Diferencias entre Diversidad e Inclusión - Azimut
18003
post-template-default,single,single-post,postid-18003,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Diferencias entre Diversidad e Inclusión

Diferencias entre Diversidad e Inclusión

Siempre se las menciona juntas, incluso aparecen simplificadas bajo las siglas D&I. Parecen un binomio inseparable, y es que lo son. Pero,  ¿cuáles son las diferencias entre Diversidad e Inclusión?

Una cita pronunciada por la consultora de Diversidad y actual VP Inclusion Strategy de Netflix, Verna Myers , nos ayuda a entenderlo de forma gráfica: “Diversidad es que te inviten a una fiesta. Inclusión es que te saquen a bailar“. En otras palabras, Diversidad es únicamente estar ahí; mientras que inclusión implica, además, que cuenten contigo.

Para entenderlo mejor, procedamos a definir cada concepto.

Diversidad: talentos diferentes

¿Qué es la Diversidad corporativa? Se trata de un valor empresarial estratégico que responde al pool de talentos diferentes y necesarios para el funcionamiento óptimo de una empresa. Con frecuencia, trata de cuantificarse estableciendo categorías por género, edad, discapacidad, raza, etc. Sin embargo, es más difícil de contabilizar cuando se eliminan estas etiquetas y se pone el foco en los conocimientos, experiencias, valores, actitudes y genuinidad de las personas.  Estas últimas cualidades, más intangibles y menos cuantificables, son las que conforman la verdadera Diversidad, esa que es realmente interesante para las empresas. Más información sobre Diversidad Corporativa.

Sin embargo, la diversidad, en sí misma, no tiene valor. La riqueza de la diversidad la proporciona la inclusión.

Inclusión: pertenecer al grupo y sentirse único

¿Qué es la Inclusión? Se trata de un elemento empresarial estratégico que se refiere a la capacidad de gestionar e integrar las diferencias individuales en un equipo de trabajo, promoviendo la diversidad de talentos, experiencias e identidades y  posibilitando que cada profesional se sienta único, pero, al mismo tiempo, identificado con el grupo al que pertenece. La Inclusión, por tanto, es el paso hacia adelante de la Diversidad. 

El concepto inclusión es difícil de cuantificar, pues a nivel coloquial se traduce, básicamente, en “estar a gusto en el trabajo”. Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad de San Diego,  propone una interesante fórmula para evaluar este concepto tan etéreo.

INCLUSION=  Belongingness + Uniqueness / INCLUSIÓN= Sentimiento de pertenencia al grupo + Posibilidad de ser uno mismo y sentirse único

INCLUSIÓN

Así, la plena inclusión se produciría cuando nos sentimos parte del equipo, identificándonos con la misión general de la empresa, pero conservando nuestra identidad y los valores que nos convierten en únicos: estilos, habilidades, conocimientos… Cuando la inclusión aflora en su máximo exponente, cada empleado da lo mejor de sí mismo y ello impacta directamente en el compromiso, la innovación y en la orientación a resultados.

Partiendo de la metáfora festiva de Verna Myers, podríamos hacer un paralelismo en el plano gastronómico, en el que la Diversidad serían los ingredientes. La inclusión, por su parte, se referiría al resultado de su mezcla: si obtenemos una masa compacta, homogénea, donde cada sustancia conserva su sabor, pero a la vez se integra perfectamente con los demás componentes, estaríamos ante una inclusión plena. Si por el contrario el resultado es una masa quebradiza y porosa, la inclusión sería deficitaria.

Dejando a un lado analogías, procedamos a definir cada concepto.

Entre la inclusión y la exclusión hay grises

Sin embargo, no todo es blanco (inclusión) o negro (exclusión), sino que entre ambos extremos existen grises. Este diagrama, realizado por la Universidad de San Diego y que aquí replicamos traducido, lo explica de una forma muy gráfica.

1) La Inclusión se produce cuando el profesional se siente único y valorado y, al mismo tiempo, parte fundamental del equipo al que pertenece.

2) La Exclusión es el polo opuesto:  el empleado no se siente valorado ni parte del equipo.

Entre ambas encontraríamos la Asimilación y la Diferenciación.

3)La Asimilación se produce cuando el profesional se siente parte del equipo, pero a costa de suprimir o neutralizar su genuinidad, en pro del pensamiento y la cultura dominantes.

4) La Diferenciación, por su parte, se identifica con profesionales que no se sienten integrados en un equipo, pero sí valorados por talentos y capacidades que les convierten en únicos.

 

Entonces ¿cuáles son las diferencias entre Diversidad e Inclusión?

Lo primero que debemos dejar claro es que ambos conceptos son complementarios: uno no tiene sentido sin el otro.

Y, lo segundo, que la Diversidad, por sí misma, no tiene ningún valor, sino va acompañada de inclusión.

La Diversidad es el valor que pone el foco en la atracción de diferentes valores, actitudes, habilidades y competencias. La Inclusión, por su parte, es el elemento que permite extraer lo mejor de esa Diversidad en los equipos de trabajo, posibilitando que cada profesional se sienta identificado con la misión empresarial, pero valorado por los atributos que le convierten en único.

Así, la Inclusión da sentido a la Diversidad. Y la Diversidad es la antesala a la INCLUSIÓN plena y verdadera.

 

Irene Gil
irenegilromero@gmail.com

Periodista. 9 años dedicada a la Comunicación corporativa, profundizando en la situación social y laboral de las personas que lo tienen más difícil.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.