fbpx
María Petit: "El ser humano es capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones" - Azimut
En plena adolescencia, un accidente de moto cambió para siempre la vida de María Petit. Perdió la vista pero no las ganas de luchar por vivir. Gracias a esta entrevista, comprobamos que las ganas y el optimismo por hacer las cosas bien, superan cualquier adversidad.
accidente, moto, vista
18581
post-template-default,single,single-post,postid-18581,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

María Petit: «El ser humano es capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones»

María Petit: «El ser humano es capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones»

Con 17 años la vida de María Petit cambió radicalmente. Un accidente de moto fue el punto de inflexión en su vida: perdió la vista pero no las ganas de vivir. Siguió adelante con superación, tesón y trabajo aceptando que, a partir de entonces, todo iba a ser diferente.

Cuando a alguien le sucede o tiene que afrontar situaciones de este tipo puede optar por dos caminos: seguir anclado en un pasado que no volverá o luchar para superar todos los obstáculos. María escogió la segunda opción y ahora es un ejemplo para la sociedad. En esta entrevista, conoceremos más detalles de una de las embajadores más notables de la Fundación Adecco.

Con 17 años algo cambia tu vida. ¿Qué sucedió?
Tuve un accidente de tráfico que hizo que perdiera parcialmente una parte de la cara y con ella mi visión y mi olfato. 

¿Te costó adaptarte a tu nueva realidad?
Pasé por distintas etapas. Primero no era capaz de reconocer y de entender lo que realmente pasó. Fue la etapa más dura; fue difícil aceptar y asimilar todo lo que sucedió. Tuve que volver a “nacer” y empezar desde cero con todo lo que ello implica. Creo que es algo que forma parte de la vida.

Pasamos por situaciones y etapas que, por el motivo que sea, tenemos que afrontar. Al final, costó superarlo, pero todos afrontamos situaciones así en nuestras vidas. Siempre hay que tratar de levantarse y seguir hacia adelante. 

¿Cuáles fueron los retos más difíciles de superar y de los que te sientes más orgullosa?
Soy una persona a la que siempre le ha gustado tener nuevos retos. En la vida puedes tener muchos retos como hacer una carrera universitaria,  viajar por el mundo o conseguir practicar un determinado deporte.

Pero cada día la vida se convierte en un reto constante y de esto es de lo que más me siento orgullosa, salir de casa y superarse con la motivación de saber que vivimos en una sociedad que no está adaptada a personas de mi condición. 

“Siempre hay que tratar de levantarse y salir hacia adelante”

¿Cuál es la mayor lección de vida que has aprendido en estos años?
El ser humano es capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones. 

¿Cómo has trabajado emocionalmente en todo este proceso?
Con diferentes técnicas. Por ejemplo, como anteriormente he mencionado, practicando yoga. Al final, cuando no vives de cara a la galería constantemente, no vives engañada con la visión errónea que tenemos de la vida. A partir de esto, tienes una capacidad de introspección muy grande y, a partir de esta capacidad, puedes conocerte mejor, autorregularte y realmente profundizar en lo que realmente importa. 

“El ser humano es capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones”

El accidente te derivó en ceguera. ¿Quiénes han sido los pilares en los que te has apoyado para afrontar lo que te sucedió?
Mi familia, los amigos y compañeros de la empresa donde trabajo.

¿Cómo valoras a España en materia de discapacidad? ¿Somos una sociedad inclusiva?
No, queda mucho trabajo por hacer. No puede ser que cada día salgas de casa y que no haya semáforos adaptados, que te encuentras con cosas que no son accesibles para las personas con discapacidad visual y todo tipo de discapacidades. En relación a la discapacidad visual, en la sociedad aún existe una falta de conocimiento considerable. 

A tu juicio. ¿Siguen existiendo muchos prejuicios respecto a las personas con discapacidad en el mundo laboral?
Sí. Las personas con discapacidad, tal y como indica el nombre, se nos ha visto con pocas capacidades. En lugar de destacar las capacidades que pueda tener esa persona y sus talentos, se ha mirado siempre para el lado incorrecto, el negativo, que es lo que solemos hacer los seres humanos. Todo esto nos conlleva a tener una serie de prejuicios. 

Cómo embajadora de la Fundación Adecco, ¿qué mensajes trasladas a las empresas para generar un cambio cultural respecto a la discapacidad?
El mensaje que traslado es uno y claro: “Todos somos capaces”. 

Álvaro Quetglas Pérez
alvaroqp.fundacionadecco@gmail.com
No Comments

Post A Comment

*