Tecnología para la inclusión de las personas con discapacidad
20304
post-template-default,single,single-post,postid-20304,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Tecnología para la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad

Mano robótica junto a mano humana

Tecnología para la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad

El décimo informe Tecnología y Discapacidad, desarrollado por la Fundación Adecco con la colaboración de Keysight, ha profundizado en cómo la revolución tecnológica puede impulsar la inclusión laboral de las personas con discapacidad. En general y, según se desprende de una encuesta realizada a 700 personas con diferentes discapacidades, la mayoría  (68%) cree que los avances tecnológicos y la digitalización son aliados para su participación en la esfera social y laboral; sin embargo, un 32% teme que la Inteligencia Artificial pueda «quitarles» el trabajo.

En la misma línea, el 70% de las personas con discapacidad manifiesta que la tecnología ha mejorado su calidad de vida global, facilitando su formación, acceso al empleo, ocio o comunicación. Los propios encuestados destacan acciones como las siguientes: “posibilidad de pedir cita médica online, sin desplazarme”, “disfrutar de películas o documentales gracias a la opción de audiodescriptor”, “pedir ayuda tan solo apretando un botón” o “conocer a otras personas en mi situación, de otras ciudades y países del mundo”.

Asimismo, un 55% de los encuestados opina que si la tecnología avanza, con nuevas herramientas y adaptaciones, su calidad de vida y autonomía podría mejorar aún más. El informe ha dado voz a las personas con discapacidad, preguntándoles sobre avances tecnológicos concretos que diseñarían si tuvieran la oportunidad,

Tecnología para la inclusión: las personas con discapacidad toman la palabra

Las respuestas han sido muy diversas, destacando un 20% de las personas con discapacidad que alude a la accesibilidad cognitiva como un gran reto que debe estar presente en las tecnologías de la información: “simplificar las definiciones complejas que emplean estamentos públicos y oficiales en sus páginas web”, “hacer accesibles las definiciones y textos indescifrables” o “simplificar los buscadores para que sean sencillos y directos, evitando las horas interminables de búsqueda en cientos de enlaces”,  han sido algunas de las respuestas.

Además, es llamativo cómo un 15% se lleva la tecnología al plano social y las emplearía para erradicar la discriminación. Llaman la atención respuestas como las siguientes: “inventar una máquina que borre los prejuicios de las personas” o “crear un detector de actitudes discriminatorias que enseñe a las personas a superar sus sesgos”.

Gran parte de los encuestados (36%) se decanta por reforzar las adaptaciones tecnológicas ya existentes, mencionando soluciones como las siguientes: “una aplicación que transforme imágenes en relieve para que los invidentes puedan visualizar objetos, a través del tacto”, “generalización de los bastones gps y con sonidos para que las personas ciegas puedan caminar por las calles” o un “vehículo capaz de sortear cualquier obstáculo o desnivel para desplazarse por la vía pública”.

Por último, un 29% apuesta por imponer la Accesibilidad Universal de modo que todos los nuevos productos e innovaciones tecnológicas sean usables por las personas con cualquier tipo de discapacidad.

¿Qué podemos hacer desde las empresas?

  • Apoyar la Investigación, el desarrollo y la innovación de tecnología accesible invirtiendo en la tecnología para la inclusión, en aras de mejorar la vida de las personas con discapacidad. Por ejemplo, a través de cátedras impulsadas por el tejido asociativo en colaboración con Universidades.
  • Apuesta integral por la Accesibilidad Universal. Es más costoso realizar adaptaciones para permitir el uso de la tecnología a las personas con discapacidad o con determinadas dificultades, que apostar desde el principio por diseños y formatos accesibles.
  • Redacción de textos corporativos en lectura fácil.  Un reto para las empresas es versionar toda su producción de textos a lectura fácil: desde los diferentes apartados de su página web hasta las nóminas.
    De este modo, cualquier usuario que acceda a la web corporativa o los propios trabajadores con discapacidad intelectual, se sentirán partícipe de los mensajes que la empresa transmite, mejorando la experiencia en la interacción con la marca.
  • Modular los sistemas de recruiting que involucren a la Inteligencia Artificial, incluyendo siempre el factor humano, de modo que las personas con discapacidad no se queden fuera de los procesos de selección, debido a los sesgos de esta automatización.

 

 

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. Más de una década profundizando en la situación social y laboral de las personas en riesgo de exclusión.

No Comments

Post A Comment