se declare un “despido forzoso”, caso en el que la empresa tendrá que pagarte una indemnización.
  • Poner una denuncia anónima en el Buzón de Trabajo e Inspección de la Seguridad Social. No sabrán quién eres y la Inspección de Trabajo se encargará de investigar a la empresa.
  • Ponerlo en conocimiento de los sindicatos de tu empresa o sector, para que ellos te asesoren y/o ayuden a solucionarlo.

Quizás también te interese: ¿puedo trabajar sin contrato laboral?

Irene Gil Romero
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de 10 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.